sábado, 2 de junio de 2007

Una goleada a la FIFA en nevado Chacaltaya


El presidente Evo Morales jugó ayer un partido de fútbol a 5.300 metros sobre el nivel del mar, en una improvisada cancha aledaña al nevado de Chacaltaya, y la victoria de 10-3 sobre un equipo del Laboratorio de Física Cósmica de la Universidad Mayor de San Andrés (UMSA) “fue una goleada a la FIFA”, declaró el Mandatario.

Morales volvió a protestar contra el veto impuesto por la FIFA, que prohibió la disputa de encuentros internacionales en alturas mayores a los 2.500 metros.

Con la cordillera de Los Andes como testigo, el equipo presidencial y el de la UMSA disputaron un cotejo que se jugó en dos tiempos de 20 minutos cada uno.

“Es una goleada a la FIFA. Hemos demostrado otra vez que hemos podido jugar en la altura”, declaró el Jefe de Estado, autor de tres conquistas, al término partido.

El mensaje del Presidente apunta a demostrar que el deporte y sobre todo el fútbol pueden disputarse a gran altura, sin ningún daño para el organismo del ser humano.

A la hora del encuentro había un fuerte viento y 5 grados de temperatura, pero un sol radiante.

Como es tradicional, el equipo del Mandatario estuvo integrado, entre otros, por Álex Contreras, el portavoz presidencial, y Carlos Fernando Borja, ex jugador del club Bolívar y las selecciones nacionales, y actualmente director de Bolivia Deportes, entidad descentralizada del Viceministerio de Deportes.

Fue el quinto partido del Mandatario en menos de una semana. El miércoles jugó cuatro, uno en la plaza Murillo y tres en el estadio Hernando Siles, de Miraflores, como parte de la campaña de rechazo a la prohibición del máximo organismo del fútbol mundial.

El cotejo entre el equipo presidencial y el de la UMSA no fue el único que se jugó ayer en Chacaltaya, pues el escenario albergó un encuentro entre turistas, en su mayoría brasileños y españoles.

El Primer Mandatario informó que tomó contacto con el presidente de Sudáfrica, Thabo M’Beki, y el Mandatario del país que organizará la Copa del Mundo de 2010 le dijo que apoya la demanda boliviana ante la FIFA.

Según Morales, si se margina de la eliminatoria a países que tienen como sede ciudades de altitud, el campeón que emerja de la competencia en Sudáfrica “no sería el campeón del mundo, sino sólo de una cierta altura”.

No hay comentarios: