lunes, 24 de diciembre de 2007

LA FIFA Y SUS MAMADAS



EN 2007 VOLVIÓ EL FANTASMA DEL VETO A LA ALTURA, esta vez con más fuerza. La historia comenzó con una inconcebible queja de parte del brasileño Flamengo, tras jugar un partido de Copa Libertadores de América en Potosí. Su decisión de no “arriesgar la vida” de sus jugadores nunca más se convirtió en una bola de nieve que fue creciendo. La FIFA atacó desde mayo prohibiendo la disputa de partidos internacionales a 2.500 metros sobre el nivel del mar, a 2.800, luego a 3.000 y últimamente a 2.750.

EVO EN LA CONMEBOL

El Presidente boliviano en persona encabezó una campaña internacional contra el veto dictado por la FIFA. Fue hasta Asunción y logró que los países del continente respaldaran el derecho de Bolivia de jugar en La Paz las eliminatorias mundialistas. Su gestión política fue un paso decisivo para evitar la “muerte” del “Hernando Siles”.

EL SÍ DE BLATTER

Evo también fue hasta Zúrich, a visitar al “dueño” de la FIFA, Joseph Blatter. Después de arrancarle un compromiso político de no afectar a La Paz en las eliminatorias, compartió con él un “picadito” en la cancha trasera de la sede del máximo organismo del balompié mundial. El suizo, meses después, se olvidó de su promesa y atacó por la espalda.

MEDICINA CONTRA POLÍTICA

Bolivia se comprometió a llevar adelante estudios médicos para demostrar que la altura no hace daño y expertos del Instituto Boliviano de Biología de la Altura los presentaron en un encuentro en Zúrich, logrando el apoyo para ampliarlos. Sin embargo, a pesar de ello, la FIFA atacó (con una medida política, sin sustento científico) a fin de año prohibiendo la práctica del fútbol en sitios superiores a los 2.750 metros sobre el nivel del mar sin previa aclimatación. Es una historia que aún no acabó.

No hay comentarios: