martes, 18 de diciembre de 2007

Bolivia y Brasil firmaron una declaración conjunta contra el veto a la altura


Una declaración conjunta, firmada ayer por el Presidente boliviano Evo Morales Ayma y su colega brasileño Luis Inacio Lula da Silva, es el primer paso del Gobierno nacional al reanudar la campaña internacional de rechazo al veto a la altura y en respuesta a la determinación de la FIFA de prohibir partidos internacionales a más de 2.750 metros sobre el nivel del mar.

El respaldo del mandatario brasileño puede ser un brazo fundamental para luchar contra el veto si éste concientiza a los dirigentes del fútbol de su país sobre el carácter universal del deporte, y en especial del balompié, y de practicarlo en los lugares donde se nace y se vive.

La Confederación Brasileña de Fútbol es considerada la principal impulsora del veto. Fue en un club brasileño donde este año renacieron los cuestionamientos a jugar en la altura, después de que el Flamengo de Río de Janeiro disputó un partido en Potosí y luego anunció su determinación de no jugar nunca más en sitios altos para no poner en riesgo la vida de sus futbolistas.

“Ambos mandatarios reiteran el carácter universal del fútbol y ratifican el derecho de practicar el deporte en los lugares en donde se nace y se vive”, señala la declaración conjunta de Bolivia y Brasil que fue presentada en el hall del Palacio de Gobierno.

Morales también anunció que pedirá a los países del Mercosur, en la cumbre del bloque de hoy, en Montevideo, que se unan a su rechazo al nuevo veto de la FIFA.

“Espero que los presidentes (del Mercosur) nos puedan entender”, afirmó el mandatario en declaraciones a los periodistas, al ratificar que no se debe “marginar ni discriminar” a Bolivia ni a otros países andinos por vivir en la altura.

El Presidente viajó anoche a Uruguay para participar en la Cumbre semestral del Mercosur que integran también Argentina, Brasil y Paraguay, y al que Venezuela está en proceso de ingreso formal.

“Voy a pedir a todos los presidentes reunidos, en oportunidad del Mercosur, para que puedan manifestarse, porque no se puede discriminar y marginar el deporte en la altura, porque es integración”, agregó el Jefe de Estado.

También adelantó que se reforzará el trabajo realizado los meses pasados para conseguir el respaldo de los deportistas que forman parte de la Federación Internacional de Fútbol Profesional (Fifpro).

A su retorno de Uruguay convocará a los directivos de la Federación Boliviana de Fútbol (FBF) para diseñar conjuntamente las estrategias a seguir para evitar la discriminación en la práctica del fútbol en los países altos.

“Hay que emprender una campaña internacional. Anticipadamente ya empezamos el trabajo”, sostuvo.

Defensor del Pueblo denuncia ante la ONU y OEA

El Defensor del Pueblo denunciará ante la Organización de Estados Americanos (OEA) y la Organización de Naciones Unidas (ONU) que la Federación Internacional de Fútbol Asociado (FIFA) ejerce el Apartheid (separación) hacia Bolivia, al prohibir practicar el fútbol a más de 2.750 metros sobre el nivel del mar.

Según la estatal Agencia Boliviana de Informaciones (ABI), para Albarracín, el problema que tiene la FIFA con Bolivia ya no es un tema de carácter deportivo, sino Apartheid, de condenar a un pueblo por el delito de haber nacido en algún determinado lugar.

Recordó que se juegan en la altura competencias internacionales desde que existe el fútbol. “Que yo recuerde no hubo un solo muerto por competencias deportivas en la altura, pero sí hubo muchos muertos, incluso este año, en competencias por el calor excesivo”.

El Defensor advirtió un sesgo de parte de la FIFA, porque el tema sale de límites deportivos para convertirse en un problema de derechos humanos, de interés nacional y de la comunidad internacional.

En opinión de Albarracín, los organismos internacionales deben pronunciarse para no permitir el Apartheid y condenar a quienes están promoviendo estos vetos arbitrarios y dejen de actuar por un interés comercial.

Insistió el Defensor en que en el fondo no prima el interés deportivo, sino la imposición de algunos países, que definitivamente quieren monopolizar los beneficios de este deporte.

Garantizó que replanteará la queja ante la Organización de Estados Americanos (OEA) y la Organización de las Naciones Unidas (ONU) por la determinación de la FIFA que prohíbe las competencias internacionales del fútbol a más de 2.750 metros sobre el nivel del mar.

“Me parece legítimo que intervengan todos los organismos internacionales, porque a nombre de la altura no se puede practicar algo que creíamos ya estaba extinguido como es el régimen del Apartheid. Al haberse integrado Sudáfrica a la comunidad internacional, extinguiendo el Apartheid por razones raciales, pensamos que había sido resuelto, pero hoy en día se impone una nueva forma de discriminación, arbitraria e injusta”, indicó.

APOYO DE GOLDBERG

El domingo, la Embajada de Estados Unidos en Bolivia, a través de su titular, Phillip Goldberg, invitó (pagando el traslado y el costo de las entradas) a 550 niños de El Alto y La Paz, que son huérfanos, a asistir al partido liguero entre Bolívar y La Paz Fútbol Club, disputado en Miraflores. Ese día, el embajador expresó su rechazo al veto de la FIFA y su respaldo a Bolivia. “Yo creo que es mejor fútbol a la altura. Yo me siento muy bien con la altura y creo que los jugadores son también deportistas profesionales, pero realmente no soy experto en el tema, pero me gustaría ver el fútbol a estas alturas”, expresó.

CUESTIÓN DE SOBERANÍA

Bolivia debe enfocar la defensa de la altura a partir del resguardo de la soberanía, de acuerdo con el viceministro de Deportes, Milton Melgar, porque considera que “nadie puede decirnos lo que tenemos que hacer en nuestro país”.

La autoridad aseguró que no solamente se está defendiendo un escenario deportivo, el “Hernando Siles”, sino que “no podemos permitir que se nos quite la soberanía. No nos gustaría que un vecino llegue a nuestra casa y nos indique y exija dónde poner el dormitorio o dónde comer, pues nosotros en nuestra casa debemos tener esa determinación, de decidir lo que tenemos que hacer y eso está pasando con el fútbol.

No podemos permitir esa injerencia”, aseguró.

DESAFILIARSE, NO

Melgar también sostuvo que Bolivia debe encarar una campaña más frontal, hasta las últimas consecuencias, aunque sin llegar a situaciones extremas que apunten a que la Federación Boliviana, por ejemplo, se desafile de la FIFA. “Soy reacio a eso, porque ocasionaría un retroceso a nuestros deportistas, pero se debe luchar hasta conseguir que se revierta esta medida”.

Indicó, asimismo, que se va a coordinar el trabajo con la Federación Boliviana de Fútbol, con Futbolistas Agremiados, “pero además vamos a exigir a la Fifpro (Federación Internacional de Futbolistas Profesionales) que se manifieste ante

la FIFA por este tema

discriminatorio”.

No hay comentarios: