jueves, 28 de junio de 2007

Loayza: “El enemigo está en la Conmebol”


El más exitoso presidente de la Federación Boliviana de Fútbol de los últimos años cuestiona la “defensa” que hicieron ayer en Zúrich los miembros sudamericanos del Comité Ejecutivo de la FIFA. Guido Loayza Mariaca también pregunta si los dirigentes del balompié nacional han hecho algo para elaborar un estudio médico-científico capaz de rebatir al de la Comisión Médica del máximo organismo del balompié mundial.

¿Cómo recibe usted la decisión de la FIFA?

A mí me da mucha tristeza por varias razones, sobre todo porque el trabajo de muchos años para defender a la altura hoy día se cae, aunque tengo la percepción de que podemos hacer algo más para salir de esto.

Lo dije en su oportunidad y lo sostengo, el enemigo no está en los Alpes suizos, está mucho más cerca.

¿A qué enemigo se refiere?

Le voy a contestar de esta manera: ¿Quiénes han sido los que han ido a defender la decisión unánime de la Confederación Sudamericana de Fútbol? ¿Cuál era su confianza, fe y creencia en esa determinación? ¿Por qué no cumplieron su obligación? Ellos (se refiere principalmente a Julio Grondona, de Argentina, y Ricardo Teixeira, de Brasil) eran los mandatarios, ellos fueron a Zúrich a defender una decisión de los 10 países, y sobre todo de los damnificados. Ellos fueron con la misión de defender nuestro interés boliviano y, sin embargo, no lo hicieron. Yo creo que esas personas deberían ser mínimamente censuradas o deberían renunciar porque no supieron cumplir con lo que se les encomendó.

¿Usted no cree, entonces, que Joseph Blatter es el enemigo de la altura ni que otros intereses están por detrás de todo?

Quisiera saber si la Confederación de Oceanía, la de Asia, la Concacaf, están interesadas en que la FIFA no cumpla una decisión unánime de la Conmebol. ¿Cuánto les tendría que interesar una cosa que en realidad no les compete?

Yo creo que el enemigo siempre estuvo en la Conmebol y lo sigue estando. Me da miedo que en nuestras reacciones hormonales nos tiremos contra Blatter y nos peleemos con la FIFA, cuando Blatter siempre apoyó a Bolivia en todas las demandas de la altura, o cuando el tema Rimba. No veo que haya complot de Blatter contra Bolivia. En cambio, sí existe una confabulación de parte de la Confederación Brasileña de Fútbol y de la Asociación del Fútbol Argentino.

¿Qué opina de los argumentos médico-científicos que maneja la FIFA?

Si los hay, no veo que no podamos tener los nuestros para rebatirlos. Incluso en lo médico vuelvo a mi tema central. No está en la FIFA el enemigo, sino en la Conmebol, cuya Comisión Médica está manejada por un buen médico traumatólogo, que es el doctor (Raúl) Madero, un buen ex jugador de fútbol, pero que debe saber muy poco o nada de biología de la altura.

Además, me parece poco ético que el presidente de la Comisión Médica de la Conmebol, que debe tratar temas con gran imparcialidad, sea simultáneamente el médico de la selección argentina. Quiere decir que hay una contraposición de intereses. Yo, como médico de Argentina, no quisiera jugar en La Paz, pero como presidente de la Comisión Médica de la Conmebol creería en defender los postulados del fútbol internacional, de la universidad y la no discriminación.

Usted siguió los acontecimientos desde que volvió a aparecer el tema del veto. ¿Le parece que la dirigencia del fútbol nacional obró bien para defender a la altura?

No sé. Lo que sí sé es que hubo muchos kilómetros de viaje, hubo discursos y muchas palabras. Pero no conozco cuántas páginas de un estudio serio se han escrito, cuántos análisis de laboratorio se han hecho, cuántas horas de profesionales expertos en el asunto se han invertido, y tampoco sé cuál es el resultado de ese prolijo trabajo realizado.

Valoro que el Gobierno haya intentado hacer mucho para defender la altura, pero eso no deja de ser algo oficioso.

¿Se preguntó usted por qué nunca nadie de la FBF o del Gobierno lo llamó para apelar a su experiencia en la defensa de ciudades con altura?

Lo que puedo decir al respecto es que en lo personal me siento muy triste por no haber sido convocado siquiera para dar las ideas básicas de lo que se debía hacer, y ése debe ser también el sentimiento del doctor Mario Paz Zamora y de otras personas que trabajaron y dieron mucho en su momento.

¿Qué se debe hacer ahora, cuando parece que la decisión de FIFA está a punto de consolidarse y ser definitiva?

Trabajar, que es lo que menos se ha hecho. Hemos hecho manifestaciones de defensa muy a la boliviana, pero no es así como se consiguen objetivos. Hay que trabajar de verdad y en silencio.

Hay que preparar un documento multidisciplinario. Tres meses (hasta octubre) es poco para algo muy serio. Esto requiere de profesionales nacionales y extranjeros contratados a la brevedad, porque no es un papelito lo que hay que presentar, es un gran documento que se lo debe presentar en la Conmebol, a fin de que Brasil y Argentina de una vez por todas se convenzan de que se puede jugar en la altura. Y después, con todo consensuado, hay que ir a la FIFA y lograr que el veto se termine de una buena vez.

Le repito que se necesita de una cantidad de personas idóneas para preparar un documento serio, profesional, multidisciplinario, que incluso requiere de un presupuesto muy grande que hay que conseguirlo a la brevedad.

Las frases

"El doctor Madero debería aprender de su maestro y jefe, Carlos Salvador Bilardo, quien dice que la altura no es un problema médico, sino técnico-táctico”"

"Celebro mucho que el mejor jugador del mundo haya dicho que está a muerte con la causa de Bolivia. Maradona demuestra, de esa manera, que en lo único que Pelé le ha ganado es en apoyar el veto y en aceptar la discriminación”"

"Puede ser mi ignorancia, pero no sé de documentos que se hayan hecho actualmente para defender la altura. Yo tengo los de mi gestión, que los llevamos a Zúrich y con todo éxito frenamos la bronca de Brasil por haber perdido en La Paz su invicto de 40 años”"

No hay comentarios: