sábado, 5 de abril de 2008

Brasil insiste en su lucha por el veto, los brasileños siguen llorando

Río de Janeiro / EFE.- El presidente de la Confederación Brasileña de Fútbol (CBF), Ricardo Teixeira, justificó ayer su voto solitario contra la disputa de partidos en ciudades de elevada altitud en Sudamérica e insistió en que los daños provocados por la práctica deportiva en esas condiciones ya fueron demostrados.

Brasil fue el único país que defendió el veto a los cotejos en ciudades a más de 2.750 metros de altura en la reunión que la Confederación Sudamericana de Fútbol (Conmebol) celebró el jueves en Asunción.

Teixeira, en un comunicado divulgado ayer por la CBF, explicó que, como representante de los clubes brasileños, tenía la obligación de defender una posición que cuenta con el amparo en las evaluaciones médicas que consideran peligroso para los jugadores actuar en regiones a más de 2.750 metros sobre el nivel del mar.

Además de ser el único en pedir que la Confederación Sudamericana también vete los partidos en altitud, como lo hizo la FIFA, Teixeira se negó a firmar la carta que los presidentes de las otras nueve federaciones enviaron a la FIFA para pedirle que levante el veto a los encuentros en ciudades como La Paz, Quito y Cusco.

“Más importante que cualquier posición política es el interés del fútbol brasileño”, afirmó Teixeira al aclarar que su posición fue en defensa de los clubes de su país, cuyos jugadores temen subir a las cumbres andinas para disputar las eliminatorias mundialistas, la Copa Libertadores y otras competiciones regionales.

“Los daños que pueden ser causados por partidos en esa altitud ya fueron ampliamente demostrados y discutidos, lo que motivó, incluso, a que la FIFA se manifestara contraria a jugar partidos por encima de 2.750 metros”, agregó Teixeira en las declaraciones citadas en el comunicado.

El dirigente brasileño sostuvo que, pese a la divergencia con las demás federaciones sudamericanas, Brasil mantendrá sus esfuerzos para lograr una posición de unidad en Sudamérica.

“Las divergencias pueden, y deben, ocurrir siempre que se busca un entendimiento. Y es con ese objetivo que Brasil continuará luchando para que se mantenga la unidad en las decisiones en el ámbito de la Conmebol”, aseveró.

En la reunión del jueves, la Conmebol, con el voto contrario de Brasil, ratificó la determinación de permitir que partidos de la Copa Libertadores y de otras competiciones sudamericanas sean disputados en las mismas ciudades vetadas por la FIFA para cotejos de las eliminatorias mundialistas.

Después de conocerse la resolución de la Conmebol, los directivos del Flamengo brasileño, duros críticos de la práctica del fútbol en la altitud y cuyo equipo es rival del Cienciano peruano en la Libertadores, anunciaron que acatarán la medida y que viajarán el 9 de abril a Cusco, situada a 3.400 metros, para jugar un cotejo por el torneo continental.

Recibirá a Bolivia en el Maracaná

Casi un año después de la goleada por 5-0 que Brasil infligió a Ecuador en el estadio Maracaná, de Río de Janeiro, el otrora más grande estadio del mundo puede ser palco del partido de las eliminatorias del Mundial de Sudáfrica 2010 entre las selecciones de Brasil y Bolivia, el 10 de septiembre.

“Hicimos la solicitud y el presidente de la CBF respondió positivamente”, informó el secretario de Deportes de Río de Janeiro, Eduardo Paes.

De acuerdo con el secretario, el convenio fue sellado el miércoles en una reunión entre Ricardo Teixeira y el gobernador de Río de Janeiro, Sergio Cabral.

“Nuestro compromiso era el de poder contar con la selección brasileña en el Maracaná una o dos veces al año”, dijo el secretario.

El más reciente cotejo de la selección dirigida por Dunga en el Maracaná fue ante Ecuador en octubre de 2007, con resultado 5-0.

No hay comentarios: