viernes, 14 de marzo de 2008

La altura, otra vez en manos del Ejecutivo de FIFA

La FIFA definirá hoy si acepta el pedido de la Confederación Sudamericana de Fútbol (Conmebol) para que el estadio Hernando Siles de La Paz se mantenga como sede de los partidos de la Selección Boliviana como local durante las eliminatorias del Mundial Sudáfrica 2010, y si —por ende— deja sin efecto su determinación anterior, tomada en diciembre del año pasado, de prohibir cotejos internacionales en ciudades de altitud sin una previa aclimatación de los equipos visitantes.

La medida que rige actualmente impide que se jueguen cotejos de las eliminatorias en sitios ubicados a más de 2.750 metros sobre el nivel del mar, sin una aclimatación previa de unos 15 días del equipo visitante, lo que en la práctica es imposible.

El Comité Ejecutivo de la FIFA se habrá reunido hoy en Zúrich (desde las 04.00, hora boliviana), y se prevé que, después de analizar las condiciones, atienda la demanda de la Conmebol, que respalda el pedido de la Federación Boliviana de Fútbol (FBF) para que la Selección Nacional siga jugando en su sede natural e histórica.

Si es así, en el próximo mes de junio Bolivia podrá recibir en Miraflores a las selecciones de Chile y Paraguay, sus próximos rivales en la competición premundialista.

Durante el encuentro, el vicepresidente de la FIFA y presidente de la Asociación del Fútbol Argentino (AFA), Julio Humberto Grondona, será el encargado de defender la postura

sudamericana.

El dirigente argentino se comprometió la semana pasada ante el presidente de la Federación Boliviana (FBF), Carlos Chávez, a lograr que las eliminatorias continúen disputándose en las sedes donde comenzaron.

Bolivia ya jugó un partido en La Paz, frente a Colombia, y Grondona ratificó que si la competición “se inició de una manera, habrá que finalizarla del mismo modo, por cuanto cualquier decisión no puede resultar en ventaja o desventaja para selección alguna”.

La postura de Bolivia y de la Conmebol, aparte de Grondona, contará hoy con el respaldo de los otros representantes sudamericanos ante la FIFA, el presidente de la Confederación Sudamericana, el paraguayo Nicolás Leoz, y el de la Confederación Brasileña de Fútbol, Ricardo Teixeira, pese a que Brasil ha sido el principal opositor a jugar en la altura.

La reactivación del veto, el año pasado, fue a causa de un reclamo del club Flamengo brasileño, luego de que su primer equipo jugara un partido por la Copa Libertadores de América en Potosí.

En mayo de 2007, la FIFA prohibió la disputa de cotejos en sitios superiores a los 2.500 metros sobre el nivel del mar, afectando a otras ciudades de Sudamérica. Luego elevó el límite a 2.999 metros sobre el nivel del mar. Tras gestiones emprendidas por Bolivia, decidió permitir que se jueguen encuentros de las eliminatorias en La Paz; sin embargo, en diciembre emergió la nueva disposición, vigente en la actualidad.

Si la FIFA accede otra vez al pedido sudamericano, será la quinta ocasión que cambie de opinión en menos de un año sobre cuestiones de altura, lo que demuestra que no existen estudios médicos serios que, según su Comité Médico, apuntan a que jugar en la altura es peligroso para la salud de los que no están acostumbrados a ella.

La Conmebol también presentará ante el Comité Ejecutivo de la FIFA una solicitud para que, dentro de un mes, las 10 asociaciones nacionales de Sudamérica efectúen una junta médica en La Paz a fin de elaborar informes cuyas conclusiones sobre las verdades de la influencia de la altitud en los atletas de élite sean posteriormente enviadas a la FIFA de cara a las eliminatorias del Mundial de Brasil 2014.

Otra mirada

OTROS INTERESADOS

No sólo en Bolivia existe expectativa por lo que la FIFA pueda decidir hoy, ya que también Perú, Ecuador, Colombia y México están involucrados. El veto a los estadios situados a más de 2.700 metros sobre el nivel del mar surgió en 2007 por una campaña que inició el presidente del Flamengo, Marcio Braga.

EL COMITÉ EJECUTIVO

El presidente de la FIFA, el suizo Joseph Blatter, y su Comité Ejecutivo, integrado por ocho vicepresidentes —entre los que se encuentra como vicepresidente mayor el argentino Julio Grondona—, y 15 delegados de varios países tendrán la responsabilidad de tomar la decisión.

CHÁVEZ, EN ESPERA

El presidente de la FBF, Carlos Chávez, no podrá entrar en la sala de sesiones porque no es miembro del Comité Ejecutivo. En cambio, por Sudamérica estarán el presidente de la Conmebol, el paraguayo Nicolás Leoz, y el brasileño Ricardo Texeira, además de Grondona. Todos llevan la postura del Comité Ejecutivo de la Confederación, reunido en Chile durante el mes de enero, cuando se acordó mantener a La Paz como sede de Bolivia.

CASO ESPAÑOL

El Comité Ejecutivo de la FIFA tratará también “una serie de asuntos legales y políticos relacionados con sus asociaciones miembro”.

La situación de la Federación Española de Fútbol (RFEF), enfrentada con el Consejo Superior de Deportes (CSD) por la normativa que regulará las próximas elecciones federativas, y la opinión de la FIFA sobre una posible injerencia gubernamental en el proceso pueden ser debatidas en el Ejecutivo.

El presidente de la FIFA, Joseph Blatter, amenazó con sancionar a España si se producía cualquier tipo de injerencia gubernamental.

La defensa es por éstas y futuras eliminatorias

Carlos Chávez aseguró que la Federación Boliviana de Fútbol (FBF), que él preside, defenderá el derecho de Bolivia de jugar en La Paz en ésta y otras eliminatorias mundialistas y, para ello, junto con el Gobierno se está trabajando en los estudios médico-científicos que permitan demostrar que la altura no es peligrosa para los deportistas.

El titular de la FBF aclaró que “en ningún momento se va a tranzar” para que La Paz sea habilitada para el premundial actual, a cambio de que el “Hernando Siles” ya no se pueda utilizar a partir de la próxima eliminatoria, para el Mundial de Brasil 2014.

Ante versiones que apuntan a que Bolivia jugará por última vez una eliminatoria en Miraflores, Chávez lo negó. “La idea es que la FIFA ratifique al ‘Siles’, pero no sólo para esta eliminatoria”, dijo el dirigente, quien ayer partió rumbo a Zúrich para esperar los resultados de la reunión del Comité Ejecutivo.

En todo caso, si la FIFA resuelve habilitar al estadio paceño, de momento lo hará solamente para que el premundial de Sudáfrica 2010 se dispute en ese escenario, y esperará los informes médicos sudamericanos para tomar decisiones posteriores.

No hay comentarios: