martes, 12 de junio de 2007

Brasil gestó el veto en Argentina

El fútbol brasileño no se quedó con el reclamo de Flamengo en contra de la altura de Potosí en febrero, sino que sacó el tema en la reunión médica de la Confederación Sudamericana de Fútbol (CSF) el 17 de marzo en Argentina, y a la cual Bolivia no asistió, según reveló a Marcas el médico peruano Carlos Bazán desde Lima.
“Si bien la temática de la altura no estaba en la agenda, Brasil se quejó de que sus jugadores (los de Flamengo) se desmayaron y que a la vuelta de Potosí algunos tuvieron que ser incluso internados”, añadió Bazán, refiriéndose al partido que Real Potosí y Flamengo jugaron en febrero por la Copa Libertadores y que acabó 2-2 en la Villa Imperial.

Bazán aclara que el reclamo se hizo de manera informal, y no precisamente en la reunión, aunque dijo que el médico argentino Raúl Madero, presidente de esa comisión, se mostró partidario al indicar que “es dañino jugar en la altura”.

La protesta brasileña la hizo el médico José Luis Runco, que además es vicepresidente de la comisión médica de la Confederación.

Bolivia no estuvo presente en aquel cónclave que se efectuó en Buenos Aires, donde maduró más el reclamo contra la altitud, que luego se hizo oficial con el informe médico de la FIFA, el domingo 27 de mayo, cuando prohibió la práctica del fútbol a más de 2.500 metros sobre el nivel del mar (msnm) por razones de salud.

“Sí, desgraciadamente el médico de Bolivia no estuvo en aquella reunión de marzo, desconozco los motivos”, agregó Bazán.

Madero y Runco son representantes de la CSF ante la comisión médica del ente mundial del fútbol. Bazán agregó que el segundo vicepresidente de esta comisión, el paraguayo Osvaldo Pangrazio, respaldó también a Runco.

Bolivia defenderá la práctica del fútbol en la altura este jueves y viernes en Asunción, Paraguay.
La Razon

1 comentario:

Efren dijo...

No es una competencia justa jugar en la altura. Yo vivo en ecuador y cada vez que voy a quito siento que la altura me afecta físicamente.