miércoles, 17 de octubre de 2007

Puede ser última eliminatoria en el “Hernando Siles”

La eliminatoria que comienza para Bolivia en casa puede ser la última que la Selección Nacional juegue como local en el estadio Hernando Siles. Así lo quieren la FIFA, la Confederación Sudamericana de Fútbol (Conmebol), aunque enarbolan las banderas de la universalidad, y así lo exigen —con puñaladas por la espalda— la mayor parte de las asociaciones de fútbol del continente, bajo el pretexto de que la altura es el mayor adversario que tienen a la hora de jugar en La Paz.

El fantasma del veto, que por años persiguió al país, terminó por salirse con la suya este año, cuando la FIFA, tras gestiones a todo nivel, finalmente accedió a que el “Hernando Siles” albergue “esta vez más” unas eliminatorias, con la advertencia de que en el futuro eso ya no será posible, supuestamente por razones médicas y científicas.

Dentro de unos días, durante un encuentro médico en Zúrich, sede de la FIFA en Suiza, una delegación boliviana de médicos especialistas intentará una vez más torcer, con argumentos científicos, el brazo político de los que mantienen firme su intención de vetar a la altura, y posiblemente pierdan, lo que dará lugar —según ya ha quedado anticipado— a encarar una nueva lucha, de otros cuatro largos años, para conseguir que el fútbol mundial reconozca el derecho que tiene Bolivia de elegir la sede de los partidos que su Selección Nacional juegue como local.

Mientras tanto, hay que hacerse a la idea de que ésta será la última vez, sobre todo después del último comunicado, poniendo punto final al asunto, firmado por la FIFA y la Conmebol.

“Accediendo a un pedido específico de la Federación Boliviana de Fútbol, y al respaldo unánime de la Conmebol, se autoriza en esta oportunidad que la ciudad de La Paz sea escenario de los partidos de la Selección de Bolivia, en el estadio Hernando Siles.

Se solicita a las autoridades políticas y deportivas de Bolivia realizar las gestiones tendentes a que la ciudad de La Paz disponga en el futuro de un escenario deportivo que contemple los estudios realizados por la Comisión Médica de la FIFA, en una cota máxima de 2.500 metros sobre el nivel del mar, con una tolerancia de hasta 2.800 metros, para las futuras competencias”.

A partir de ahí, Bolivia ya está advertida de que éstas serán las últimas eliminatorias en La Paz, a no ser que la defensa científica logre un respaldo inesperado, o que para las futuras competencias los eternos enemigos de la altura hayan dejado al fútbol libre como lo era antes.

El dato: el estadio tiene cara nueva

La FIFA exigió y la Prefectura del Departamento de La Paz cumplió. El “Hernando Siles” lucirá hoy remosado. Una buena parte de las tareas efectuadas en su estructura no saltan a la vista. En cambio, otras sí, como el retirado del alambre de púas que circundaba la malla de protección que divide a las graderías del campo de juego. Las puertas de emergencia dentro del escenario se abren ahora hacia el terreno. Fueron colocadas dos cámaras de circuito cerrado de televisión, con fines de seguridad, y se ha mejorado el sistema de iluminación, aunque ello no será perceptible esta tarde porque el partido se jugará de día. Además, el Sedede adquirió un carrito camillero para retirar a los lesionados del campo de juego.

No hay comentarios: