lunes, 13 de abril de 2009

La altura no mata, es más peligroso el excesivo calor

La goleada de Bolivia a Argentina 6-1 no pasó inadvertida para nadie. En cada rincón del mundo fue comentada. Hoy, 12 días después de aquel episodio en las eliminatorias mundialistas, el tema sigue vigente; sin embargo, no por el resultado en sí, ni por la buena actuación boliviana ni por el mal desempeño argentino, sino por la altura, por los efectos que pudo tener ésta para semejante humillación que sintieron, al caer de esa manera, los “albicelestes”.

El asunto de la altura volvió a la agenda. Los temores por que resurja el veto de la FIFA son justificados. En Argentina, una mayoría de los medios de comunicación se ha ocupado de subrayar los 3.600 metros de La Paz, sin preocuparse por si hubo o no otros factores —por ejemplo, errores tácticos del dios Maradona— que llevaron a su selección a esta especie de catástrofe.

Un personaje en particular, el preparador físico argentino Fernando Signorini, se encargó de poner más leña al fuego al decir que “alguien puede morir jugando en lugares así”.

Es más: dijo que la altura “es un dopaje exterior que favorece al aclimatado”. ¿Tiene Signorini experiencia como para hablar del tema? En el ámbito del fútbol es conocido por haber estado al lado de Diego Maradona como su preparador físico personal durante muchos años, incluido 1994, cuando el ex astro dio positivo por efedrina, una sustancia que mejora el rendimiento físico del deportista, en el Mundial de Estados Unidos.

Los conceptos de Signorini no son compartidos en Bolivia por otro preparador físico. El chileno Rodrigo Figueroa, quien trabaja en Bolívar, cree que su colega, aunque “tiene mucho recorrido, mucha historia dentro del fútbol argentino y normalmente junto con Diego Maradona, que me disculpe pero no entiende nada o muy poco de esto” (de la altura).

¿Usted qué opina?

Obviamente que a los argentinos les dolió muchísimo este asunto (la derrota por 6-1). En el fondo, por más que se ponga la excusa, al argentino le duele perder hasta en los juegos de truco; si pierde, está todo mal, sin embargo creo que los bolivianos deben disfrutar esta victoria y no prestarle tanta atención al tema de la altura.

¿Qué opina de lo que dijo Signorini sobre la altura?

Que él, supongo yo, está dejando prevalecer dos aspectos que son la táctica y la estrategia, además de los buenos jugadores; pero falta la otra parte, que no es fundamental, es periférica, pero a momentos pesa lo que significa adaptación, la preparación física. Ahora, debemos ser claros, en las selecciones el preparador físico no tiene mucho tiempo para trabajar, pero esto es en todos los países del mundo, obviamente acá los microciclos ayudan en algo, pero en Argentina, Brasil, ¿cuánto tiempo tienen para trabajar?, yo creo que no lo tienen, por ello él no interpretó lo que era fisiológicamente venir a jugar a estas condiciones. Me imagino que en este momento ya deben de estar haciendo acopio de información para subir a jugar en condiciones de situaciones extremas, no creo que quieran entrar otra vez en la guillotina de la prensa al quedar tan cuestionados.

Gracias a Dios, para Signorini que el técnico es Diego Maradona, que futbolísticamente tiene una espalda más grande que este estadio (por el “Simón Bolívar”, de Tembladerani). Yo supongo que si me hubiera pasado a mí, me habían echado al día siguiente del partido.

¿Usted considera que un futbolista o un atleta se puede morir en la altura?

No, sin ninguna duda que no pasa aquello. Está demostrado, y citando ejemplos claros, que es mucho más peligroso el no recibir el oxígeno necesario el que el organismo no tenga la perfusión necesaria, eso significa estar en elevadas temperaturas y con excesos de humedad, así lo dice la bibliografía abundante que explica en el libro El entrenamiento en condiciones extremas, que determina como peores niveles de peligrosidad a los climas cálidos, excesivamente cálidos y excesivamente húmedos. Esta bibliografía mide el rendimiento deportivo y mide cada 1.000 metros, es decir a los 2.000, a los 3.000 y por arriba de esta altitud, y concluye que es más peligroso practicar con excesivo calor y excesiva humedad que practicarlo acá arriba, por encima de los 3.600 metros.

¿Cómo se puede explicar desde el punto de vista físico el hecho de que hace un año Maradona, a su edad, haya venido a jugar y no sintiera efectos, y, en cambio, su equipo sí los hubiera sentido?

En principio, los fenómenos de cualquier deporte escapan a la normalidad de los mortales, o sea, todas las investigaciones y estudios que se hacen se los realiza con el promedio de la gente, con el normal de la gente. Maradona escapa a cualquier tipo de estudio en cuanto a su rendimiento o performance, y más jugando a su nivel técnico innato, peor aún son de conocimiento general en la Argentina los desórdenes que Diego tuvo en su vida, no se olviden que Maradona tiene un by-pass gástrico, pero su condición física hace que resista participar en los juegos, porque en las condiciones en que Maradona estuvo, con cirugías, nadie soportaría jugar inclusive a nivel del mar, entonces no es lógica una comparación, mucho menos en el fútbol, donde lo primordial es el dominio con el elemento (pelota); el que sabe, con el balón corre menos, se esfuerza menos, le cuesta todo menos.

¿Considera que Fernando Signorini se equivocó en la preparación y planificación física?

Más que decir si se equivocó, falló. En el tema resaltaría lo que hizo el cuerpo técnico de Marcelo Bielsa (con Chile) para venir a La Paz. Debemos ser claros: acá nadie hace nada para perder un partido. En 2005, cuando Gustavo Quinteros me dijo “Hay la posibilidad de ir a Bolivia y a Santa Cruz”, me interesé bastante porque para mí era la oportunidad para aprender qué significaba jugar a más de los 2.600 metros sobre el nivel del mar, porque a esa altitud tuve la oportunidad de trabajar en México con Toluca, donde nosotros entrenábamos en el sector denominado el volcán, a 3.000 metros, y los jugadores lo hacían con tranquilidad y profesionalismo, además les encantaba correr.

Yo creo que Signorini hizo su labor pensando en que iba a ganar, porque nadie trabaja para perder. Pero este tema de la altura estará en foros de preparadores físicos para analizar si se equivocó o hizo las cosas como las debió hacer.

¿Qué experiencia le deja el trabajo que usted está efectuando en la altura?

Nosotros, en Blooming, probamos varias opciones para venir a jugar a la altura, siempre buscando lograr buenos resultados, hicimos pruebas, por ejemplo llegando sobre la hora del partido, llegar la noche anterior, bajar la ingesta de alimentación para que el aparato digestivo no utilice tanta sangre, también probamos dándoles (a los jugadores) el sildenafil, que no es dóping y se utiliza desde los años 70, porque es una activador de broncos y bronquiolos no activos, o sea, lo único que hace es aumentar la capacidad de absorción del oxígeno.

Hemos probado muchísimas cosas para jugar en condiciones extremas, hasta hicimos el periodo de adaptación en Cochabamba para subir a Sucre a jugar la final del año pasado contra Universitario, donde nos ganaron por un penal. En mi rubro, yo vi que sirvió mucho porque corrió el equipo, ahora, el técnico dirá o hará su relación derrota o triunfo bajo otros parámetros técnico-tácticos.

¿Cómo se justifica el hecho de que anteriores selecciones hayan ganado en La Paz sin problemas?

Creo que los anteriores cuerpos técnicos tomaron sus previsiones en la forma de trabajar y prepararse. En el fútbol necesitas tener un equipo ordenado, jugadores que marquen la diferencia. Creo que el fútbol pasa por otra historia. Que existe la altura, yo creo que existe, pero no para sacarla como excusa cada que se pierde.

Por ejemplo, San Lorenzo de Almagro vino a jugar a Potosí, a 4.000 metros sobre el nivel del mar, y ganó; nadie dijo nada, recién fue a jugar a México con San Luis a menos de 3.000 metros y perdió, fue eliminado y nadie dijo nada. Por eso el fútbol pasa por otra historia. Se acrecienta esta historia por los seis goles, mala suerte, que se la aguanten.

Las frases

Que existe la altura, existe, pero no para sacarla como excusa cada que se pierde. Por ejemplo, San Lorenzo de Almagro vino a jugar a Potosí, a 4.000 metros sobre el nivel del mar, y ganó, nadie dijo nada”

Me imagino que ya deben estar haciendo acopio de información para subir a jugar en condiciones de situaciones extremas, no creo que quieran entrar otra vez en la guillotina de la prensa”

El Gobierno quiere “cerrar definitivamente” el tema

El Gobierno nacional no se está quedando con los brazos cruzados en la lucha por defender la práctica del fútbol en las ciudades de altura. El Ministerio de Salud y Deportes ha asumido el compromiso de iniciar una ofensiva férrea en procura de “cerrar definitivamente” este tema, que ha vuelto a surgir tras la goleada de Bolivia 6-1 a Argentina el 1 de este mes por la eliminatoria mundialista camino a Sudáfrica 2010.

Ramiro Tapia, ministro del área, informó que para mañana se ha convocado a una reunión de prefectos y alcaldes de ciudades de altura para formar un grupo de trabajo que tenga actividad permanente, a fin de sustentar con argumentos científicos, médicos y legales que practicar deporte en la altura no es peligroso.

“No podemos ceder ni un milímetro en esta lucha. El deporte es universal y tiene que mantenerse como tal”, dijo Tapia, quien agregó que las reuniones con los delegados que serán nominados mañana será permanente.

Informó también que, con el Instituto Boliviano de Biología de la Altura (IBBA), el Gobierno está patrocinando un encuentro de sociedades científicas mundiales de estudiantes con un tema único, el deporte en la altura. “Queremos demostrar que la altura no hace daño a los deportistas, por el contrario, ayuda en su preparación. Hay que puntualizar que no ha habido ningún muerto en un evento deportivo en la altura como sucede en otros países”, señaló Tapia.

Contó también que en días pasados, en una reunión de ministros del área del Pacto Andino, propuso realizar actividades conjuntas para demostrar que no hay peligro de hacer deporte en la altura. Citó los ejemplos de marchistas mexicanos que se entrenaron a orillas del lago Titicaca y luego ganaron títulos mundiales, también los récords que se han batido en ciclismo.

La autoridad reconoció que el triunfo boliviano sobre Argentina ha “debido generar muchas susceptibilidades”, pero también dijo que no se debería buscar esa excusa para justificar la derrota ante un equipo boliviano que ese día desplegó un buen juego.

“Todos sabemos que después del triunfo sobre Brasil (1993) hubo repercusiones, ahora también las hay, pero no nos tenemos que quedar tranquilos con permisos eventuales (de la FIFA), hay que seguir luchando. Cuando juega bien nuestra Selección, reflota este tema, pero hay que indicar también que los brasileños nos hicieron jugar en ciudades con mucho calor y reconocimos ese su derecho. También sus equipos han ganado en Potosí y Oruro”.

Entregó al Viceministerio de Deportes la misión de evitar que el veto a la altura vuelva a ser tratado. La autoridad de ese despacho, Víctor Barrientos, confirmó la reunión de mañana que marcará el inicio de la defensa. “Los gritos y las sirenas en contra del deporte y el fútbol en la altura están en el orden del día, hay que hacer una defensa definitiva del caso, es lo único que nos falta para cerrar este capítulo”, sentenció.

Prefectura destinará Bs 100.000 para la lucha

La Prefectura del departamento de La Paz tiene previsto incluir un ítem de 100.000 bolivianos en la reformulación de su Presupuesto Operativo Anual (POA), para ayudar en los trabajos proyectados a defender la práctica del deporte en la altura.

El prefecto Pablo Ramos admitió que el ataque en contra de la altura “puede resurgir en cualquier momento, mucho más ahora, por ello estamos pendientes y tomando los recaudos correspondientes para apoyar los estudios desde el punto de vista científico. Tenemos que cooperar con el Instituto Boliviano de Biología de la Altura en todo lo que sea necesario”.

Asimismo, dijo también que la Prefectura está abocada a mantener el estadio Hernando Siles en condiciones para la competición internacional, sin descuidar ningún detalle. “Es un escenario que tiene que estar listo de acuerdo con las normas internacionales, por ese lado jamás vamos a dar excusas para que puedan vetarlo”.

No hay comentarios: