lunes, 24 de marzo de 2008

AFLP denuncia que nadie hizo nada

La Asociación de Fútbol de La Paz (AFLP) quiere tomar parte activa en la defensa de la altura, en procura de que La Paz y el estadio Hernando Siles sigan albergando los partidos de la Selección Nacional por las eliminatorias mundialistas. Su directiva analiza plantear directamente, si la Federación Boliviana (FBF) no lo hace, un recurso en el Tribunal Arbitral Deportivo (TAS) contra la FIFA, por prohibir la práctica del balompié en sitios de altitud sin una previa aclimatación que en la práctica es imposible de que se dé.

El nuevo directorio de la AFLP, presidido por Wálter Torrico, ha convocado para hoy a una conferencia de prensa (11.00) en la sede de la entidad, donde dará detalles de su plan.

Gracias a sus contactos en Europa, la dirigencia de la Asociación de Fútbol ha recabado una información “preocupante”, en sentido de que la FBF no ha hecho nada ante la FIFA para evitar el veto, y sólo se ha hecho representar por la Confederación Sudamericana de Fútbol (Conmebol) a través de gestiones que no han prosperado.

Los representantes de Sudamérica ante la FIFA, el brasileño Ricardo Teixeira, el argentino Humberto Grondona y el titular de la Conmebol, el paraguayo Nicolás Leoz, no han hecho nada por defender a la altura, por el contrario, han empeorado las cosas, de acuerdo con la percepción que tienen los directivos de la Asociación. Es más, el presidente de la Confederación Brasileña de Fútbol es el más interesado porque se vete a la altura.

Según la AFLP, son principalmente Brasil y Argentina los que no quieren que sus selecciones se expongan a jugar en La Paz.

De acuerdo con la misma versión, la FBF nunca ha enviado documentación de defensa de la altura a la FIFA, eso consta en su departamento legal.

Torrico y compañía propondrán hoy que la Federación Boliviana de Fútbol (FBF) contrate abogados en Europa —entre ellos una profesional boliviana— que tienen conocimiento del tema por su cercanía y sus contactos con la FIFA, y que hagan gestiones efectivas ante el TAS en procura de que, primero, el caso sea aceptado en esa instancia y, después, sea favorable a La Paz y otras ciudades que están en la altitud.

No ven con buenos ojos, en cambio, que la Federación —como trascendió— contrate un grupo de abogados uruguayos para que la represente.

Según la dirigencia de la Asociación, si la Federación Boliviana de Fútbol, encabezada por Carlos Chávez, no asume la decisión de demandar a la FIFA, puede hacerlo la AFLP con apoyo del Gobierno del presidente Evo Morales.

La Asociación también planea pedir un informe de las gestiones que ha hecho el Comité Único de Defensa de la Altura en todo este tiempo, si ha tenido respaldo económico para llevar adelante sus gestiones y, en ese caso, en qué ha invertido los recursos.

Si es necesario, dijo una fuente de la Asociación, hay que reorganizar ese Comité para que tenga una actuación más decidida en procura de defender los intereses del fútbol nacional.

A propósito. Para esta tarde está convocada en La Paz una reunión del Comité, que la anterior semana evaluó la ratificatoria de la FIFA para que no se juegue en la altitud.

“Solapados enemigos de La Paz y su altura”

El dirigente del club The Strongest, Alfredo Arnez Pérez, sugiere que Bolivia pelee por su derecho de elegir en dónde jugar, y no busque que la continuidad de los partidos de la Selección Nacional en La Paz sea el efecto de una “limosna” de parte de los que acepten venir.

“Jugar el fútbol internacional en la ciudad de La Paz no debe ser una limosna, sino un derecho, y todos lo conquistaremos de pie, jamás de rodillas, luchando contra el delirio inadmisible de los seniles de la FIFA que intentan dolosamente dañar al pueblo boliviano, y muy especialmente a la niñez y juventud” de nuestro país, escribe Arnez, en un artículo que tituló “Solapados enemigos de La Paz y su altura”.

Según Arnez, “la actitud del presidente de la Confederación Sudamericana de Fútbol, Nicolás Leoz, nos muestra una dualidad y falsedad muy notorias, por cuanto siempre que debe asumir la defensa de quienes lo eligieron finge enfermedades o cualquier pretexto para convalidar con su ausencia en reuniones de la FIFA el atropello a Bolivia y especialmente a La Paz y otras ciudades de Sudamérica que tienen altura”.

Leoz no estuvo en la última reunión del Comité Ejecutivo de la FIFA en la que se ratificó el veto, precisamente porque estaba enfermo.

“La inconducta de Leoz es un complemento a las argucias de nuestros principales enemigos que son Teixeira de Brasil y el oscuro médico argentino de apellido Madero, que hace muchos años complota contra el fútbol boliviano forzando informes para convencer en Europa que jugar en La Paz supuestamente sería peligroso”, agrega.

También señala al periodista argentino Fernando Niembro (FoxSports) como enemigo de la altura y a “algunos locutores de televisión” en Santa Cruz que “en forma permanente y sin disimulo conspiran con sus comentarios para quitarle al fútbol la universalidad que tiene”.

Finalmente, le pide “consecuencia y equilibrio” al presidente de la Federación Boliviana de Fútbol (FBF), Carlos Chávez, “entre lo que hace y lo que dice”, y considera “declaraciones impertinentes” de éste, en sentido de que “La Paz no es dueña de la Selección”, lo que —concluye Arnez— nos hace pensar sobre su real y veraz intencionalidad acerca de la altura.

No hay comentarios: