jueves, 13 de marzo de 2008

Un triunfo del llano en la altitud



Horas antes de que la FIFA analizara la reclamación de Bolivia para que permitan a su selección mantener la sede de La Paz en las eliminatorias del próximo Mundial, un equipo del llano jugó un partido y lo ganó un poco más arriba, en Potosí, por 2-3 tras remontar una desventaja de dos goles.

Fue el San Lorenzo argentino frente al Real Potosí el martes pasado a casi 4.000 metros sobre el nivel del mar, en la Copa Libertadores.

Potosí es la segunda ciudad más alta del mundo y está por encima de La Paz unos 420 metros, y el hecho se produjo cuando se discute “el nivel del mal”, como denominan sus críticos acérrimos a la causa de los efectos de la ciudad sede del Gobierno boliviano, donde otros equipos poco acostumbrados a escalar montañas no sólo sobrevivieron, sino que ganaron varias veces.

Como la selección de Hungría en la repesca con Bolivia para participar en el Mundial de Argentina’78 o la selección de Brasil, ante el mismo rival y también en el estadio Hernando Siles, en la final de la Copa América de 1997, para citar sólo algunos casos.

San Lorenzo, en cuya intimidad no se habló de la altura en los días anteriores al partido del martes, perdía por 2-0 hasta los 71 minutos, y pese a que suele decirse que los tramos finales de los partidos son los peores en esa situación, marcó tres goles hasta que el árbitro uruguayo Jorge Larrionda sopló por última vez el silbato.

Un día después se habla de “hazaña” en Argentina, pero también de “garra, compromiso y actitud” de los futbolistas, que al parecer son buenos antídotos para la escasa cantidad de oxígeno que hay allá arriba.

El encuentro se disputó tres días antes de que Julio Grondona, presidente de la Asociación del Fútbol Argentino (AFA) y vicepresidente de la FIFA, presente en la reunión del Comité Ejecutivo de esta entidad, en nombre de Sudamérica, una defensa de Bolivia para que mantenga a La Paz como sede de sus partidos.

El dirigente, que en 2007 puso en duda a las ciudades de altura para la disputa de partidos de fútbol, se comprometió esta vez a defender los derechos bolivianos, y la página web de la AFA publicó declaraciones suyas según las cuales dijo que las eliminatorias “se iniciaron de una manera y habrá que finalizarlas del mismo modo”.

La propuesta de veto a la altitud, surgida en los años 90 tras una derrota de Brasil en Bolivia durante el torneo clasificatorio del Mundial de Estados Unidos"94 y que estuvo a punto de concretarse cuatro años después, es atribuida ahora a Joseph Blatter, presidente de la FIFA.

Lo curioso es que en Bolivia recuerdan que el 10 de febrero de 2000 el dirigente suizo dijo cuando visitó el país andino que el organismo que representa “nunca castigará a una federación porque tenga situaciones extremas para la práctica del fútbol”.

“El asunto de altitud no me da miedo, porque yo vengo de un pueblo de Suiza que está frente a las más altas montañas de Europa, a más de cuatro mil metros, y para mí eso no es problema”, indicó en aquella ocasión.

Ahora, entre los apoyos a la reclamación de derechos de Bolivia, está el del presidente de la Confederación Brasileña de Fútbol, Ricardo Teixeira, además del que ha ratificado el número uno de la Confederación Sudamericana, el paraguayo Nicolás Leoz, y el resto de los titulares de las federaciones regionales.

Debatirán el asunto el viernes en Zúrich, tres días después de una prueba contundente que dio San Lorenzo, que posiblemente sirva para adjuntar como dato fresco a la presentación boliviana.

No hay mal que por bien no venga, dirán en Bolivia quienes están pendientes de la decisión de la FIFA, contrariamente a lo que indica el sentimiento que embarga a los que afirman que el Real Potosí tenía el partido ganado y lo perdió por falta de lo que le ha sobrado a San Lorenzo. En la altura.

Enrique Escande es un periodista argentino de la agencia española de noticias EFE.

No hay comentarios: