lunes, 17 de diciembre de 2007

De eliminatorias a Copas, el veto crece

La FIFA, que el sábado anunció el veto a la altura afectando a sitios ubicados a más de 2.750 metros sobre el nivel del mar, puso en manos de la Confederación Sudamericana de Fútbol (Conmebol) un fierro caliente al “recomendar” que el mismo límite se establezca en otras competiciones internacionales, no sólo en las eliminatorias para el Mundial, por lo que la opinión de la entidad continental al respecto será determinante.

Para el miércoles está fijado en Asunción el sorteo de la Copa Libertadores de América de 2008 y si la Conmebol decidiera hacer caso de la recomendación de la FIFA, varios equipos ya clasificados a ese torneo no podrían actuar como locales en sus respectivas ciudades.

Sin embargo, eso supondría que la Confederación retroceda sobre sus pasos, pues durante una reunión en junio, en Asunción, decidió “por unanimidad” pedirle a la FIFA que levante la medida contra la altura en tanto no se efectúen estudios médico–científicos que certifiquen los verdaderos alcances de los efectos sobre los jugadores que del llano suben a jugar en la altura, y una carta en ese sentido fue remitida al máximo organismo del balompié mundial.

Pero la FIFA, a pesar de haber dejado la decisión en manos de la Conmebol, ya se había comprometido a respetar su determinación, ésta no pesó nada y el veto continuó salvando solamente a Quito (Ecuador) y Bogotá (Colombia), dejando sola a La Paz.

La Federación Boliviana de Fútbol (FBF) reunirá hoy a su comité ejecutivo para organizar la defensa de la altura y sobre todo llevar a Asunción los argumentos que impidan que se vete el derecho que tienen de jugar en sus ciudades los equipos nacionales clasificados a la Copa, en este caso Real Potosí, de la Villa Imperial y San José de Oruro. Además el tercer clasificado —si finalmente Oriente queda al margen— también será un equipo de la altura vetada: La Paz Fútbol Club o Bolívar.

Aunque hay quienes se muestran confiados de que la Confederación Sudamericana de Fútbol no asumirá ninguna drástica decisión de vetar a sitios a más de 2.750 metros sobre el nivel del mar, el asunto es extremadamente de cuidado, pues la nueva arremetida contra la altura se originó este año justamente en un club que participó en la Copa Libertadores, el Flamengo brasileño, al que le tocó jugar en Potosí contra Real (2-2) y que para la edición de 2008 también consiguió clasificarse.

Flamengo se quejó porque sus jugadores tuvieron que soportar episodios “inhumanos” en la altura de la Villa Imperial y comunicó en su página en internet su decisión de no asistir nunca más a disputar partidos en altitudes que pudieran poner en riesgo la vida de sus futbolistas.

Esta su postura fue elevada primero a la Confederación Brasileña de Fútbol, después a la Confederación Sudamericana y finalmente llegó a la FIFA, que a finales de mayo (día 27) decidió prohibir, en principio, partidos de fútbol internacional en sitios ubicados a más de 2.500 metros sobre el nivel del mar.

Cuando esta semana se reúnan los dirigentes de la Conmebol, de seguro que el Flamengo, a través de su Confederación, ratificará su postura de no asistir a juegos en la altura, ahora respaldado por una resolución de la FIFA, lo que pondrá en apuros a la entidad Sudamericana, obligada a considerar si se establece o no el límite en sus competiciones internacionales.

No sólo Bolivia saldría perjudicada con sus ciudades La Paz, Oruro y Potosí; también países como Ecuador, Colombia y Perú que tienen sitios ubicados a más de 2.750 metros sobre el nivel del mar, de donde habitualmente emergen equipos clasificados a las Copas, tanto Libertadores como Sudamericana.

De hecho, uno de los más poderosos clubes ecuatorianos, el Liga Deportiva Universitaria de Quito, está clasificado a la próxima Libertadores y en esa ciudad hay más clubes de primer orden en el fútbol, como El Nacional.

No hace muchos años, el Cienciano, de la altura de Cusco, en Perú, fue campeón de la Copa Sudamericana y con una medida como la de la FIFA se le quitaría su derecho de luchar por conquistar nuevamente ese u otro cetro, además de participar en las competiciones internacionales, o en caso de hacerlo, tendría que buscar una sede que no sea la suya para ser local. Ese club es el tercer equipo de Perú clasificado para la Libertadores de 2008.

En Bolivia, tomando en cuenta las últimas ocho ediciones de la Copa Libertadores, en cada una participó por lo menos un equipo de la altura, sea de La Paz (la mayor de las veces), Oruro o Potosí.

el dato: cinco afectados

El Coronel Bolognesi de Tacna, quien ayer se proclamó campeón del fútbol peruano, se suma a los equipos que se verían impedidos de jugar la Copa en su estadio, porque esa ciudad peruana está situada a 3.365 metros sobre el nivel del mar. Otro en la lista es el Cienciano de Cusco (3.400 msnm), que debe jugar la primera fase de la Libertadores como Perú tres.

Con ellos también están, por la altura, San José de Oruro (3.706) y Real Potosí (4.100), ambos de Bolivia, y el Liga Deportiva Universitaria de Quito (2.850), de Ecuador.

No hay comentarios: