lunes, 17 de marzo de 2008

Braga, el hombre que más odia la altura, LLORON





Su nombre quedará grabado en los países, como el nuestro, que tienen ciudades de altura. Quizás se convierta en Bolivia en uno de los personajes más rechazados por ser, desde febrero del año pasado, el impulsor del veto, que por ahora afecta a la Selección Nacional y que mañana puede ocasionar que sean los clubes de sitios como La Paz, Oruro o Potosí, entre otros, los grandes perjudicados.

Es un hombre que inspira sentimientos encontrados entre la gente de fútbol, dentro y fuera de su país. Se conoce que muchos no comparten su política porque da prioridad a los intereses de su institución, aun sobre los de la selección brasileña; sin embargo, su experiencia de poco más de cuatro décadas en la dirigencia ha sido clave para que Flamengo continúe siendo considerado hoy en día uno de los más grandes e influyentes clubes del mundo.

Marcio Braga, presidente de Flamengo, accedió a conversar telefónicamente sobre su lucha contra el fútbol en altura.

Al brasileño de 63 años no le tiembla la voz para hablar de su posición y más cuando considera que los intereses de su club se ven afectados al disputar partidos “en desigualdad de condiciones”. Braga, quien presidió la delegación de Flamengo cuando en 2007 enfrentó a Real Potosí en la Villa Imperial por la Copa Libertadores, dice que sintió en carne propia los efectos de los casi 4.000 metros sobre el nivel del mar, en los que se ubica Potosí, y eso le motivó a iniciar la campaña en favor del veto.

El dirigente fue el que aseguró que el Flamengo nunca más iría a ningún lugar que estuviera tan alto sobre el nivel del mar. En el caso de él, ni siquiera de vacaciones, porque admite que su salud corre peligro, y “peor la de los deportistas que deben correr durante 90 minutos”, según su punto de vista.

En su campaña en favor del veto se reunió con representantes de las Naciones Unidas, con el presidente de la FIFA, Joseph Blatter, y organizaciones médicas internacionales que hacen estudios sobre el rendimiento de los deportistas en ciudades con altura.

Por detrás tiene los consejos de su compatriota Kleber Leite, vicepresidente de Flamengo y que fue uno de los que encabezaron un movimiento de Brasil en 1993 para vetar al estadio Hernando Siles después de la épica victoria de Bolivia sobre Brasil por 2-0, con goles de Marco Etcheverry y Álvaro Peña, por las eliminatorias al Mundial USA 94.

El viernes, el Comité Ejecutivo de la FIFA ratificó una reglamentación que, como en la práctica no se puede cumplir, veta a las ciudades con altura.

“La decisión ya estaba tomada desde mayo del año pasado. La FIFA emitió un comunicado oficial a la Conmebol recomendando que los partidos en altura deben merecer un tratamiento especial, es decir que el equipo que no sea de altura deba cumplir un periodo de aclimatación de forma obligatoria para llegar en las mismas condiciones que el equipo local. La definición que hizo el comité ejecutivo de la FIFA, el 27 de mayo pasado, se basó en la opinión de médicos sudamericanos, expertos en el tema y también en un informe de la comisión médica de este organismo”.

La decisión de la FIFA no prohíbe jugar en la altura, sino indica que a ciertas alturas se deben tomar precauciones. De esa manera se abre la posibilidad para que selecciones que estén en condiciones de aclimatarse puedan jugar en ciudades como La Paz.

“No es lo que yo buscaba, pero es lo que se debe hacer para jugar en igualdad de condiciones. Queda claro que no está prohibido jugar en la altura. No hay veto, sino un condicionamiento”, dice.

La semana pasada, San Lorenzo de Argentina vino a Potosí y consiguió una victoria. Estadísticamente, hay infinidad de resultados que favorecen a equipos y selecciones de Brasil y de Argentina, que aunque se quejan de la altura, obtienen buenas ganancias de puntos en ella. Braga no tiene explicación para ello. Empero, contó qué lo motivo para luchar en contra de la altitud.

“No tengo cómo dar explicaciones técnicas. No soy un técnico experto, soy presidente del club Flamengo de Río de Janeiro y dirigente por más de 40 años. Lo que vi en el partido de Flamengo con Real Potosí el año pasado me impresionó mucho, porque los jugadores se sentían mal en el campo, tenían que salir a los laterales para tomar aire de los tubos. Cuando el golero sacó un tiro de meta, salió tambaleando. Eso me preocupó mucho y por eso me dirigí rápido al médico de mi club (José Luiz Runco) y le pregunté si había algún riesgo para la vida de un atleta en practicar fútbol a tal altitud.

Respondió que sí. Luego hice similar consulta al médico cardiólogo y me respondió que, si no existe una aclimatación, es muy peligroso jugar en la altura. Y los dos son profesionales reconocidos en el país. También ambos son los médicos de la selección brasileña. Además, uno de ellos es vicepresidente de la Asociación Médica Deportiva de América del Sur, cuyo presidente es el médico de Boca Juniors de Argentina. Pero no contento con esas afirmaciones, fui donde él (a Buenos Aires) y le pregunté lo mismo. Él también coincidió con sus colegas. Entonces decidí hacer la representación legal a la FIFA y este organismo mandó la queja a su comité médico. Y fue así que luego de algunos estudios, unánimemente, el comité ejecutivo del máximo organismo del fútbol en el mundo decidió prohibir que se juegue a más de 2.500 metros de altura sobre el nivel del mar”.

En la altura nunca se ha producido un hecho fatal. Las noticias de jugadores que han perdido la vida en los terrenos de juego han provenido desde el llano, desde el calor, desde las altas humedades. Pero la campaña de Braga comienza por temor a que pueda pasar algo fatal en la altitud, pero más porque de ese hecho se culpe a los dirigentes del club en el que actuó el futbolista.

“El año pasado, el jugador Serginho, de São Caetano, murió aquí (en Brasil) durante un partido. Tenía una dolencia coronaria que no había sido detectada, o algo así, pero lo concreto es que murió; ¿y quién es el que está siendo procesado criminalmente? El presidente del club y el médico. O sea, si sucede algo con nuestros atletas por jugar en la altura, yo sería procesado, igual que el médico y el presidente del club que permitió la irregularidad. Por eso no quiero mandar a los atletas de mi club a exponer sus vidas si está comprobado que hay peligro al jugar en la altura sin aclimatación. Por eso, la determinación nuestra es clara, porque, además, si un jugador muere en un partido por una irresponsabilidad nuestra, no será enjuiciado el presidente de la Conmebol (Nicolás Leoz) por programar un partido en la altura, sino nosotros por jugarlo”.

(La entrevista a Marcio Braga fue realizada por Claudia Siles, editora de fin de semana del diario El Deber.)

La otra mirada

PERSONA NO GRATA

Marcio Braga o Marcio Baroukel de Souza Braga (su nombre completo) fue declarado persona no grata por los hinchas del Cienciano de Cusco (Perú). El dirigente brasileño también dirigió su artillería a ese club porque juega sus partidos en una ciudad que supera el límite que permite la FIFA.

SUS DATOS

Braga nació hace 63 años y desde muy joven incursionó en la dirigencia del “Fla” —así se lo denomina al popular club de Río de Janeiro—. Hace poco ofreció el cuerpo médico de su club para que Ronaldo cumpla la rehabilitación de su lesión en Río de Janeiro.

SÓLO UNA VEZ

El dirigente brasileño dijo que su única experiencia en la altura fue cuando presidió la delegación de Flamengo que el año pasado jugó en Potosí. “Una vez y me sentí muy mal. Y por si hubiese alguna duda de que afecta, el ministro de Justicia de Brasil se desmayó en un acto oficial en La Paz hace poco. Estaban el presidente Lula da Silva, el ex Mandatario de Argentina (Néstor Kirchner) y el de Paraguay (Nicanor Duarte), cuando de repente se sintió mal y perdió el conocimiento. Fue atendido por el médico del presidente boliviano y por la propia presidenta de Chile (Michelle Bachelet), que también es médica. Hay gente que se siente muy mal, otros no sienten nada, pero no se puede correr el riesgo de que le suceda algo a un jugador que se esfuerza bastante en un partido”.

NUNCA MÁS

“Conmigo no va a pasar nada, ¿sabe por qué?, porque además de que no juego, no voy más a una ciudad con altura. Ya fui una vez y me sentí muy mal, ya no vuelvo ni de vacaciones”.

Las frases

Estamos en una competencia deportiva y tiene que haber igualdad de condiciones entre los equipos. No puede haber diferencia. Si no hay igualdad, no es justo. No podemos poner a luchar en un cuadrilátero a un peso pluma con un peso pesado”

Yo no voy a asumir esa responsabilidad de mandar a mis atletas a jugar en la altura sin aclimatación, y si sucede alguna cosa, seré procesado por la justicia por una irresponsabilidad. Ése es un riesgo que no quiero correr porque no tendría justificación”

Sí, San Lorenzo ganó, y Flamengo también empató. Nosotros igual no perdimos, pero eso no quiere decir nada. El resultado no cambia los efectos que provoca la altura. Lo grave es que la vida de los deportistas corre peligro cuando no se cumple una aclimatación”

Marcio Braga

1 comentario:

Tygogal dijo...

Warning! See Please Here or Here