viernes, 1 de junio de 2007

VETO • LA RESTRICCIÓN SERÍA PARA CIUDADES POR ENCIMA DE LOS 3.000 METROS, YA NO 2.500

El veto de la FIFA a la altura toma otro matiz, y todo apunta a que el 15 de junio, en Asunción, la Confederación Sudamericana de Fútbol (Conmebol) decidirá admitir partidos internacionales por debajo de los 3.000 metros, haciendo una excepción con La Paz, a la que se le respetará su “uso y costumbre”.

Los países contrarios a levantar la medida de la FIFA no quieren quedarse con las manos vacías.

El diario deportivo Olé, de Argentina, publicó ayer que en la tarea de evitar rispideces entre los protagonistas intervendrá José María Aguilar, presidente de River Plate, quien fue designado por Joseph Blatter, titular de la FIFA, como el representante de América Latina en la resolución de conflictos entre jugadores y clubes.

Desde Zúrich trascendió que la principal institución del fútbol mundial asumirá un mayor nivel de tolerancia y pondrá como límite los 3.000 metros de altura. ¿Entonces por qué habría de aceptar a La Paz, enclavada a 3.600 metros? Porque la aceptaría como uso y costumbre y porque no desea sostener un conflicto gubernamental, en razón de la respuesta oficial y popular promovida por el presidente de la República, Evo Morales.

El trascendido de la FIFA tendría otro efecto: darle seguridad a Venezuela, país anfitrión de la Copa América, de que el más antiguo certamen de selecciones contará con todos sus participantes, según Olé.

El rumor de deserciones masivas del grupo andino (Bolivia, Ecuador, Perú y Colombia) fue una alerta, aunque ya se restableció la calma en el país de Hugo Chávez. El presidente de la Federación Venezolana de Fútbol, Rafael Esquivel, aseguró que la Copa, entre el 26 de junio y el 15 de julio, “no está en riesgo de ningún modo. No hay ninguna intención por parte de los presidentes de Bolivia, Ecuador, Perú y Colombia de no acudir al certamen. Será una Copa con todos”.

Si la FIFA —por un informe de la Conmebol— decide retroceder en el veto, probablemente lo haga, pero sin permitir que otras ciudades en alturas superiores a los 3.000 metros sean habilitadas para las eliminatorias, lo que sacaría del mapa a Cusco, donde Perú quería jugar; y en Bolivia a Potosí y Oruro.

Si bien las gestiones están encaminadas para evitar el veto, el vicepresidente de la Federación Boliviana de Fútbol (FBF), Mauricio Méndez, dijo ayer que no había que confiarse.

“Me encuentro muy satisfecho con lo que ha hecho la delegación boliviana en Zúrich. Conformamos una muy buena representación entre todos los países de la Comunidad Andina y ésta ha dado resultado”, aseguró.

Contó que el equipo integrado contra el veto se reunió en la ciudad sede de la FIFA “con todo el mundo”, aprovechando el 57 Congreso, donde fue reelegido Joseph Blatter por un nuevo periodo de cuatro años. “No caben en mi cabeza tantas reuniones que hemos sostenido, unidos y por separado”.

Destacó una reunión en particular, la llevada a cabo con los representantes de Sudáfrica, país sede del próximo Mundial. “Sudáfrica nos respalda plenamente. Sus dirigentes nos han dicho: ‘Qué le pasa a la FIFA para asumir semejante medida’, y nos ha dado su apoyo”.

Méndez aseveró que, aunque Blatter fue reelecto, lo que ocurrió por aclamación, “tiene que tener un sabor amargo, porque el tema de la altura se le fue, a él y a los que lo secundaron, de las manos”.

“Tengo la fe de que esto se va a revertir por una razón de justicia y equidad”, agregó.

Según Méndez, ahora más que nunca urge elaborar un informe médico que sea contundente, “para que no nos veten nunca más”.

La otra mirada

POR LA ESPALDA

La dirigencia de la Confederación Sudamericana de Fútbol (Conmebol) hace todo lo posible porque haya consenso en el tema de la altura y que no se presenten fracturas entre sus miembros.

“Sin embargo —según Méndez—, aunque nos demos todos la mano el día 15 de junio en Asunción, Paraguay, lo que algunos hicieron por la espalda ha generado un sentimiento de molestia que difícilmente va a ser superado”.

ESTRATEGIA

Méndez dijo que fue buena la estrategia elegida por los dirigentes que están en Zúrich, de tener informado al país de todo lo que estaba sucediendo. “Cada minuto desde Bolivia nos cuesta tres dólares” y “han sido horas y horas de hablar con teléfono con todos. Hemos hecho todo lo que podíamos”.

UN PARTIDO EN CHACALTAYA

El presidente Evo Morales Ayma jugará este viernes un partido de fútbol en la cancha deportiva que se encuentra aledaña al laboratorio de Física, en los predios de la Universidad Mayor de San Andrés (UMSA), en Chacaltaya, zona situada a 5.200 metros de altura sobre el nivel del mar.

Consejo, el lunes en La Paz

El Consejo Superior de la Liga del Fútbol Profesional Boliviano se reunirá en La Paz el lunes a partir de las 10.00, y en la ocasión los presidentes y delegados de todos los clubes del fútbol boliviano serán informados de las gestiones llevadas a cabo por los miembros del Comité Ejecutivo de la FBF en Zúrich, quienes volverán mañana al país.

En la cita participarán el titular de la Federación, Carlos Chávez, y el vicepresidente segundo y titular de la Asociación Nacional de Fútbol (ANF), Jorge Justiniano. “Los estamos invitando a ambos para que entre los tres brindemos un informe detallado y de primera mano” de lo ocurrido en Zúrich, sostuvo Méndez, ayer, a Radio Panamericana.

“Desde el lunes tenemos que trabajar todos juntos para que defendamos a Bolivia con alma, vida y corazón. El pueblo tiene que entender que éste es otro partido por la defensa de nuestra altura, y este partido tenemos que jugarlo los nueve millones de bolivianos”.

A propósito. Destacó el movimiento que hubo en el país, sobre todo en La Paz, de rechazo al veto, apenas se conoció éste. “Ha sido extraordinario. Desde el presidente Evo Morales hasta el último boliviano han demostrado que en la altura se puede practicar el deporte. Lo que ha hecho Bolivia ha sido notable, como también lo que hicieron nuestros países amigos”, en alusión a Ecuador, Colombia y Perú.

También dijo que “hay que agradecer y mucho” a todos los mandatarios que expresaron su rechazo al veto y “la destacada labor de los medios de comunicación, especialmente de la sede de gobierno”.

No hay comentarios: