viernes, 1 de mayo de 2009

Defensa de la altura debilitada por “celos” políticos


La Comisión de Defensa de la Altura está estancada y a punto de estallar. Ayer ni siquiera pudo reunirse, aparentemente porque el Gobierno —que decidió encabezarla— dio una muy mala señal al negarse a que supuestos contrincantes políticos se sumen a ella.

La semana pasada, cuando la Comisión se reunió en instalaciones del Ministerio de Salud y Deportes, los primeros brotes de celos políticos surgieron cuando —según trascendió— el ministro de esa cartera, Ramiro Tapia, se enojó por la presencia del doctor Mario Paz Zamora, cuyo pasado político está vinculado con el MIR (Movimiento de Izquierda Revolucionaria).

Sin embargo, durante la reunión, de la que Tapia se salió, Paz Zamora fue incluido como miembro de la subcomisión médica, junto con Ivo Eterovic (Federación Boliviana de Fútbol) y Enrique Vargas (Instituto Boliviano de Biología de la Altura).

Pero la iniciativa de invitar a Paz Zamora a la Comisión, en consideración a su enorme experiencia en temas de la altura, fue súbitamente interrumpida ayer. Según versiones a las que tuvo acceso Acción, el médico, quien debía sostener a las 10.00 una reunión preliminar con sus colegas Eterovic y Vargas, recibió una llamada mediante la cual se le pedía que no asista al encuentro, por una “orden superior”.

Este medio no pudo contactarse con Paz Zamora, quien tenía el teléfono celular apagado, por lo que no pudo recoger su versión.

La llamada la hizo “alguien” del Viceministerio de Deportes y le explicó a Paz Zamora los motivos, meramente políticos, de la autoridad en cuestión, presumiblemente el ministro de Salud y Deportes, Ramiro Tapia, para “desinvitarlo”.

Mario Paz Zamora fue director por muchos años del Instituto Boliviano de Biología de la Altura (IBBA). En su condición de experto en fisiología de la altura, conformó la Comisión de Defensa que en 1996 fue a la FIFA para que ésta revirtiera el veto a los partidos en el estadio Hernando Siles.

En ella estaban, además del presidente de la Federación Boliviana de Fútbol (FBF), José Saavedra Banzer, otras personalidades, entre ellas quien llegó a ser presidente de la República, el periodista Carlos Mesa Gisbert.

Hace semanas, ante una consulta de Acción sobre si Mesa, atacado por el Gobierno de Evo Morales, iba a ser invitado a conformar la Comisión de Defensa, el ministro Tapia respondió con un rotundo “no”, y no ocultó en su rostro lo mal que le había caído la pregunta.

Ayer, el médico de la FBF, Ivo Eterovic, incluso llamó a Chile para contactarse con el presidente de la Federación, Carlos Chávez. No sólo por el tema político, también porque en un proyecto de defensa el máximo organismo del balompié nacional ni siquiera estaba siendo tomado en cuenta.

“Estamos intentando hacer un trabajo para el congreso médico de la Federación sobre el que se tiene que acoplar la comisión médica, porque se trata de defender el fútbol. Si fuera un tema multidisciplinario, donde estarían inmiscuidas varias federaciones, sería distinto. Éste es un tema nuestro y todos en conjunto tienen que acomodarse a él”, declaró Eterovic.

Debido a estos inconvenientes, la reunión de la Comisión de Defensa de la Altura, en principio prevista para las 11.00, fue postergada hasta las 14.00. A ésta sólo acudieron Barrientos, Eterovic, la directora Municipal de Deportes, Janeth Ferrufino, y el director de Bolivia Deportes, Ricardo Llanos.

“Tuve un problema, por eso no pude asistir a la reunión programada para las dos de la tarde. No sabía que la reunión estaba pactada para las diez, a mí nadie me avisó”, dijo el presidente de Bolívar, Guido Loayza Mariaca, quien representa en esa Comisión a la FBF.

Sobre la exclusión de Paz Zamora, prefirió no opinar: “Voy a preguntar primero, no sé nada, no sé si es por razones políticas. El doctor ha sido parte desde antes, pero en esta Comisión no sé si estará”.

Tampoco acudió a la reunión Enrique Vargas, del IBBA, a quien se le había encargado la elaboración de un proyecto que iba a ser analizado primero entre los médicos.

El viceministro Barrientos salió apresurado de la reunión. No quiso atender a La Prensa ni a otros medios.

La directora Municipal de Deportes, Janeth Ferrufino, recordó que la defensa de la altura “es un problema del país y nadie puede ser excluido. Los que deben estar tienen que estar, porque éste es un tema nacional”.

Empero, de acuerdo con su versión, en esta defensa “no cuentan las personas sino las instituciones, tienen que estar presentes el Gobierno nacional, a través del Ministerio, el Viceministerio y la Cancillería, las representaciones de las prefecturas de La Paz, de Oruro y de Potosí”.

No había ni dónde reunirseLos pocos integrantes de la Comisión de Defensa de la Altura que acudieron ayer a la cita no tenían ni siquiera dónde reunirse. El Ministerio de Salud, donde habitualmente lo hacen, no les dio lugar.

La sala de reuniones estaba ocupada por un grupo de “ponchos rojos”, el auditorio también, igual que otros ambientes.

Los cuatro miembros de la Comisión optaron por ir a las oficinas de la Federación Boliviana de Fútbol (FBF), donde estuvieron por un rato.

La directora Municipal de Deportes, Janeth Ferrufino, justificó lo sucedido por la atención de parte del ministro de Salud, Ramiro Tapia, a asuntos más importantes de su despacho, como la gripe porcina.

Según la autoridad, la reunión fue “extremadamente importante porque nos ha permitido definir algunos puntos que estaban pendientes, respecto de la estrategia que vamos a seguir en la defensa del histórico estadio Hernando Siles”.

Sin embargo, lo único que se definió es que el trabajo de las tres subcomisiones que se conformaron en la pasada reunión y el proyecto de decreto supremo, que se pretende lanzar para que la Comisión reciba el apoyo correspondiente del Gobierno, se tocarán la próxima semana, probablemente con la presencia del presidente de la Federación Boliviana de Fútbol, Carlos Chávez.

A partir de la siguiente semana las reuniones serán los días viernes, desde las 15.00, en el Viceministerio de Deportes.

No hay comentarios: