viernes, 27 de febrero de 2015

Viagra ¿Ayuda de verdad o juega en contra?



Con viagra incluido, River Plate no pudo hace una semana en Oruro, donde San José le ganó 2-0 por el Grupo 6 de la Copa Libertadores de América. El funcionamiento del visitante fue hasta por ahí, sus revoluciones bajaron e incluso se salvó de que el resultado fuera más abultado.

Por ese lado, al equipo argentino no le sirvió de nada tomar sus recaudos. Días antes de venir, el médico de River anunció que sus jugadores iban a usar un cóctel de “cafeína, aspirinas y viagra” para tratar de mitigar los efectos de la altitud.

El año pasado, antes de venir a jugar una semifinal también de la Libertadores, la gente de San Lorenzo hizo el mismo anuncio, aunque después negó que sus jugadores hubieran utilizado la pastilla azul.

Según algunas versiones, River y San Lorenzo no serían los únicos en apelar al viagra para contrarrestar los efectos de la altitud. También lo habría hecho en su momento la selección argentina dirigida por Alejandro Sabella. Y en Perú, hay versiones confirmadas de que Universitario de Deportes utiliza ese método cuando, por ejemplo, tiene que jugar en la altitud de Cuzco.

Sin embargo, hay especialistas que desalientan su uso, ya que no hay evidencia de su eficacia. Incluso dicen que puede ser contraproducente.

El médico deportólogo boliviano Guillermo Aponte (ver nota aparte firmada por él mismo), considera que “una administración inadecuada de medicamentos para su ‘adaptación’ puede generar riesgos no atribuibles a los efectos de la altitud” y que “es importante llamar la atención sobre estos riesgos”.

Tras la caída de River Plate en Oruro, el portal argentino MiradaProfesional.com se refirió al tema y a la polémica que despierta.

Recordó que el propio médico “millonario” admitió el uso de ese fármaco conocido para tratar la disfunción eréctil, junto con cafeína y aspirina y se preguntó: ¿sirve el uso de este medicamento para mitigar los problemas que trae al cuerpo hacer deportes por encima de los 3.000 metros?Pedro Hansing, el médico de River Plate, reconoció que los jugadores recibieron ese cóctel y aseguró que “es el esquema que se está usando actualmente para tener pocos problemas de adaptación de altura”.

“(El viagra) es un medicamento que relaja los vasos sanguíneos, en particular los del cuerpo cavernoso del pene y la arteria pulmonar que conecta el corazón con los pulmones. De este efecto se desprenden sus usos: impotencia sexual, e hipertensión pulmonar del recién nacido, aunque también se lo utiliza en pacientes con problemas en el flujo sanguíneo del riñón o para una re-perfusión de este órgano luego de un trasplante”, explicó al diario platense El Día Gustavo Marín, profesor de la cátedra de Farmacología Básica de la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional de La Plata (UNLP).

El profesional señaló que el mal de altura “no entra sin embargo en sus cuadros de indicación habitual”. “El mal de altura es un grupo de síndromes que resultan de la baja presión de oxígeno y que trae como consecuencia una falta de aire entre las personas que no habitan en la altura. Sus efectos van desde un ligero malestar hasta una hipertensión pulmonar o incluso, en casos raros, un edema cerebral. De ahí que algunos investigadores ensayaron el sildenafil para tratar estos síndromes en turistas o deportistas de montaña y observaron una mejoría, pero solo en aquellos individuos con aumento de la presión sistólica de la arteria pulmonar. Por eso se podría decir que no existe garantía de que pueda evitar los síntomas en todos los que lo consuman”.

Por su parte, Alberto Ricart, médico deportólogo y titular de la cátedra de Fisiología del Deporte de la UNLP, ratificó que “uno de los principales efectos del viagra es la vasodilatación. Al dilatar los vasos produce que se irrigue más sangre aumentando el aporte de oxígeno. Pero a su vez baja la presión arterial y produce una relajación muscular, por lo cual dárselo a un deportista profesional para mejorar su rendimiento es como tirar una moneda al aire: puede servir o no”.

“Yo personalmente jamás lo indicaría en un caso así. Me parece que es correr un riesgo muy alto porque no existe evidencia de que funcione y hasta puede jugarle en contra. Y es que además, el mal de altura es un problema individual: así como hay personas que se apunan enseguida, otras no experimentan ninguna complicación”, dijo

Ricart.River lo consumió en el llano

Ramiro Siles ¿Qué hizo River Plate antes de jugar en la altitud de Oruro? (3.700 metros sobre el nivel del mar). Según datos recogidos de medios de comunicación argentinos, el mecanismo fue tomar el cóctel de fármacos al llegar al llano.

La delegación argentina pisó territorio boliviano primero en Santa Cruz de la Sierra. Fue ahí donde supuestamente los jugadores consumieron el cóctel.

La otra previsión que tomó el plantel fue llegar sobre la hora a Oruro, lo que hacen habitualmente todos los equipos que por competiciones internacionales vienen a jugar en la altitud, pues así tratan de que sus deportistas no sientan los efectos de la adaptación.

“Hay que darles medicamentos antes de ir a la altura para que los efectos de la altitud no descompensen a los jugadores”, manifestó el médico de River Plate, Pedro Hansing.

El desenvolvimiento de los jugadores en la cancha esa noche no fue el habitual. River trató de controlar el partido, pero era evidente el temor que tenían a los efectos de la altitud. A la larga, el tratamiento previo no sirvió.

Sin embargo, Hansing ratificó los beneficios del medicamento. “Se toma porque estimula la circulación de oxígeno por la sangre y ayuda a respirar mejor; el objetivo es ése, mejorar la oxigenación para paliar la falta de oxígeno que hay en Oruro”, aunque aclaró que “cada individuo es diferente y no es previsible el efecto de la altura”.

¿Una solución para la adaptación a la altura?

Guillemo Aponte, médico deportólogo

La llegada a Bolivia del club River Plate para jugar en la ciudad de Oruro un encuentro de Copa Libertadores de América ante San José, ha venido acompañada de la información de que el equipo médico de esa institución decidió administrar viagra a sus jugadores, como un paliativo contra los efectos de la altitud.

El citrato de sildenafilo, vendido bajo la marca Viagra, Revatio y otros, es un fármaco utilizado para tratar la disfunción eréctil. Originalmente fue desarrollado por científicos británicos y llevado al mercado por la compañía farmacéutica Pfizer. Actúa mediante la inhibición de la fosfodiesterasa tipo 5 específica de GMP cíclico (PDE5), una enzima que promueve la degradación del GMPc, que regula el flujo de sangre en el pene produciendo vasodilatación y taquicardia.

Las contraindicaciones del mencionado producto incluyen:

1. Pacientes que están tomando óxidos nítricos, nitritos y nitratos orgánicos, como el trinitrato de glicerina (nitroglicerina), nitroferricianuro de sodio, nitrato de amilo (poppers), etc.

2. Pacientes que tienen factores de riesgo cardiovascular.

3. Pacientes con insuficiencia hepática o renal severas.

4. Pacientes con hipotensión arterial.

5. Pacientes con presencia de cardiomegalia (tamaño excesivo del corazón).

6. Pacientes con patología de retina degenerativa de tipo hereditario, incluidos desórdenes fosfodiasterásicos retinianos.

La práctica del uso del viagra se ha documentado también en equipos médicos de clubes nacionales del llano que juegan en ciudades del occidente del país.

El argumento para esta decisión es la idea de que con este medicamento mejorarán la irrigación sanguínea en la musculatura, promoviendo un mayor flujo de oxígeno en la sangre y, así, un mejor rendimiento deportivo en el juego.

Hay que recordar, sin embargo, que el sildenafilo es exclusivamente vasodilatador. No mejora de forma representativa la irrigación periférica. En deportistas que se encuentran en fase aguda de adaptación a la altura (recién llegados a un lugar de gran altitud), el riesgo vital si se usa este medicamento aumenta considerablemente, si tomamos en cuenta los siguientes puntos:

— Está contraindicado en pacientes con hipotensión arterial. Todos los futbolistas tienen presión baja como mecanismo de adaptación al ejercicio.

— Está contraindicado su uso en presencia de cardiomegalia, lo cual también es una adaptación específica al ejercicio.Si sumamos solamente estos dos efectos, tenemos como consecuencia que su administración produce taquicardia, sumada a la taquicardia que de hecho se produce como compensación por la caída de la presión parcial de oxígeno por la baja de la presión atmosférica (el hecho de subir a la altura), más la hipotensión. Todos esos efectos no hacen otra cosa que aumentar los factores de riesgo cardiacos, disminuyendo la irrigación coronal (del corazón).

Si además aumentamos cafeína (que aumenta la frecuencia cardiaca) estamos potenciando la probabilidad de un evento cardiaco poniendo en riesgo la vida de los futbolistas.

Si bien es verdad que el rendimiento de un deportista disminuye en la altura, no lo es menos que un atleta adecuadamente preparado y con buena salud no corre ningún riesgo desempeñándose en la altura. Sin embargo, una administración inadecuada de medicamentos para su “adaptación” puede generar riesgos no atribuibles a los efectos de la altitud.

Creemos que es importante llamar la atención sobre estos riesgos, especialmente desde la experiencia que nos da el trabajo médico permanente con jugadores que desempeñan su actividad en la altura.

No hay comentarios: