viernes, 30 de marzo de 2012

Nadie quiere jugar con la Verde en La Paz

Gustavo Quinteros no tendrá otra que preparar partidos de entrenamiento entre los equipos A y B de la selección nacional con carácter previo a los compromisos de junio contra Chile y Paraguay. La Federación Boliviana de Fútbol le comunicó que las gestiones para traer a El Salvador han quedado en nada, por la negativa de ese país de jugar en la altura.

El técnico anunció ayer que convocará unos 25 jugadores para conformar dos equipos. “Tengo que hacer fútbol, pero nadie quiere venir a jugar a La Paz, entonces tendremos que buscar soluciones en el medio”, sostuvo Quinteros. La dirigencia continuará con las gestiones, una última posibilidad es que los posibles rivales acepten jugar en Cochabamba o Sucre, pero es muy difícil.

Por otra parte, la FBF anunció ayer que el microciclo que estaba previsto para la próxima semana ha quedado suspendido porque los futbolistas han sido sometidos a un intenso trajín en la competencia local. Como la Liga resolvió que su torneo acabe el 13 de mayo, la FBF compensa resignando el microciclo.

El de fines de abril está confirmado, será del 23 al 26, dos días en Mecapaca y los otros dos la concentración será en La Paz. “Para esa concentración vamos a citar a jugadores que seguramente estarán en la nómina definitiva para los lances de junio contra Chile y Paraguay. Depende de cada uno para ser considerado para los partidos oficiales”, concluyó Quinteros.

viernes, 16 de marzo de 2012

‘Teixeira fue el único que nunca dio el brazo a torcer’

Carlos D. Mesa, expresidente de Bolivia y miembro de la Comisión que inició la lucha contra el veto a la altura en la década de los años 90, considera que Ricardo Teixeira “fue uno de los enemigos declarados de jugar en la altura”, y con su posición “de algún modo le puso una cruz al país y en particular a la ciudad de La Paz”.

El periodista e historiador no se olvida de los motivos de esa campaña en contra del país: “Él era presidente de la Confederación Brasileña cuando Brasil perdió dos a cero con Bolivia en Miraflores, y perdió el invicto en eliminatorias. Desde entonces empezaron las dificultades, las vivimos desde ese año (1993), pero particularmente desde el 95, cuando se hizo oficial el veto, lo que terminó hace muy poco tiempo”.

Mesa fue una de las cartas que Bolivia utilizó para exponer a nivel internacional su postura de defensa de la altura. A partir de la actitud de Teixeira “se inició una campaña internacional, que en Sudamérica lideraron fundamentalmente Brasil, Argentina y Uruguay. Fueron las tres federaciones que asumieron esa pose contraria a jugar en La Paz”.

Sin embargo, Carlos Mesa dice que el brasileño siempre fue un hombre que fue de frente. “Hay que reconocer que Teixeira fue el único de los presidentes de federaciones de América del Sur que nunca dio su brazo a torcer, por lo menos tuvo la claridad de enfrentarse siempre, jamás dijo una cosa en privado y otra en público, siempre estuvo en contra de La Paz; mientras que en el caso del presidente (Julio) Grondona, de la Argentina (AFA), tuvo un discurso para satisfacer al público boliviano o a las autoridades bolivianas, y otro real que era contrario a la ciudad de La Paz”.

Cree que para Bolivia “la salida de Teixeira debe ser un alivio en relación con la persona, aunque no sé si Brasil con un nuevo presidente de la CBF cambiará su actitud, lo que importa aquí es que el tema de la altura ha sido totalmente sacado de agenda por la FIFA, y ya no se discute más”.

Dentro la “lectura” que hace de la salida de Teixeira de la Confederación Brasileña, no tiene “los elementos para juzgar las razones por las que ha renunciado, sólo he leído la información. Hace muchos años que habían dudas sobre la administración” en la CBF.

La parte dura de la lucha

27/05/2007

El Congreso de la FIFA veta los partidos a más de 2.500 metros de altura.

11/01/2008

La FIFA retrocede un poco y decide que son necesarias dos semanas de aclimatación para partidos a más de 3.000 metros.

22/01/2008

La Confederación Sudamericana de Fútbol (Conmebol), reunida en Santiago, no acepta el veto.

30/01/2008

La Conmebol, en carta a la FIFA, pide “continuar jugando bajo su responsabilidad en las ciudades aprobadas por esta Confederación, y en especial en el estadio Hernando Siles de La Paz”.

14/03/2008

La FIFA rechaza el pedido de reconsideración de la Conmebol, y se reafirma en la decisión de 2007. O sea: por encima de los 2.500, un periodo de aclimatación de tres días; de los 2.750 metros, un periodo obligatorio de una semana; y de los 3.000 metros, por regla general, no se disputarán partidos excepto en caso de disponer de un periodo de aclimatación de dos semanas como mínimo.

16/04/2008

El Secretario General de la FIFA reitera que la disposición sobre aclimatación impide jugar en el Siles y señala que la Federación Boliviana debe buscar otro lugar.

17/04/2008

La Federación Boliviana responde que mantiene su decisión de jugar en La Paz.

10/06/2010

Tras idas y venidas, el presidente de la FIFA, Joseph Blatter, anuncia la decisión de permitir que se juegue en la altura y la ejecución de estudios médicos del fútbol en sitios extremos.

Las frases

Él fue el abanderado para el inicio del veto de jugar en el Hernando Siles, después de que le ganamos acá en la eliminatoria del 93’

Guido Loayza

No significa nada ya para Bolivia. Es un asunto que ya está oleado y sacramentado’

Percy Luza

‘Sin ninguna duda Ricardo Teixeira fue uno de los enemigos declarados de jugar partidos en la altura’

Carlos D. Mesa

‘Terminó la era del poder absoluto’

La renuncia de Ricardo Teixeira a la jefatura del fútbol brasileño, que comandó durante casi un cuarto de siglo, representa el fin de una era de “poder absoluto” y abre la esperanza de una mayor transparencia en los preparativos del Mundial 2014, estiman analistas. “Terminó la era del poder absoluto”, anunció el analista deportivo Juca Kfouri, que sigue desde hace años la carrera de Teixeira, en el canal de televisión ESPN.

“La CBF es una caja negra, un reino impenetrable. No había controles, no había cuentas abiertas, no había auditorías externas. Todo giraba en torno a Teixeira”, dijo a la AFP Marcos Guterman, autor del libro El fútbol explica a Brasil: una historia de la mayor expresión popular del país.

“Con la partida de una figura tan ligada a escándalos, concentración de poder, tráfico de influencias y negocios tras bastidores, condenados por tantos brasileños, es posible que los clubes se articulen de manera más transparente y abierta. Y hay más posibilidades de que el Mundial y su organización sean más transparentes”, añadió.

La presidenta Dilma Rousseff siempre trató a Teixeira con distancia y nunca le recibió en audiencia. Rousseff anunció que recibirá al presidente de la FIFA, Joseph Blatter, hoy en Brasilia, para intentar mejorar el diálogo entre ambas partes de cara al Mundial de Fútbol 2014.

Un enemigo de la altura menos

Con la renuncia de Ricardo Teixeira a la presidencia de la Confederación Brasileña de Fútbol (CBF) también se fue el hombre que en su momento se convirtió en el principal impulsor del veto de la FIFA a la altura.

Teixeira fue el influyente personaje que, tras la caída de la selección brasileña en 1993 en el estadio Hernando Siles, ante Bolivia (2-0), por las eliminatorias para el Mundial de Estados Unidos 94, empezó a mover sus hilos en procura de que nunca más se jugaran encuentros internacionales de ese tipo en el principal escenario deportivo boliviano.

Era su revancha ante el “atrevimiento” que tuvo la selección de Xabier Azkargorta y compañía, de haber puesto punto final a casi 40 años de invicto en competiciones premundialistas del seleccionado varias veces campeón mundial.

A partir de ahí, Bolivia tuvo que encarar una lucha desigual en la que participaron dirigentes del fútbol, gobernantes y también el pueblo por más de 17 años. La historia llegó a su final el 10 de junio de 2010, cuando el presidente de la FIFA, Joseph Blatter, anunció la decisión de permitir que se juegue en esos lugares, entre ellos La Paz.

Guido Loayza, actual presidente de Bolívar y titular de la Federación Boliviana de Fútbol (FBF) en 1993, cataloga a Teixeira como “el abanderado” del veto. Según él, fue porque “le dolió demasiado perder el invicto en eliminatorias después de 39 años”.

Esa alusión hace que se retroceda al 25 de julio de 1993, cuando Bolivia se impuso con goles de Marco Etcheverry y Álvaro Peña. Ese triunfo fue considerado entonces uno de los golpes más duros sufridos por la todopoderosa “verde amarelha”.

Don Guido recuerda que hasta esa fecha se hablaba poco o nada del “tema altura” y sus efectos, pero a partir de entonces “se hizo una causa que tuvo como abanderados a Teixeira y a la Confederación Brasileña de Fútbol (CBF)”. La defensa de la altura “la empezamos en el mismo año 93, cuando llevamos un estudio médico a Suiza, con el doctor Mario Paz Zamora”.

Después de ello la historia es conocida, años y años de lucha para terminar con el veto, por eso Loayza cree que la “caída” de Teixeira de la Confederación Brasileña de Fútbol “es una buena noticia, celebro que se haya podido romper esa rosca, que esa acción sirva como ejemplo para otros países”.

Tarda, pero llega. Hay dirigentes, en todas partes, quienes “se amparan en que el fútbol es totalmente autónomo y que nadie del exterior puede intervenir. Esa situación no los hace inmunes a la justicia, que puede tardar; pero al final llega”. Loayza cree que para la salida de Teixeira de la CBF y también del Comité Organizador Local (COL) del Mundial 2014, mucho tuvo que ver la intervención del Gobierno y del Parlamento brasileños.

“La gente que cree que es todopoderosa, en algún momento tiene que caer” y “la decisión de la Presidencia del Brasil (de la mandataria Dilma Rousseff) y del Parlamento de ese país, ha sido definitiva para que este señor tenga que irse”.

Según Percy Luza, presidente de la Comisión Nacional de Selecciones de 1993 y estrecho colaborador de Loayza, Teixeira fue “el principal enemigo” de la altura. “Recuerdo perfectamente que después de que le quitamos el invicto a Brasil, comenzó a actuar en contra de que se juegue en La Paz”.

Continuamente y mientras fue presidente de la CBF “siempre estuvo reclamando, pero finalmente toda su campaña cayó en saco roto. En los últimos años, al no encontrar mucho apoyo a nivel sudamericano, se olvidó del tema; pero recuerdo que en años anteriores, él permanentemente estuvo tocando el asunto”.

Por eso cree que “su salida de la Confederación Brasileña no tiene ninguna trascendencia para el país ahora, porque como ya lo manifesté perdió apoyo en los países de la Conmebol, entonces perdió trascendencia su lucha para no jugar en La Paz, y que yo tenga conocimiento en el último tiempo ya no incidió en el tema. Su marcha, por tanto, no significa nada”.

Luza, uno de los hombres fuertes de la FBF en la década de los 90, califica a Teixeira “como un hombre controvertido, que si bien permaneció por 23 años en la Confederación Brasileña, eternamente le llovían las críticas sobre su gestión. La presión fue muy grande y no le ha quedado otra que renunciar”.

Los datos

Dolorosa caída

Durante su gestión, para Ricardo Teixeira fue un duro golpe la derrota de Brasil en La Paz, en 1993. Su selección perdió el invicto en partidos de eliminatorias mundialistas.

Clasificados

Brasil ocupó el primer lugar de la llave y Bolivia el segundo, ambas selecciones se clasificaron en 1993 al Mundial de Estados Unidos. Al margen quedaron Uruguay, Ecuador y Venezuela.

Campeona

La selección brasileña gozó un año después de haber sido derrotada en La Paz, pues en el Mundial de 1994 —con Bebeto en gran forma— obtuvo su cuarto título.

Loayza dice que igual la relación era buena

Aunque Ricardo Teixeira fue un enemigo temporal del país y principalmente del fútbol en ciudades con altura, Guido Loayza lo califica como “un hombre normal”. En su época de presidente de la Federación Boliviana de Fútbol (FBF), a Loayza le tocó compartir muchos momentos con el ahora expresidente de la Confederación Brasileña de Fútbol (CBF).

Una vez hicieron una gestión conjunta para defender a Miguel Rimba y el golero Zetti, que dieron positivo en un control antidopaje por tomar mate de coca. “He tratado mucho con él. No se puede decir que era una persona de la que uno se podía vanagloriar de conocerla, tampoco que era una persona desagradable”. Más allá de su postura permanente en contra de la altitud, “con nosotros siempre tuvo buena relación”.