lunes, 21 de abril de 2008

Hazaña de “altura” une Bolivia y Perú


Esta travesía es para demostrarle a la FIFA y al mundo que sí se puede hacer deporte en la altura, afirmó el nadador peruano que ayer unió las bahías de Yunguyo y Copacabana en el Lago Titicaca.

Rubén Medina Cruz, deportista peruano, le demostró ayer al mundo entero y en especial al presidente de la Federación Internacional de Fútbol Asociado (FIFA), Joseph Blatter, que sí se puede hacer deporte a más de 3.800 metros sobre el nivel del mar al unir a nado las bahías de Yunguyo (Perú) con Copacabana (Bolivia), en el Lago Titicaca, en tan sólo 4 horas 21 minutos.

Medina, de 43 años, dedicó la hazaña al Presidente de la FIFA, quien hace poco ratificó el veto a las ciudades ubicadas a más de 2.750 metros para la práctica del fútbol, excluyendo de esta manera a estadios de La Paz, Oruro, Potosí y de la ciudad de Cuzco en Perú.

“Esta es la segunda vez que hago la travesía para demostrarle a la FIFA que sí se puede hacer deporte en la altura. Tenía dos países en qué pensar (el momento de la travesía) en Perú y Bolivia; había un compromiso para que Blatter vea que acá sí se pueda hacer deporte en la altura. Ese es el mensaje a Blatter y al mundo entero de que sí se hace deporte a 3.810 metros de altura”, manifestó.

El deportista peruano comenzó la hazaña a las 10.30 de la mañana (hora boliviana) en la localidad de Yunguyo, partiendo de la bahía de Challapampa. Tras más de cuatro horas de nado, en medio de mucha expectativa tanto de autoridades de Perú y Bolivia, Medina alcanzó la orilla de Copacabana cuando el reloj marcó las 14.51 en medio del júbilo de miles de personas que apoyaron al nadador con el ¡Sí se puede!, ¡Sí se puede!, suceso que emocionó al campeón de nado abierto peruano, quien una vez en la playa pateó un balón de fútbol como signo de que sí se puede hacer deporte en la altura.

“Fue una emoción muy grande haber sido recibido por tanta gente, pero lo más importantes es haberle demostrado a la FIFA y al mundo entero, una vez más, que sí se puede hacer deporte en la altura”, reiteró el deportista con las banderas de Perú y Bolivia en las manos como símbolo de hermandad.

Para probarle a la FIFA que está equivocada y que el deporte es universal; Medina, oriundo de Arequipa, Perú, solicitó a las autoridades tanto bolivianas como peruanas unidad y continuar con su lucha contra el veto a la altura.

“Sigamos unidos y reclamemos lo que es de nosotros, tenemos muchos antecedentes históricos para que la FIFA haga una reconsideración de lo que sus ejecutivos acaban de decidir”, fue la demanda de quien instauró un nuevo récord Guinnes y que si las posibilidades están dadas continuará con sus proezas para demostrarle a la FIFA que está equivocada.

El evento también sirvió que las autoridades bolivianas y peruanas ratifiquen su apoyo al Lago Titicaca como Maravilla Natural del Mundo, proyecto al cual Medina se incorporó de manera plena.

No hay comentarios: