domingo, 18 de octubre de 2009

Médico de FIFA insiste en el veto a la altura

Cambiar la posición de la Comisión Médica de la FIFA sobre la práctica del fútbol en la altura será difícil. El presidente de ésta, el belga Michel D’Hooghe, declaró ayer en Zúrich que insistirá en que para jugar partidos internacionales a más de 2.750 metros de altitud sobre el nivel del mar, debe haber una aclimatación de por lo menos dos semanas para el equipo visitante.

En ese sentido, la agencia AP informó ayer que la FIFA, por recomendación de la Comisión Médica, puede replantear una prohibición para disputar partidos en La Paz.

La Federación Boliviana de Fútbol (FBF) no se pronunció ayer, y sólo ratificó que los estudios médico-científicos que se han realizado apuntan a desbaratar la actual postura de los médicos de la FIFA.

El médico boliviano Ivo Eterovic, de la FBF, está en Zúrich participando en un congreso médico de la FIFA y se prevé que mañana lunes presente el resumen del trabajo realizado. Si la Comisión Médica lo admite, a comienzos del próximo año Bolivia lo defenderá ante el Comité Ejecutivo del máximo organismo del balompié mundial.

Por ahora es difícil torcer el brazo de la Comisión Médica de la FIFA, sobre todo porque su Presidente está en contra de los partidos en la altura, aunque no hay estudios que avalen su posición.

Michel D’Hooghe anunció ayer que el asunto será analizado precisamente mañana y volvió a decir que la Comisión no ha cambiado de parecer. “Tenemos una posición firme en cuanto al tema de la altura y la vamos a defender”.

El panel de la FIFA confía en tener listo para el próximo febrero un informe detallado sobre el impacto de jugar en la altura, el que será presentado al Comité Ejecutivo del organismo regente del fútbol mundial. Bolivia procura que la Comisión Médica analice los estudios realizados antes de tomar una decisión.

Antes de viajar a Zúrich, Ivo Eterovic aseguró que algunos miembros de la Comisión Médica de la FIFA serán “aliados” de Bolivia porque “han empezado a darse cuenta de que nuestros estudios están bien encaminados”.

En la primera fase del trabajo boliviano se llegó a la conclusión de que los visitantes, llegando cuatro horas antes de un partido a La Paz, no sufren ningún efecto en la altura en ese lapso denominado “ventana”. Los resultados de la segunda fase aún están siendo estudiados y falta llevar a cabo la tercera.

El año pasado, la FIFA dejó temporalmente sin efecto la aclimatación obligatoria de las selecciones visitantes y sólo volverá a tocar el asunto cuando se conozcan los resultados de estudios médico-científicos sobre la práctica del fútbol en condiciones extremas, entre ellas la altura.

El médico belga declaró ayer que “no es cierto que decidimos no aplicar la regla”, sino que “como otros ya habían disputado partidos en la altura por la misma competencia, pues no podíamos decirle a los otros que no”, en alusión a que Colombia ya jugó en La Paz antes de la prohibición.

“Defenderé el punto de vista médico ante el Comité Ejecutivo. Ése es mi deber”, declaró D’Hooghe, quien es contrario a los partidos en la altura desde que en el Mundial del año 1986, la selección de Bélgica perdió un partido en una ciudad “alta” de México y no pudo acceder a la siguiente fase.

Para él, no hay dudas de que la altura hace daño, aunque todavía no conoce los resultados de los estudios realizados por Bolivia.

Dijo ayer que “se transformó más en un asunto político que uno de salud. Yo no soy político, soy doctor. Tenemos que salvaguardar la salud de los futbolistas”.

Jugando como local en La Paz, Bolivia se clasificó sólo una vez a un Mundial, el de Estados Unidos 1994. En las cuatro eliminatorias siguientes no pudo hacerlo, y para Sudáfrica 2010, ocupó el noveno puesto —entre diez— de la clasificación.

No hay comentarios: