lunes, 29 de diciembre de 2008

En mayo de 2007 la FIFA vetó al estadio Hernando Siles, un año después reconsideró la medida

La batalla en defensa de la altura duró un año exactamente. Comenzó en mayo de 2007 y terminó en mayo de 2008. Bolivia por fin consiguió que el Comité Ejecutivo de la FIFA levantara “provisionalmente” el veto a la práctica del fútbol en sitios por encima de los 2.750 metros sobre el nivel del mar y La Paz quedó habilitada como sede de los partidos de la Selección Nacional por las eliminatorias mundialistas.

La FIFA aceptó, asimismo, dejar de lado todas las restricciones anteriores y que se efectúen estudios médicos y científicos confiables sobre la práctica del fútbol en condiciones extremas para tomar futuras determinaciones.

De momento, Bolivia puede jugar en La Paz y de hecho terminará la actual competición en esa sede. Sin embargo, para las próximas eliminatorias la historia puede ser otra.

El “calvario” comenzó con la decisión de la FIFA, en mayo del año pasado, de vetar la disputa de partidos internacionales por encima de los 2.500 metros de altitud. En diciembre, hace un año, el mismo Comité Ejecutivo, reunido en Tokio, emitió una nueva resolución: no permitir cotejos de las competiciones de la FIFA a una altura superior a los 2.750 metros sin una aclimatación necesaria.

La inmediata defensa contra el veto, encabezada por Bolivia, ocasionó que la FIFA cambie la forma pero no el fondo de su decisión. Para que las selecciones rivales de la boliviana pudieran jugar en La Paz exigía —según supuestos informes de su comisión médica— una aclimatación de no menos de dos semanas. Algo imposible de cumplir.

En enero, la Confederación Sudamericana de Fútbol (Conmebol) reunió de emergencia a todos sus miembros en Chile; éstos determinaron respaldar a Bolivia y ratificar a La Paz como sede de los juegos premundialistas. Además, el veto no “tocaba” las competiciones regionales, como las Copas Libertadores y Sudamericana.

Brasil, el país del fútbol fue el principal impulsor del veto, fue el único de Sudamérica que no firmó el documento de respaldo a Bolivia.

A la FIFA le importó poco la decisión de la Conmebol y reafirmó la suya. En abril de este año, envió una carta a la Federación Boliviana de Fútbol (FBF) pidiéndole que designe otra sede para los partidos de la Selección como local. La respuesta fue firme: Bolivia jugará en La Paz. El balompié nacional incluso presentó una demanda ante el Tribunal de Arbitraje Deportivo (TAS) para defender la práctica del fútbol en la altura.

Las intensas gestiones de la Federación Boliviana y de la Confederación Sudamericana finalmente rindieron sus frutos. En mayo, el día 27, el Comité Ejecutivo de la FIFA, reunido en Australia, decidió dar “un paso atrás para reabrir la discusión” sobre la práctica del fútbol en condiciones extremas.

El “Hernando Siles” albergó en junio el cotejo Bolivia-Chile. Hay quienes dicen que las actuales serán las últimas eliminatorias que se disputen en ese escenario. La FIFA en cualquier momento reabrirá el asunto porque los enemigos de la altura no se dan por vencidos.

Tras la resolución de la FIFA, del 27 de mayo de 2008, Bolivia no ha avanzado en los estudios médicos para defender a futuro la práctica del fútbol en la altura.

Diego Maradona fue uno de nuestros aliados

Entre los aliados de Bolivia para defender la práctica del fútbol en la altura estuvo Diego Armando Maradona. En marzo, el ex astro del fútbol argentino se solidarizó con el país y para demostrar que jugar a 3.600 metros sobre el nivel del mar no es dañino para la salud, a sus 47 años vino y jugó en el “Hernando Siles” durante una hora.

Después de hacer las delicias del público, en un encuentro que enfrentó a su equipo —compuesto por algunas figuras argentinas— con el boliviano —liderado por el presidente Evo Morales y los ex astros del balompié nacional, entre ellos Marco Antonio Etcheverry— Maradona gritó desde el borde del campo de juego: “Sí se puede, sí se puede”.

Un zurdazo de Diego Armando, convirtiendo el séptimo gol argentino y el tercero de su cuenta personal, cerró con broche de oro aquella tarde de lunes en Miraflores, ante unas 20.000 personas. Aunque no fue una diana que valiera la obtención de un título mundial —como el que ganó en México 1986— el “10” lo festejó en grande, se arrodilló en el césped y levantó los brazos hacia el cielo. La “goleada” del fútbol solidario a la FIFA estaba consumada.

“Ustedes tienen que jugar donde nacieron, hermanos, y eso no se los puede prohibir ni Dios, menos Blatter”, dijo Maradona, quien además fue nombrado por Morales “embajador de la defensa universal” del fútbol, por su apoyo a la campaña boliviana contra el veto.

El ex astro, un amigo de la altura, volverá a La Paz en marzo. Lo hará como director técnico de la selección argentina que visitará a la boliviana por las eliminatorias.

martes, 23 de diciembre de 2008

La FBF prefiere callar en el tema de la altura

El último Comité Ejecutivo de la Federación Boliviana de Fútbol (FBF) decidió que sólo el presidente, Carlos Chávez, sea el portavoz oficial para hablar sobre los temas relacionados con la defensa que debe realizar nuestro país para seguir jugando en ciudades de altura superiores a los 2.750 metros.

“Sólo Carlos Chávez y Alberto Lozada tienen la responsabilidad de hablar de ese tema”, sostuvo el vicepresidente de la FBF, y titular de la Liga, Mauricio Méndez.

Marcas entrevistó el 10 de diciembre al costarricense Carlos Palavicini, miembro de la Comisión Médica de la FIFA. La información publicada en nuestro matutino fue tocada en la última reunión del seno federativo.

El galeno informó desde Costa Rica que la Comisión Médica “no dará marcha atrás” en la recomendación que realizó a la FIFA para prohibir los partidos.

“En el tema de la altura ya está todo dicho, no creo que exista marcha atrás en las recomendaciones que realizamos en su momento”, subrayó Palavicini.

La medida que tomaría la FIFA afectará en la disputa de las siguientes eliminatorias mundialistas, ya que en la presente clasificatoria al Mundial de Sudáfrica 2010, el combinado verde concluirá jugando en el estadio Hernando Siles de La Paz.

Desde hace 12 días, Marcas intenta un contacto con el titular de la FBF; sin embargo no es posible, debido a que Carlos Chávez no cuenta con un celular.

El jefe de prensa de la FBF, Javier Silva, pidió que lo llamáramos el viernes 19 por la tarde, pero cuando lo hicimos, Chávez se encontraba ocupado. Al día siguiente enviamos un cuestionario por correo electrónico que no tiene respuesta hasta la fecha.

El presidente de la Asociación de Fútbol de La Paz (AFLP), Wálter Torrico, confirmó ayer que la Comisión de Defensa de la Altura no se reúne desde fines del mes de mayo, cuando la FIFA levantó preventivamente la suspensión sobre el estadio Hernando Siles.

“No tengo la menor idea de cómo marcha el tema, nunca me consultaron sobre lo que se está realizando. Desde mayo, jamás nos hemos vuelto a reunir”, aseguró Wálter Torrico.

Entrevista a: Mauricio Méndez
Presidente de la Liga

“No dejen que se duerma nadie”

Después de dos semanas, el presidente de la Liga y vicepresidente de la Federación Boliviana de Fútbol, Mauricio Méndez Roca, atendió nuestro llamado, pero muy gentilmente se excusó de dar una opinión sobre el tema de la altura.

Podemos hablar sobre el tema de la altura, de la reunión…
Disculpe que le corte, pero los temas relativos a la Liga son conmigo. La altura es un tema de la Federación, y tras las informaciones de la FIFA acordamos que hablen del tema sólo Carlos Chávez y Alberto Lozada.

Queremos saber qué opina de las declaraciones de Carlos Palavicini, de la Comisión Médica de la FIFA.
Les entiendo, pero en el Comité Ejecutivo se decidió sobre este tema y quedamos que Carlos Chávez y Alberto Lozada serán los únicos portavoces.

Pero ellos no quieren tocar el tema. Así nos dijo Lozada...
Leí la nota de La Razón y de manera personal le transmití mí criterio a la Federación, que debe ser la instancia que manifieste las estrategias a seguir.

La madrugada del 28 de mayo, usted nos dijo que no deberíamos dormirnos en este tema.
Es cierto, y lo mantengo, pero la Federación es la entidad que mantiene relación con la FIFA.

¿Y qué criterio tiene la Liga?
Tocamos el tema en nuestra reunión y le dije a Guido Loayza que hay que trabajar en el tema, porque él es parte de la Comisión de Defensa de la Altura.

Pero el comité da pocas señales.
Si yo estuviera en esa comisión, le metería con todo. Ustedes conocen cuál es mi tarea.

¿Y en qué quedará el veto?
Es importante que los medios sigan este tema. Lo único que puedo pedirles es que no dejen que se duerma nadie con el veto.

jueves, 11 de diciembre de 2008

La FBF evita comentar sobre el veto a la altura

Las instancias de la Federación Boliviana de Fútbol (FBF), responsables de la defensa de la altura, no tienen respuesta a la determinación de la Comisión Médica de la FIFA, de no dar marcha atrás en su recomendación de prohibir la disputa de los partidos a más de 2.750 metros, de acuerdo con la información que proporcionó a Marcas el médico Carlos Palavicini, miembro del mencionado equipo médico.

Antes de emprender viaje a Buenos Aires, este medio intentó conversar con el presidente de la FBF, Carlos Chávez, quien tenía el celular apagado. Pero el gerente Alberto Lozada fue enfático al pedir que “no toquen ese tema. Es todo una mentira, hablaremos el viernes a nuestro retorno”.

La resolución de la FIFA, del 27 de mayo, menciona que esta entidad deja sin efecto la suspensión de jugar en la altura, pero aclara que es de forma preventiva y sugiere realizar estudios para jugar al fútbol en condiciones extremas como calor, humedad, frío y niveles elevados de polución.

La madrugada del 28 de mayo, el presidente de la Liga, Mauricio Méndez, afirmó desde Zúrich que “la Federación debe trabajar desde mañana para presentar un estudio serio en la reunión de la comisión médica que se realizará el primer trimestre del 2009”.

Al respecto, el vicepresidente federativo Jorge Justiniano admitió que “no hay avances en el trabajo de la Comisión de Defensa a la Altura, en el comité ejecutivo no hemos conocido ninguna información de esta comisión, que deben manejar este tema porque son los entendidos”.

Sobre el tema, Guido Loayza, presidente de la comisión defensora, afirmó que “tenemos avances, tenemos que trabajar más y hablar menos. No debemos esperar hasta el último momento”.

Opiniones

No existe un estudio oficial
Herlan Murillo     || Clínica Fides

Creo que lo que la FIFA hará el 9 de marzo es ratificar que los equipos necesitan de entre 15 a 20 días de aclimatación para jugar en la altura porque hasta ahora no hay un estudio oficial que demuestre lo contrario. Existen varias opciones para contrarrestar esto, como el lograr que los equipos lleguen al aeropuerto y de inmediato se dirijan al campo de juego, esto ya se hizo.

No se cambiará de opinión
Hilde Spielvogel     || del IBBA

Este no es un veto a la altura, lo que la FIFA dice es que se puede jugar en la altitud, con una aclimatación de 15 días. Sé que éste es un veto indirecto, pues nadie estará dispuesto a ceder a sus jugadores con tantos días de anticipación. Estuve el 2007en Zúrich y la comisión médica no cambiará de opinión, porque es una conclusión de científicos, fisiólogos y deportólogos.

Comentarios irresponsables
Jorge Justiniano      || FBF

La Comisión Médica de la FIFA no tiene facultades de tomar esa decisión, sino el comité ejecutivo de la entidad. Pienso que existe irresponsabilidad en este señor (Carlos Palavicini) por esta clase de comentarios, ya que hay un presidente de una comisión que debe elevar un informe. Los miembros de la Comisión de Defensa de la Altura deben trabajar en el tema.

miércoles, 10 de diciembre de 2008

La FIFA tratará el veto a La Paz el 9 de marzo

La Comisión Médica de la FIFA no dará marcha atrás en su recomendación de prohibir la disputa de partidos a más de 2.500 metros sobre el nivel del mar, situación que afecta a la ciudad de La Paz, sede histórica de la selección boliviana en las eliminatorias a los mundiales.

Para tomar la decisión, esa instancia de la FIFA se reunirá el 9 de marzo en Zúrich.
El médico Carlos Palavicini, miembro de esta comisión, sostuvo ayer a Marcas, mediante una conversación telefónica, que “en el tema de la altura ya está todo dicho, no creo que exista marcha atrás en las recomendaciones que realizamos en su momento”.

El costarricense explicó que la comisión se reunió en septiembre y que su presidente, el belga Michel D’Hooghe, fue enfático al señalar que la resolución inicial se mantenga para prevenir la salud de los futbolistas.

“D’Hooghe fue claro al sostener que se cumpla la resolución y recomendación para no jugar a más de 2.700 metros de altitud”, remarcó el médico.
Palavicini ratificó que Bolivia concluirá jugando la actual eliminatoria a Sudáfrica 2010 en el estadio Hernando Siles.

“Para las próximas competiciones, la comisión médica sostiene no jugar en la altura, habrá que ver si existe alguna interposición o análisis que pueda realizarse, pero el foro que tuvimos fue específico y además fue publicado en un informe”, advirtió.

Sin embargo, Joseph Blatter, presidente de la FIFA, anunció que se deberá estudiar otras condiciones extremas que puedan afectar a los jugadores como calor, frío, humedad y polución.

“También estudiaremos esos extremos tal como nos lo hizo conocer la FIFA”, admitió Palavicini.

En nuestro país la Federación Boliviana de Fútbol nombró al ex presidente Carlos Mesa como asesor del Comité de Defensa a la Altura junto al presidente del Club Bolívar, Guido Loayza, quien es el máximo responsable.

La elaboración del libro blanco de la práctica del deporte en la altura costará 60.000 dólares.

Recomendación

2.750 metros
La Comisión Médica de la FIFA recomienda que por encima de los 2.750 metros, el período de aclimatación de las selecciones sea de una semana.

Mayor aclimatación
Por encima de los 3.000 metros, por regla general, no se disputarán partidos, excepto en caso de disponer de un periodo de aclimatación de dos semanas como mínimo.

domingo, 7 de diciembre de 2008

“La altura no tiene que ver con la calidad”


La entrevista a: Herlan Murillo
director de la CLÍNICA Fides

Lideró el equipo médico que durante ocho días concentró su esfuerzo en analizar el rendimiento de 55 ciclistas que fueron parte de la Vuelta a Bolivia de Ciclismo 2008, en el llano, el valle y la altura. El director de la clínica Fides, Herlan Murillo Rojas, demostró, en un informe de aproximadamente 20 páginas, que la altitud no es decisiva en el rendimiento de los deportistas.

¿Cómo se realizó el estudio?
Se basó en la primera Vuelta a Bolivia, una carrera que abarcó más de 1.200 kilómetros, partiendo de Santa Cruz, pasando por la Cumbre y llegando a los 4.496 metros. Calculamos toda la diferencia de altitud que corrieron los ciclistas y entre subidas y bajadas llegaron a los 9.000 m. Los deportistas llegaron de varios países y en base a su origen los clasificamos en dos grupos: los nativos de la altura, las personas que viven o radican a más de 3.000 m, y los nativos de la costa, las personas que viven o radican por debajo de los 3.000 metros.

¿Qué análisis se les practicó?
Una serie de exámenes médicos: el clínico, un electrocardiograma de reposo, una dosificación de hematocrito, hemoglobina, recuento globular y la oximetría de pulso, que es una relación porcentual de la concentración de oxígeno que existe en la sangre.

¿Cuál es el valor normal de la oxigenación de la sangre tanto en el llano como en la altura?
Como es porcentual, el valor normal al nivel de la costa es cercano al cien por ciento, puede estar 98 ó 99. En la altura la normalidad está cercana al 90 por ciento.

¿Cuál fue el trabajo durante el desarrollo de la competencia?
A todos los pedalistas se les hizo la medición de dos variables: la frecuencia cardíaca y la oximetría. La frecuencia cardíaca como un indicador del esfuerzo físico. Mientras más alta fue la frecuencia cardíaca, el ciclista hizo mayor esfuerzo. En base a este esfuerzo se clasificó cuatro grupos: leve, moderado, intenso y muy intenso. Se hizo énfasis en la oximetría, pues a medida que subimos en altura la oximetría bajó. Como era una competencia, por los abandonos de 120 ciclistas, sólo 55 colaboraron con el análisis.

¿Qué resultados se tuvo?
Vimos que la frecuencia cardíaca en la mayoría de los casos estuvo entre leve y moderado, que ningún ciclista hizo esfuerzo intenso o muy intenso porque cuando el esfuerzo es muy intenso puede haber cierto daño cardíaco; en ambos grupos vimos que el esfuerzo fue leve y moderado. En la séptima etapa detectamos un esfuerzo intenso, que fue de un corredor boliviano, pero muy intenso en ninguno, cero.

¿Y la oximetría?
Observamos que la oximetría de pulso fue afectada a nivel del llano, estaba de 98 a 100; en el valle estaba a los 90 y 91 y en la altura estaba a 87, estos datos para los ciclistas nativos de la costa. En cambio para los nativos de la altura bajaron de 98 a 90 y cuando subieron se mantuvieron en 90, eso significa que los nativos de la costa son afectados, pero tan poco que no es estadísticamente significativo. Estos datos los comparamos con las posiciones que obtuvieron en la tabla de la carrera y encontramos que los de la costa tienen mayor desempeño porque ganaron etapas, la meta volante y la general.

¿A quiénes destaca del estudio?
Al ciclista del llano de mejor rendimiento en la altura, el colombiano Camargo y al boliviano Soliz, el mejor en la montaña.

¿Qué se quiere demostrar?
Que lo que hace la diferencia entre un deportista y otro es la habilidad innata, el tiempo que le dedica a la actividad, los factores de entrenamiento, la alimentación y la tecnología. La altura no tiene que ver con la calidad.

¿Por qué se elaboró el análisis?
Primero para cuidar la salud de los ciclistas por ello pusimos dos ambulancias a disposición y un equipo de seis médicos, seis enfermeras y laboratoristas. Luego como ayuda a los trabajos de la altura que se hacen en el país.

¿El documento aportará a la defensa de la altitud ante la FIFA?
Sí, pero puede ir como una anécdota, pues es sólo un seguimiento. Enviaremos este informe a la UCI (Unión Ciclista Internacional) y luego al IBBA (Instituto Boliviano de Biología de la Altura) y a la Federación Boliviana de Fútbol.

¿Se hará un estudio más amplio?
No hay otro país donde se compita con este tipo de elevaciones. ¿Si tenemos todo por qué no aprovechar esto? Por eso, en marzo del próximo año realizaremos un estudio con un grupo de ciclistas voluntarios del país y del exterior. Contaremos con equipos más sofisticados.

El perfil

Nombre: Herlan Murillo Rojas.

Lugar y fecha de nacimiento: En La Paz, el 2 de marzo de 1963.

Familia: Katiuska (esposa), Paola, Sergio y Mauricio (hijos).

Especialidad: Cirugía digestiva y laparoscópica.

lunes, 1 de diciembre de 2008

“La altura no tiene que ver con la calidad”


La entrevista a: Herlan Murillo
director de la clínica Fides

Lideró el equipo médico que durante ocho días concentró su esfuerzo en analizar el rendimiento de 55 ciclistas que fueron parte de la Vuelta a Bolivia de Ciclismo 2008, en el llano, el valle y la altura. El director de la clínica Fides, Herlan Murillo Rojas, demostró, en un informe de aproximadamente 20 páginas, que la altitud no es decisiva en el rendimiento de los deportistas.

¿Cómo se realizó el estudio?
Se basó en la primera Vuelta a Bolivia, una carrera que abarcó más de 1.200 kilómetros, partiendo de Santa Cruz, pasando por la Cumbre y llegando a los 4.496 metros. Calculamos toda la diferencia de altitud que corrieron los ciclistas y entre subidas y bajadas llegaron a los 9.000 m. Los deportistas llegaron de varios países y en base a su origen los clasificamos en dos grupos: los nativos de la altura, las personas que viven o radican a más de 3.000 m, y los nativos de la costa, las personas que viven o radican por debajo de los 3.000 metros.

¿Qué análisis se les practicó?
Una serie de exámenes médicos: el clínico, un electrocardiograma de reposo, una dosificación de hematocrito, hemoglobina, recuento globular y la oximetría de pulso, que es una relación porcentual de la concentración de oxígeno que existe en la sangre.

¿Cuál es el valor normal de la oxigenación de la sangre tanto en el llano como en la altura?
Como es porcentual, el valor normal al nivel de la costa es cercano al cien por ciento, puede estar 98 ó 99. En la altura la normalidad está cercana al 90 por ciento.

¿Cuál fue el trabajo durante el desarrollo de la competencia?
A todos los pedalistas se les hizo la medición de dos variables: la frecuencia cardíaca y la oximetría. La frecuencia cardíaca como un indicador del esfuerzo físico. Mientras más alta fue la frecuencia cardíaca, el ciclista hizo mayor esfuerzo. En base a este esfuerzo se clasificó cuatro grupos: leve, moderado, intenso y muy intenso. Se hizo énfasis en la oximetría, pues a medida que subimos en altura la oximetría bajó. Como era una competencia, por los abandonos de 120 ciclistas, sólo 55 colaboraron con el análisis.

¿Qué resultados se tuvo?
Vimos que la frecuencia cardíaca en la mayoría de los casos estuvo entre leve y moderado, que ningún ciclista hizo esfuerzo intenso o muy intenso porque cuando el esfuerzo es muy intenso puede haber cierto daño cardíaco; en ambos grupos vimos que el esfuerzo fue leve y moderado. En la séptima etapa detectamos un esfuerzo intenso, que fue de un corredor boliviano, pero muy intenso en ninguno, cero.

¿Y la oximetría?
Observamos que la oximetría de pulso fue afectada a nivel del llano, estaba de 98 a 100; en el valle estaba a los 90 y 91 y en la altura estaba a 87, estos datos para los ciclistas nativos de la costa. En cambio para los nativos de la altura bajaron de 98 a 90 y cuando subieron se mantuvieron en 90, eso significa que los nativos de la costa son afectados, pero tan poco que no es estadísticamente significativo. Estos datos los comparamos con las posiciones que obtuvieron en la tabla de la carrera y encontramos que los de la costa tienen mayor desempeño porque ganaron etapas, la meta volante y la general.

¿A quiénes destaca del estudio?
Al ciclista del llano de mejor rendimiento en la altura, el colombiano Camargo y al boliviano Soliz, el mejor en la montaña.

¿Qué se quiere demostrar?
Que lo que hace la diferencia entre un deportista y otro es la habilidad innata, el tiempo que le dedica a la actividad, los factores de entrenamiento, la alimentación y la tecnología. La altura no tiene que ver con la calidad.

¿Por qué se elaboró el análisis?
Primero para cuidar la salud de los ciclistas por ello pusimos dos ambulancias a disposición y un equipo de seis médicos, seis enfermeras y laboratoristas. Luego como ayuda a los trabajos de la altura que se hacen en el país.

¿El documento aportará a la defensa de la altitud ante la FIFA?
Sí, pero puede ir como una anécdota, pues es sólo un seguimiento. Enviaremos este informe a la UCI (Unión Ciclista Internacional) y luego al IBBA (Instituto Boliviano de Biología de la Altura) y a la Federación Boliviana de Fútbol.

¿Se hará un estudio más amplio?
No hay otro país donde se compita con este tipo de elevaciones. ¿Si tenemos todo por qué no aprovechar esto? Por eso, en marzo del próximo año realizaremos un estudio con un grupo de ciclistas voluntarios del país y del exterior. Contaremos con equipos más sofisticados.

El perfil

Nombre: Herlan Murillo Rojas.
Lugar y fecha de nacimiento: En La Paz, el 2 de marzo de 1963.
Familia: Katiuska (esposa), Paola, Sergio y Mauricio (hijos).
Especialidad: Cirugía digestiva y laparoscópica.