martes, 26 de febrero de 2008

La Conmebol no da pie atrás: se juega en la altura

Los clubes brasileños están conminados a cumplir el programa de partidos de la Copa Libertadores de América en los estadios y fechas programados oportunamente, incluidos los sitios en los que ellos llaman “altura extrema”. Caso contrario, serán retirados de la competición y multados como manda el reglamento.

Así respondió la Confederación Sudamericana de Fútbol (Conmebol) a una carta de Flamengo, Cruzeiro, Santos, Sao Paulo y Fluminense, a través de la cual éstos le dieron a esa entidad 48 horas para “adoptar expresamente el límite establecido por la FIFA” para los partidos en la altura y que no se realicen los juegos de la Libertadores “en altitudes extremas” que, según los dirigentes del fútbol brasileño, “representan grave riesgo para la vida de los deportistas”.

Encabezados por el Flamengo, los representantes de Brasil en la máxima competición de clubes de Sudamérica quisieron desconocer la medida que, al respecto, tomó la Conmebol, y hacer prevalecer la determinación de la FIFA, según la cual los juegos a más de 2.750 metros sobre el nivel del mar deben ser precedidos de una adaptación del equipo visitante de por lo menos 15 días, lo que en los hechos es imposible que se pueda dar.

Pero esa medida de la FIFA es sólo para sus competiciones, es decir, las eliminatorias mundialistas.

“No se puede jugar con la vida de las personas”, dice parte de la carta enviada a la Conmebol por los clubes brasileños, que hacen recuerdo que en el Reglamento de la Copa está establecido que los partidos de este torneo “observan las conductas y medidas exigidas por la FIFA”.

La respuesta inmediata de la Confederación Sudamericana de Fútbol fue contundente. “El Reglamento de la Copa Santander Libertadores de América contiene artículos expresos para los casos de inasistencia a los partidos programados oficialmente, tal como quedó determinado en el sorteo oficial realizado por la Conmebol en Asunción el 19 de diciembre de 2007”.

En ese párrafo les dice a los opositores a la altura que si no se presentan a jugar serán eliminados de la competición, deberán pagar una multa (unos 100 mil dólares) y no podrán participar en torneos de la Confederación durante al menos dos años.

La Conmebol, al aclarar que es parte de la FIFA y por lo tanto es respetuosa de sus reglas y normativas, les recuerda que el máximo organismo del balompié mundial, “ante la consulta de los clubes de Brasil sobre la resolución de normar el juego del fútbol a gran altura, indicó que, tratándose de torneos de clubes regionales, corresponde a cada Confederación determinar sobre este particular asunto”.

En su decisión del 10 de diciembre del año pasado, en Tokio, el Comité Ejecutivo de la FIFA “no prohibió jugar en estadios de gran altura, la resolución recomienda que se deben tomar previsiones para una adecuada aclimatación”, dice la carta de la Conmebol.

“El Comité Ejecutivo de la Conmebol, en su reunión del 22 de enero de 2008, realizada en Santiago de Chile, convocada para tratar exclusivamente el tema del fútbol a gran altura, y con base en las estadísticas que muestran no haber existido ningún hecho fatal, decidió, solidariamente, mantener la programación de los partidos de la Copa Santander Libertadores de América 2008, en los estadios de los equipos clasificados, sin ninguna exención”.

Según la Confederación, el tema de la altura no es un “caso cerrado”, y a pedido suyo, la FIFA aceptó volver a reconsiderar su resolución de Tokio en su próxima reunión que se realizará en marzo de 2008 en Zúrich. “Las Asociaciones Nacionales sudamericanas afiliadas a la Conmebol han planteado dejar en suspenso la aplicación de la resolución sobre el fútbol a gran altura (incluyendo partidos de eliminatorias mundialistas) y crear una Comisión Médica Científica Sudamericana para que estudie los efectos de jugar en la altura y otras condiciones extremas y sus formas de atenuarlas”.

Como su pedido fue “rebotado” por la Conmebol, el presidente del Flamengo, Marcio Braga, se reunirá este miércoles con el de la FIFA, Joseph Blatter, para pedir que se aplique la prohibición en los torneos de la Confederación.

El dirigente del Flamengo viajó ayer a Suiza para presentar su queja ante la FIFA, que también es sostenida por los otros cuatro clubes brasileños que participan en la Copa.

“Nuestro objetivo es hacer que la Confederación Sudamericana de Fútbol (Conmebol) cumpla la decisión de la FIFA. Estamos luchando por la vida de nuestros futbolistas”, explicó el dirigente brasileño.

Otra mirada

AL “FLU” LE FUE BIEN

El Fluminense fue el primer equipo brasileño en jugar en la altura, en la actual versión de la Copa Libertadores 2008, y consiguió un resultado 0 a 0 en su visita al Liga Deportiva Universitaria de Quito, en Ecuador. Nadie de los visitantes se quejó por haber obtenido un buen resultado en una cancha que no está en el llano.

Quito es una de las ciudades adonde se debería ir a jugar tomado previsiones para una adecuada aclimatación, según la resolución de la FIFA del pasado mes de diciembre. Pero el Fluminense no adoptó ninguna y le fue bien.

EN POTOSÍ Y CUSCO

Real Potosí recibirá al Cruzeiro el 16 de abril. Ése será el último partido del conjunto brasileño en la fase de grupos de la Libertadores, y quizás ya venga clasificado.

El Flamengo, por su parte, debe ir a cancha del Cienciano, en la altura de Cusco, el 9 de abril. Para ese día está programado su penúltimo partido de la fase, el último fuera de casa.

“PERSONA NON GRATA”

Un grupo de hinchas del equipo peruano Cienciano de Cusco declaró ayer “persona non grata” al presidente del Flamengo de Brasil, Marcio Braga, por solicitar a la FIFA que se impida jugar partidos de la Copa Libertadores y otras competiciones en estadios ubicados a más de 2.750 metros sobre el nivel del mar.

El jefe de la barra Furia Roja del Cienciano, José Antonio Paucar, dijo a la agencia oficial Andina que la actitud de Braga es discriminatoria.

“Esa actitud del poderoso Flamengo se deduce al temor a perder. Hasta el momento no se han registrado muertes de jugadores a causa de la altura como señala Braga”, declaró Paucar.

El Santos llegará a Oruro el mismo día del partido

El Santos de Brasil llegará a Oruro el mismo día que debe jugar con San José, el próximo 19 de marzo. Dos días antes arribará a Cochabamba, donde establecerá su cuartel general en Bolivia.

La dirigencia del club brasileño ya ha comunicado a su par del boliviano el cronograma de viaje y los requerimientos —de tipo logístico— para presentarse en el estadio Jesús Bermúdez por la Copa Libertadores de América.

Mientras oficialmente hace gestiones junto con otros cuatro clubes de Brasil contra la altura, por otra toma sus previsiones, lo que quiere decir que en ningún momento ha pensado en no presentarse a jugar en Oruro.

Santos llegará a Cochabamba en un vuelo chárter, el día 17; se entrenará el 18 en esa ciudad, y el 19 viajará por tierra a Oruro para llegar sólo unas horas antes del choque con San José, marcado para las 20.50.

“Ellos nos pidieron que nos hagamos cargo del traslado de la delegación de Cochabamba a Oruro, los hospedemos en un hotel y, sobre todo, organicemos el aspecto referente a la parte de seguridad; harán lo mismo cuando a nosotros nos corresponda jugar el cotejo de vuelta”, informó el directivo de San José, Adolfo Espinoza.

Para hoy está previsto que un enviado del Santos arribe a Oruro, quien coordinará con la gente de San José la llegada y permanencia de su equipo en Bolivia.

No hay comentarios: