martes, 23 de febrero de 2010

Mundialistas se alían con la altura

Sun City (Sudáfrica) / EFE.- Diecinueve de las 32 selecciones mundialistas han apostado por instalar su campamento base en la provincia sudafricana de Gauteng, la más elevada del país, con lo que esperan obtener algún beneficio de la hipoxia, el déficit de oxígeno en el organismo que producen las alturas y que aumenta el rendimiento de los jugadores.

“Ni la altitud, ni la temperatura ni la humedad serán determinantes en este Mundial”, aseguró el jefe médico de la selección española, Óscar Luis Celada, quien, sin embargo, reconoce que todo suma y que La Roja puede beneficiarse de tener sus instalaciones en altura.

Con todo, Sudáfrica no es Bolivia, y todos los campamentos base de estas 19 selecciones están por debajo de los 2.000 metros, por lo que ese beneficio será relativo.

En Sudamérica, varias selecciones reniegan por tener que jugar en La Paz, a más de 3.600 metros sobre el nivel del mar, supuestamente porque es dañino y peligroso para sus futbolistas, quienes no están acostumbrados a desplazarse en esas alturas.

Los temores de los cuerpos técnicos de muchas selecciones se centran más en las temperaturas que en la altitud, debido a que el campeonato se disputará en invierno.

En este aspecto, los equipos como España, Estados Unidos, Brasil o Italia, que disputaron la Copa Confederaciones en 2009, cuentan con una ligera ventaja, pues conocen de primera mano qué significa competir en las condiciones climáticas que presenta Sudáfrica en los meses de junio y julio.

Brasil, según su jefe médico, José Luis Runco, viajará con una cantidad de medicamentos notablemente superior a la que suele llevar, fundamentalmente para tratar posibles dolencias musculares derivadas de las bajas temperaturas que se pueden encontrar en algunos estadios.

El Comité Médico de la FIFA ha recomendado a todas las selecciones mundialistas que vacunen a sus jugadores contra la gripe estacionaria y en algunos casos incluso contra la gripe N1H1, así como que tengan en cuenta que si disputan partidos en Nelspruit deberían pensar en la malaria.

Por lo demás, de acuerdo con los estudios llevados a cabo por el Comité Médico de la FIFA, ni la contaminación atmosférica ni las posibles alergias, al disputarse la competición en invierno, deberían ser causa de preocupación para los cuerpos médicos de los equipos nacionales.

jueves, 4 de febrero de 2010

Médicos de la FIFA no escucharán a la FBF

La Comisión Médica de la FiFA aún no confirmó una invitación a la Federación Boliviana de Fútbol (FBF) para que pueda exponer el informe científico sobre el rendimiento de los futbolistas en la altura, durante la tercera conferencia internacional de medicina deportiva que se realizará del 19 al 21 de este mes en Sun City, Sudáfrica.

El trabajo médico denominado “Ventana fisiológica”, elaborado por un equipo de profesionales de Bolivia, Chile, Ecuador y México, establece que la altitud de 3.600 metros de La Paz no tiene efectos en el rendimiento de los futbolistas del llano en las primeras cuatro horas de su llegada a la sede de gobierno.

Según el gerente general de la FBF, Alberto Lozada, el tema sigue siendo político y no científico, y que la solución se la debe buscar en el seno de la Confederación Sudamericana de Fútbol.

“Ellos (la comisión médica) están irritados con el trabajo que hemos presentado, ya que tomaron decisiones en base a estudios de alpinismo en Europa y no de las alturas sudamericanas. El asunto lo debemos arreglar en la CSF, donde tenemos muchas más posibilidades ya que somos mayoría los que pretendemos que se respete la universalidad del fútbol”, subrayó Lozada.

La tardanza en la llegada de la invitación para exponer el estudio en la conferencia médica de Sudáfrica es tomada por la dirigencia de la FBF como una evasiva.

La conferencia

Confirmación
El médico boliviano Ivo Eterovic espera la confirmación para asistir a la conferencia médica que ser realizará en Sudáfrica.

Exposición

Eterovic tiene preparada una exposición de 15 a 20 minutos para respaldar los estudios realizados en La Paz el 2009.