domingo, 16 de diciembre de 2007

La FIFA quiere sacar al fútbol de la altura

La arremetida de la FIFA contra la altura volvió a escena ayer en Japón, donde el Comité Ejecutivo del máximo organismo del balompié mundial decidió que “en el fútbol internacional no se puede celebrar ningún encuentro a más de 2.750 metros sobre el nivel del mar cuando no exista la correspondiente aclimatación”.

El presidente de la FIFA, el suizo Joseph Blatter, explicó

—según el comunicado oficial—, que los miembros del Comité Ejecutivo se han “basado en un informe del doctor Michel D’Hooghe, presidente de la Comisión de Medicina Deportiva de la FIFA”, después de que a finales de octubre tuviera lugar un simposio sobre la práctica del fútbol en condiciones extremas, en la que participaron médicos bolivianos del Instituto Boliviano de Biología de la Altura (IBBA) y de la Federación Boliviana de Fútbol (FBF).

La medida afecta a La Paz, como sede de Bolivia en las eliminatorias mundialistas, y a Quito, donde Ecuador juega sus partidos en condición de local.

Si el veto en eliminatorias es preocupante, lo es más la resolución de la propia FIFA de sugerir que la medida se aplique no sólo en competiciones internacionales de su competencia, sino también en otras, lo que afectaría los torneos de clubes de la Confederación Sudamericana de Fútbol (Conmebol), entre ellos la Copa Libertadores de América y la Copa Sudamericana.

Con una medida de esa naturaleza, el fútbol en sitios a más de 2.750 metros sobre el nivel del mar estaría arruinado.

De acuerdo con la FIFA, la decisión de prohibir partidos en la altura si no se puede dar lugar a procesos de aclimatación adecuados, es de cumplimiento inmediato, por lo que Bolivia ya no podría jugar a partir del próximo año sus cotejos premundialistas en el estadio Hernando Siles.

Sin embargo, el presidente de la Federación Boliviana de Fútbol (FBF), Carlos Chávez, recordó ayer que tanto la FIFA como la Conmebol firmaron una medida de excepción autorizando a la Selección Nacional jugar la totalidad de las eliminatorias rumbo a Sudáfrica 2010 en La Paz.

El 14 de julio, FIFA y Conmebol firmaron una resolución de cinco puntos, de los cuales el tercero rezaba: “Accediendo a un pedido específico de la Federación Boliviana de Fútbol, y al respaldo unánime de la Conmebol, se autoriza en esta oportunidad que la ciudad de La Paz sea escenario de los partidos de la Selección de Bolivia, en el estadio Hernando Siles”.

A través del cuarto punto solicitaba a las autoridades políticas y deportivas de Bolivia “realizar las gestiones tendientes a que la ciudad de La Paz disponga en el futuro de un escenario deportivo que contemple los estudios realizados por la Comisión Médica de la FIFA, en una cota máxima de 2.500 metros sobre el nivel del mar, con una tolerancia de hasta 2.800 metros para las futuras competencias”.

Chávez dijo ayer que la FIFA no puede contradecirse tras haber firmado una autorización para todas las eliminatorias y borrarla meses después. Según la FIFA, la medida expresa que de no tener los jugadores un tiempo determinado para aclimatarse a la altura, no se pueden efectuar partidos en la altura. De hecho, las selecciones y los clubes nunca tienen el tiempo que el máximo organismo del balompié mundial no especifica.

“Todavía se trabaja en los detalles del reglamento para determinar el tiempo que necesitan los jugadores para acostumbrarse al medio, ya que la decisión podría afectar a países como Bolivia y Ecuador”, declaró Blatter, según Prensa Latina.

Esta misma agencia internacional informó que el ex técnico de la selección ecuatoriana Dussan Draskovic señaló que “la decisión de la FIFA es imposible de ejecutar pues la aclimatación de los jugadores lleva por lo menos un mes —según él— y los clubes profesionales no ceden a los jugadores más de cinco días”.

No hay comentarios: