lunes, 27 de abril de 2009

Sigue la lucha . Fórmula antialtura aún no se ha descubierto


Se la ataca por todos lados, buscando la forma de contrarrestar sus efectos; sin embargo pasan los años y la altura sigue siendo respetada y temida. Según los expertos, la manera más efectiva de combatirla es la adaptación, que implica concentrar a los jugadores durante 15 o más días en altitudes similares a las del lugar del partido, pero en el fútbol actual no se cuenta con tiempo suficiente. Ante este obstáculo, entrenadores, médicos, nutricionistas y preparadores físicos han probado desde métodos curiosos, técnicas o tabletas ‘mágicas’, hasta drogas, que ahora están prohibidas, pero los equipos siguen jugando en inferioridad de fuerza con los adaptados, que tienen ventaja.


¿Qué es lo que causa jugar en la altura? Lo primero que ocasiona es la fatiga y le sigue el cansancio rápido. Los más afectados sufren dolor de cabeza, náuseas y hasta vómitos.
La utilización de Viagra (sildenafil) para disminuir estos efectos levantó polvareda hace dos semanas, luego de que el ex preparador físico de Blooming Rodrigo Figueroa revelara que en la academia se usaba la tableta azul, que fue creada para tratar algunos casos de impotencia sexual. En el club, en un primer momento, negaron la afirmación, aunque luego dijeron que la seguirán ocupando porque su contenido no está entre las sustancias prohibidas que dan positivo. “Los beneficios se notan en el rendimiento de los jugadores”, explicó el médico Carlos Pérez. La polémica del uso de Viagra también la destaparon, a comienzos de año, los equipos brasileños de Gremio y Palmeiras, que estudiaron dar a sus jugadores la píldora para los partidos de la Libertadores en la altura.


Pero ellos no son los únicos que están buscando soluciones. Para simular la fatiga por la falta de oxígeno, en 2002, el entrenador argentino Carlos Ramacciotti sorprendió al entrenar a los jugadores de Gimnasia de Jujuy con barbijos. El método no le dio resultados deportivos porque en su visita a Bolívar, en La Paz, perdió 3-1 por la Libertadores. Unos meses después, Blooming volvió a utilizar barbijos con el argentino José Luis Brown al mando. Ambos técnicos fueron criticados, en especial por la prensa paceña.
Los barbijos volvieron a ser noticia en 2005, cuando la selección de básquet de Santa Cruz, dirigida por Fernando James, se alzó con el título de cadetes en Oruro. En esa ocasión, los entrenamientos en Santa Cruz se llevaron a cabo con la boca y la nariz cubiertas por una tela.


El entrenador Víctor Hugo Antelo también recurrió a algunas técnicas que llamaron la atención en su momento, tanto en Blooming como en Oriente Petrolero, que consistían en realizar ejercicios de máxima intensidad reteniendo la respiración bajo del agua o en seco. “Los jugadores afirmaban que les era beneficioso”, asegura Juan Yucra, que era el preparador físico de Tucho. Yucra agrega que con Roberto Ferreira, actual médico de la selección boliviana, en 2004 llevaron a Real Santa Cruz a entrenarse a Samaipata, que está a 1.600 metros de altura sobre el nivel del mar. Allí también hacían esos ejercicios, pero en seco. A estas técnicas se suma la cámara hipobárica (disminución de oxígeno) e hiperbárica (aumento del oxígeno), que está dando resultados positivos en la selección boliviana, asegura el doctor Ferreira (infografía de la derecha).


En otros años, se utilizó mucho el mate y el acullico de la hoja de coca, pero luego quedaron prohibidos tras comprobarse que su consumo daba positivo. Ése fue el caso de las anfetaminas y productos diuréticos, al igual que la cafeína con aspirina, una combinación que daba positivo. “Boca fue uno de los equipos que en su momento ocupó diuréticos, que luego fueron prohibidos”, sostuvo el doctor Jorge Flores, miembro de la comisión de dopaje de la Conmebol y asesor médico de Blooming. Además, influye el aspecto psicológico, que para el doctor Flores es primordial.


Algunos jugadores aseguran que la buena preparación física es clave para reducir los efectos de la altura y que funciona mejor que otras formas para contrarrestarla. “He probado varias técnicas para jugar en la altitud, pero la más provechosa es estar bien físicamente”, sostuvo el volante de marca de Blooming Alejandro Gómez.

Luchando contra el mal de la montaña

Tubos de oxígeno
Algunos de los equipos que suben a jugar a más de 2.000 metros sobre el nivel del mar llevan tubos de oxígeno por precaución, si es que un jugador se ahoga por la falta de aire luego de un esfuerzo físico. Ha habido casos en que el oxígeno fue utilizado no necesariamente por los futbolistas, sino por el cuerpo técnico o dirigentes. Los brasileños están entre los visitantes que casi siempre cargan con los tubos.

Rimba y Zetti dieron positivo
En los años 70, 80 y 90, los jugadores tomaban mate de coca al llegar a las ciudades bolivianas con altura; sin embargo, tras el positivo en las eliminatorias para el Mundial de 1994, del boliviano Miguel Rimba y del arquero de Brasil Zetti, su consumo quedó descartado. Ambos jugadores dieron dos nonagramos de cocaína en las pruebas de dopaje, pero fueron perdonados porque las cantidades encontradas eran mínimas.

Estudiando el Viagra
Hace 10 años que en Blooming realizan estudios sobre los beneficios del Viagra para jugar en la altura. La comisión médica comenzó a utilizar arginina, que es el precursor del Viagra (sildenafil). La tableta azul mejora el intercambio gaseoso en atletas que suben a la altura a competir, porque disminuye la hipertensión pulmonar, por lo tanto mejora la oxigenación, el debito cardiaco y todo lo relacionado con el rendimiento deportivo.

El plan B de Jorge Flores
El doctor Jorge Flores tiene un plan B para que los equipos de la altura tengan menos ventaja con relación a los del llano. Este consiste en que los cambios en los partidos se amplíen de tres a seis, de esta manera el visitante tendrá la oportunidad de tener a más de medio equipo descansado.

Cómo se preparan los cruceños

Oriente se va un día antes
Para jugar en la altura, Oriente viaja un día antes a la sede de los encuentros, pero se hospeda en lugares que tengan una altitud inferior al escenario del enfrentamiento. Por ejemplo, cuando los partidos son en La Paz, los jugadores duermen en la zona sur y después, cuando falta una hora para el encuentro, se trasladan al estadio Hernando Siles. “Funciona porque en la parte física los jugadores están respondiendo”, sostuvo Ramiro Loguercio, preparador físico de Oriente Petrolero.

Blooming llega el mismo día
El plan de la academia cruceña para los partidos en la altura es llegar el mismo día, es decir, a las 8:00, para luego ubicarse en un hotel y desayunar. El almuerzo es a las 11:00 y luego los jugadores quedan listos para el encuentro (15:30). Otro aspecto importante es que el calentamiento es más corto que en el llano, para no asfixiar a los jugadores. El suministro de Viagra a los jugadores es media hora antes del encuentro. Su máximo efecto llega entre los 30 y 60 minutos después.

Las cifras

$us 45.000
Es el costo de una cámara hipobárica para dos personas

15 días
Es el tiempo mínimo que la FIFA considera que se necesita para adaptarse

Las frases

“Hay casos de jugadores que en uno o dos años no consiguen adaptarse”
Roberto Ferreira / Médico de la Selección

“En 42 días, una persona está adaptada a la altura y lista para jugar de igual a igual”
Jorge Flores / Comisión de dopaje de la Conmebol

La comida también es primordial
“A la alimentación se debe dar la importancia debida cuando se va a jugar en la altura, pues es tan primordial como la preparación física y la adaptación”, asegura la nutricionista de Blooming, Fabiola Égüez. La opinión la comparte el médico de la selección boliviana Roberto Ferreira: “En la altura, la digestión y por ello los jugadores deben consumir pollo, pescado y verduras, que son alimentos livianos”.
Égüez, que trabaja desde hace un año y medio en la academia, sostuvo que los alimentos con grasa son los más dañinos para subir a jugar a más de 2.000 metros sobre el nivel del mar. Por ese motivo, a los jugadores de Blooming se les da la dieta a seguir desde el día miércoles, cuando el partido es domingo. “Aunque no se los controla, se les dice lo que deben comer; por ejemplo, las carnes rojas quedan prohibidas. Donde la dieta es rígida es en la concentración, que casi siempre se realiza los sábados”, dijo la especialista.
El cuidado con la alimentación se debe a que en la altura la digestión es más lenta, motivo por el cual los jugadores que no siguen una dieta especial tienen náuseas y hasta vómitos. Estas reacciones del organismo no sólo se dan durante los encuentros, sino también en el momento en el que los futbolistas llegan a La Paz, Oruro o Potosí, que son las ciudades bolivianas con escenarios situados a más de 3.000 metros sobre el nivel del mar. “Si se va a viajar sobre la hora, lo mejor es comer en Santa Cruz”, explica Ferreira.

Las reveladoras estadísticas
Aunque los resultados en el fútbol dependen de muchos factores, las estadísticas sobre los equipos que juegan en la altura son reveladoras. Según un trabajo realizado por el doctor Jorge Flores y Juan Pablo Suárez, los no adaptados pierden un 80% de los puntos. El estudio fue realizado en 3.500 partidos.
Patrick E. McSharry también presentó un trabajo, publicado en la revista British Medical Journal, en el cual decía que los equipos reciben medio gol más que los que convierten por cada 1.000 metros que suben. Es decir, los cruceños comienzan el encuentro, en La Paz (3.600 metros), con un resultado en contra de goles de 1,5. El estudio se basó en 1.500 partidos de selecciones sudamericanas y de Copa Libertadores, jugados entre 1954 y 2004.
El doctor Gustavo Gonzales, de Perú, hizo un trabajo que tuvo como resultado que los equipos que llegan el mismo día del partido pierden más que los que lo hacen dos días antes. Las derrotas disminuyen si un equipo llega tres días antes. Estos datos corroboran que toda adaptación es buena, aunque sea leve.
El Instituto Boliviano de Biología de la Altura y los doctores Tom Brutsaer, Enrique Vargas y Hilte Spilvogel, colaborados por Flores, presentaron un estudio en el cual afirman que la capacidad anaeróbica (actividades de fuerza) y aeróbica (resistencia) se reducen un 20% en los jugadores no adaptados. Además, la frecuencia cardiaca es mayor un 20% en los no habituados a la altura. A esto se suma que los adaptados tienen un 20% más de glóbulos rojos (claves para tener más oxígeno), que los no habituados. También la capacidad de respuesta del corazón disminuye un 20% en la altura.

1 comentario:

Anónimo dijo...

[url=http://ebiteua.com/forum59-prostitutki-rovno-i-oblasti.html]Prostitutki Rovno[/url]