viernes, 14 de agosto de 2009

Comisión Médica “ablanda” periodo de aclimatación

La Comisión Médica de la FIFA analiza si en vez de dos semanas el tiempo de aclimatación puede ser menor, probablemente de sólo una, que deban cumplir los equipos visitantes antes de jugar en sitios —como La Paz— ubicados a más de 3.000 metros sobre el nivel del mar.

El Congreso de Medicina del Fútbol de la Concacaf (Norte, Centroamérica y El Caribe), que se llevó a cabo en San José de Costa Rica hace unos días, dejó abierta la posibilidad de “ablandar” la norma de adaptación vigente, y los tres médicos de la FIFA que participaron en ese evento mostraron su predisposición para hacer una recomendación en tal sentido, pero de cumplimiento obligatorio.

En cambio se mostraron reacios a admitir la postura boliviana, presentada por el médico Ivo Eterovic, de que los efectos de la altura son mínimos si los equipos juegan dentro de las próximas cuatro horas desde su arribo a La Paz.

El médico costarricense Carlos Palavicini, miembro de la Comisión de la FIFA, dijo que “definitivamente los estudios actuales son contundentes y está demostrado que jugar a más de 3.000 metros de altura es complicado para la salud del que llega” a ese sitio.

Actualmente, la FIFA permite que en La Paz se juegue sin previa aclimatación, pero está a la espera de conocer estudios médicos que serán definitivos para ponerlos en práctica en las próximas competiciones.

“Para jugar a más de 3.000 metros, actualmente se recomienda casi dos semanas de aclimatación, pero hay que revisar eso y es posible que (ese tiempo) sea acortado un poco, aunque la aclimatación está sustentada en bases científicas”, de acuerdo con Palavicini.

El médico costarricense no explicó en qué base científica se sustenta la posibilidad de reducir, de golpe, de dos a una semana el tiempo de aclimatación.

Sólo dijo que se determinará “probablemente no menos de una semana para La Paz y tres días para Quito”.

Él no cree que en La Paz se pueda jugar sin previa aclimatación, aunque admitió que “dos semanas parece que no es mejor para nadie”, y por eso “tal vez sea entre siete y diez días”.

El médico enviado por la Federación Boliviana de Fútbol (FBF), Ivo Eterovic, expuso los resultados de los más recientes estudios efectuados en nuestro país, conjuntamente profesionales de México, Chile y Ecuador, que indican que si una selección llega y juega dentro de las próximas cuatro horas, no tendrá problemas de altitud, porque los efectos serían mínimos.

Empero, Palavicini dijo que “el doctor Eterovic no presentó” documentación de esos estudios y, en cambio, un experto mexicano y otro colombiano “expusieron un trabajo de investigación en el cual, según ellos, se demuestra que desde el primer momento en el que se baja del avión en La Paz, las personas empiezan a tener problemas de taquicardia y de aumento de la respiración, e inmediatamente se va alterando la fisiología del organismo, por lo que no hay que esperar cuatro horas para que eso suceda”.

A su regreso de Costa Rica, Eterovic declaró que en el Congreso Médico quedó claro que “en la altura se puede jugar, y si bien hay una disminución del rendimiento, no hay el riesgo de muerte que se presenta, por ejemplo, en altas temperaturas”.

Para Palavicini, las situaciones son parecidas, porque ambas “son condiciones extremas”, y según él, “tampoco se ha muerto nadie por exceso de calor”, aunque reconoció que “en calor extremo, si la persona no está hidratada adecuadamente, corre riesgo su vida, por eso los equipos se hidratan más”.

Para él, “el asunto es que se logre una normativa para que se juegue al fútbol en parecidas y mejores condiciones” para los dos equipos.

Eterovic considera que los resultados del encuentro en Costa Rica son “mucho más que favorables para Bolivia, porque se ha abierto el avispero, pues la FIFA va a tener que ver ahora el tema de las temperaturas altas y no así (sólo) el de la altura”.

La FBF alista la segunda fase del estudio científico iniciado en julio, que determinará cuáles son los efectos de llegar a jugar 24 o 48 horas antes de un partido. Una tercera fase se hará en Ecuador.

La Federación Boliviana presentará el estudio completo a la FIFA en el mes de octubre, en procura de evitar que La Paz sea vetada para cotejos de eliminatorias mundialistas.

La otra mirada

¿PROBLEMA SOCIAL?

Según el médico costarricense Carlos Palavicini, Bolivia no se anima a cambiar de sede de sus partidos como local por las eliminatorias a raíz de un “problema social”, porque “son dos millones de habitantes en La Paz que quieren que el partido sea ahí, pues siempre se jugó ahí”, y por eso cree que, cuando se habla de un cambio de sede, “se está tocando el amor propio de los habitantes de La Paz”.

Todo se resolvería si se decidiera jugar en Cochabamba, donde la altura es menor, o en Santa Cruz, virtualmente a nivel del mar.

NO HAY VETO

El médico de la FIFA aseguró que nunca hubo veto a la altura, sino que sólo se recomendó que a más de 3.000 metros sobre el nivel del mar haya una aclimatación de dos semanas del equipo visitante, lo que —sin embargo— en la práctica es imposible que se pueda dar.

Las frases

Yo no creo que en La Paz se pueda jugar sin aclimatarse, eso está claro. Hay que establecer el tiempo, que puede ser menor a dos semanas, pero de aclimatación obligatoria, no recomendada”

Carlos Palavicini

Médico de la FIFA

En la altura se puede jugar, y si bien hay una disminución del rendimiento, no hay el riesgo de muerte. No existe riesgo jugando en la altura, pero sí jugando en altas temperaturas”

Ivo Eterovic

Médico de la FBF

Cambiarán horario de partidos en calor extremo

La Comisión Médica de la FIFA recomendará que en el calor extremo los horarios de los partidos sean modificados para mitigar su efecto y, si es necesario, que al cabo de los 30 minutos de cada periodo haya un descanso de dos en el mismo terreno de juego para permitir que los jugadores se hidraten.

En el simposio de Costa Rica se determinó que no se debe exponer a los jugadores a partidos, por ejemplo, a mediodía, o en las primeras horas de la tarde, si son sitios con intenso calor.

“Vamos a fundamentar bien este asunto. En calor extremo definitivamente hay que variar la hora (de los partidos) para que se juegue en horarios con menor temperatura”, dijo Palavicini.

Anunció que se recomendará a la FIFA que “si las condiciones de temperatura son altas, se pare el partido durante dos minutos en cada tiempo, después de cumplida la media hora de juego”, para que los jugadores se hidraten, y que “hay que concientizar a los árbitros y a los políticos del fútbol” para que cumplan esa norma.

De acuerdo con Eterovic, en temperaturas extremas “hay riesgo de muerte”, pues “la deshidratación puede ocasionar un colapso renal, o una hipertermia porque el jugador eleva su temperatura corporal, y eso le puede producir un shock térmico”.

Insistió en que “no existe riesgo jugando en la altura, pero sí jugando en altas temperaturas” y por eso “nuestra estrategia será atacar el riesgo que corren nuestros jugadores al ir a jugar, por ejemplo, a Brasil”, en sitios de intenso calor.

No hay comentarios: