sábado, 12 de enero de 2008

La FIFA se endurece más contra la altura

La Federación Internacional de Fútbol Asociado (FIFA) se ratificó en su decisión de retirar los partidos de fútbol en ciudades situadas encima de los 2.750 metros de altura siempre y cuando no exista un tiempo de aclimatación. La Federación Boliviana de Fútbol reaccionó y solicitó una reunión del Comité Ejecutivo de la Conmebol, que se realizará el 22 de enero en Santiago, donde defenderá su derecho de jugar en La Paz.

La medida, que entra en vigencia con “carácter inmediato y reemplaza todas las decisiones adoptadas anteriormente”, borra al estadio Hernando Siles del mapa de las competiciones de la FIFA que sugiere por lo menos dos semanas de adaptación, cuando las selecciones tienen a sus jugadores, sobre todo aquellos que llegan de Europa, faltando cinco días para cada compromiso oficial.

Los partidos programados para junio contra Chile y Paraguay por la eliminatoria sudamericana para Sudáfrica 2010 ya no se disputarían en la sede del Gobierno, sino en otros escenarios que se ajusten a la disposición.

El jueves, la FBF recibió dos comunicados del ente matriz del fútbol, uno firmado por el presidente Joseph Blatter, y otro por su secretario general, Jerome Valcke, en los que se confirma la resolución del Comité Ejecutivo de FIFA del 15 de diciembre del año pasado en Japón, donde se anunció que se sugiere no disputar compromisos de competencias internacionales si es que acaso los futbolistas no cumplen con un periodo de adaptación.

Basada en la recomendación de su comisión médica presidida por el médico belga Michel D"Hooghe, la FIFA diseñó una escala de periodos de aclimatación.

A partir de los 2.500 msnm hasta los 2.749 msnm se sugiere tres días de aclimatación; estar una semana antes de un partido es la recomendación desde 2.850 hasta 2.999 msnm; mientras que para ciudades situadas encima de ese límite “por regla no se disputarán partidos excepto en caso de disponer de un periodo de aclimatación de dos semanas como mínimo”.

La FBF reaccionó con molestia. El presidente Carlos Chávez dijo que el país es soberano de elegir la sede de los partidos de su selección y solicitó una reunión de emergencia del Comité Ejecutivo de la Conmebol para el 22 de enero en Santiago de Chile, aprovechando la disputa del Sudamericano femenino de la categoría Sub-17 en ese país.

Allí solicitará que se honre el acuerdo unánime al que se llegó el 15 de junio de pedir que se respete a La Paz como sede histórica de la Selección Nacional. El presidente de la República, Evo Morales, encabezó esa misión que le dobló el brazo a la Conmebol.

Un mes después, la FIFA aceptó el pedido de sus asociados de Sudamérica y en un comunicado de cinco puntos, de los cuales el tercero rezaba: “Accediendo a un pedido específico de la Federación Boliviana de Fútbol y al respaldo unánime de la Conmebol, se autoriza en esta oportunidad que la ciudad de La Paz sea escenario de los partidos de la Selección de Bolivia en el estadio Hernando Siles”.

En el siguiente punto se solicitaba a las autoridades políticas y deportivas del país “realizar las gestiones tendentes a que la ciudad de La Paz disponga en el futuro de un escenario deportivo que contemple los estudios realizados por la Comisión Médica de la FIFA, en una cota máxima de 2.500 metros sobre el nivel del mar con una tolerancia de hasta 2.800 metros para las futuras competencias”.

La nota firmada por Blatter enviada al secretario general de la Conmebol, Eduardo Deluca, con copia a sus asociaciones afiliadas, señala en uno de sus párrafos: “Cabe adjuntar que esta decisión tiene efecto inmediato y reemplaza todas las decisiones adoptadas anteriormente”.

“De antemano le agradezco su amable comprensión puesto que, al igual que su persona, nuestra principal preocupación es proteger nuestro deporte, sobre todo a los jugadores. Esta decisión parte de este principio, ya que mejor es prevenir que lamentar, y no queremos esperar que ocurra un accidente para hacer algo al respecto”, finaliza la misiva.

La Conmebol apoyó la resolución

La nota que envió el presidente de la FIFA, Joseph Blatter, a la Conmebol, y que tiene copias a las asociaciones sudamericanas, señala que los enemigos de disputar partidos en La Paz son Argentina y Brasil.

Julio Grondona, presidente de la Asociación de Fútbol Argentino y primer vicepresidente de la FIFA; Nicolás Leoz y Ricardo Terra Teixeira, titulares de la Conmebol y miembros del Comité Ejecutivo de la entidad, respaldaron las sugerencias hechas por la Comisión Médica de la FIFA y no hicieron nada a pesar de que en la reunión del 15 de junio en Asunción la Conmebol había instruido hacer las gestiones para defender la práctica del fútbol en la altura hasta que se culminen los estudios médicos.

“Todos y cada uno de los miembros del Comité Ejecutivo escucharon los argumentos en los que se basó esta recomendación y la ratificaron prácticamente por unanimidad, incluidos los representantes de la Conmebol”, dice una parte de la nota que fue enviada por Blatter al secretario general de la Conmebol, Eduardo Deluca y que la FBF difundió ayer.

Todo comenzó cuando Bolivia le ganó a Brasil 2-0, en La Paz, por la eliminatoria para la Copa del Mundo de Estados Unidos ‘94.

Haber obtenido cinco copas mundiales le da poder a ese país para influir en las decisiones que asume la entidad.

El dato

SÓLO LA ELIMINATORIA

La Federación Boliviana de Fútbol aclaró que la medida de la FIFA tiene carácter sólo para los partidos de las competiciones que ella organiza. En el caso del país, es válida para la eliminatoria.

En cambio, la Copa América, la Libertadores y la Sudamericana, que son organizadas por la Conmebol, quedan libres de la disposición, por lo que no peligra el hecho de que los clubes Real Potosí, San José y La Paz Fútbol Club disputen los partidos internacionales que tienen este año en sus respectivas ciudades.

Ratificó defensa en la conmebol

Chávez dice que el derecho de elegir sede no se discute

La Federación Boliviana de Fútbol (FBF) no parará con la defensa en contra del veto a la altura, después de que la FIFA, a través de un comunicado enviado a la Confederación Sudamericana de Fútbol (Conmebol), ratificara ayer la prohibición de jugar fútbol en ciudades que se encuentran a más de 2.750 metros sobre el nivel del mar.

Carlos Chávez, presidente de la FBF, reiteró el rechazo a la postura del organismo internacional y aseguró que la lucha continuará hasta revertir la medida, que va en contra “de la soberanía que tenemos de elegir dónde jugar”.

Nuestra postura, como Federación Boliviana de Fútbol, es defender algo que se nos quiere violentar, cercenando los derechos universales”, aseguró el mandamás federativo.

Tras analizar el comunicado de la FIFA, Chávez sostuvo reuniones de emergencia ante lo que consideró “una nueva agresión que se pretende consumar contra el fútbol boliviano”.

Insistió en que la defensa no cesará. “Tenemos una posición principista y de soberanía de seguir con las medidas de adoptar posiciones como corresponde a nuestro país, en defensa del derecho que se tiene de jugar al fútbol donde se vive”.

El titular federativo se refirió también a la actuación de los representantes de la Conmebol en la FIFA: Julio Grondona, presidente de la Asociación del Fútbol Argentino (AFA) y vicepresidente de la entidad internacional, y Ricardo Teixeira, presidente de la Confederación Brasileña de Fútbol (CBF).

“A nivel personal, pienso que la sinceridad y las notas de apoyo y ayuda que ha entregado don Julio Grondona para con Bolivia siempre fueron muy claras. De Teixeira no digo nada... sin comentarios, y siempre lo voy a mantener así”, dijo.

Informó, sin dar detalles, que ayer tanto él como el tesorero de la Conmebol, Romer Osuna, conversaron con algunos presidentes federativos del área “y han sido determinantes porque la postura es firme, principista, y eso esperamos ratificarlo el 22 en la reunión de emergencia que se realizará en Santiago de Chile”, concluyó Chávez, quien mostró su extrañeza porque la decisión señala en parte de su texto “la aplicación inmediata”, reemplazando a las otras adoptadas con anterioridad.

Por su parte, Osuna opinó que “el argumento que se está esgrimiendo es de orden médico, pues se dice que es para preservar la salud del jugador, y vamos a volver a pedir una posición de la Confederación de rechazo de esta actitud que la consideramos discriminatoria, porque la posición de Bolivia no se discute, pues ha sido respaldada, y esto se debe a algunos intereses económicos o intereses deportivos regionales que pretenden marginar a Bolivia”.

La otra mirada

FUERTE DISCUSIÓN

El presidente de la Federación Boliviana de Fútbol, Carlos Chávez, habló por varios minutos con su colega argentino, Julio Grondona, uno de los miembros de la Conmebol que forman parte del Comité Ejecutivo de la FIFA. En varias ocasiones, el dirigente boliviano elevó el tono de voz cuando reclamaba apoyo para Bolivia en su lucha contra el veto.

Hubo también comunicación con otros presidentes de asociaciones nacionales, mientras que al resto se les envió cartas solicitando ratificar la resolución adoptada el 15 de junio del año pasado en Asunción, donde se resolvió seguir jugando en la altura hasta la conclusión de los informes médicos.

COMITÉ EJECUTIVO

El Comité Ejecutivo de la FBF ha sido citado de emergencia hoy en Cochabamba. Allí se definirán las estrategias a seguir. Hay varias propuestas. Aunque no se oficializó, se habló de boicotear algunas competiciones internacionales. En la reunión de ayer en Santa Cruz no participaron todos los miembros, sólo estuvieron Carlos Chávez y el tesorero, Jorge Pacheco. También asistieron David Paniagua, asesor de Futbolistas Agremiados de Bolivia, y Romer Osuna, el tesorero de la Conmebol.

Mauricio Méndez, presidente de la Liga; Jorge Justiniano, titular de la Asociación Nacional de Fútbol, y Jorge Zambrano, secretario general de la FBF, participarán en el encuentro que está programado para las 10.00.

Gobierno, en campaña internacional

El presidente de la República, Evo Morales, asumirá una defensa internacional en todas las instancias para revertir el veto a los escenarios deportivos que estén por encima de los 2.750 metros sobre el nivel del mar.

Milton Melgar, viceministro de Deportes, anticipó que el lunes se reunirá con el presidente Morales y el martes, posiblemente, ya estén viajando a Buenos Aires para iniciar la campaña internacional contra esta prohibición.

“Vamos a seguir con la misma postura. Siempre han dado el mismo mensaje de que es irreversible, pero hicimos cambiar esas resoluciones y ahora haremos lo mismo”, aseguró Melgar.

La autoridad gubernamental indicó, además, que la FIFA se equivoca porque no hace nada en regiones cálidas donde sí se producen muertes de futbolistas. “En cambio en la altura nunca hubo tragedias de esta naturaleza.

La Federación Boliviana de Fútbol es la que determina dónde debemos jugar. Entonces haremos fuerza con todas las organizaciones para seguir jugando en la ciudad de La Paz”, expresó Melgar.

Criticó la decisión del organismo internacional al señalar que todo lo que se hizo hasta el momento, como las visitas del Primer Mandatario a instancias deportivas y gubernamentales de diversos países a nivel mundial, quedan en la nada y eso no puede ser.

“Todos tenemos que estar comprometidos, porque esta medida no sólo perjudica al fútbol, sino a las demás disciplinas”, aseguró.

También señaló que con una medida así, las competencias locales no tendrían razón de ser. “No tiene sentido clasificar a una Copa Libertadores de América o a la Sudamericana si no vamos a jugar. Como ex futbolista y ahora como autoridad, se va a hacer una defensa fuerte con una determinación de jugar en la altura”.

El Primer Mandatario se reunió con los miembros de la Conmebol en junio del año pasado y después visitó al presidente de la FIFA, Joseph Blatter, en Suiza, donde solicitó que se revise la medida de vetar a las ciudades de altura.

No hay comentarios: