domingo, 3 de junio de 2007

La Paz danzó contra el veto al fútbol en altura


La fastuosa entrada del Gran Poder y sus 25 mil danzarines y músicos expresaron con baile que la altura no mata, y que a 3.600 metros sobre el nivel del mar la cultura y el deporte se practican sin dificultad.

La campaña “Bolivia unida y con altura. Por un millón de firmas a la FIFA” se acercó más al público ayer durante el trayecto de la expresión cultural popular más importante del departamento, al que se pretende vetar desde Suiza.

“La altura es una utopía y lo demostramos bailando”, señaló ayer Germán Guzmán, de 75 años, mientras daba brincos como un niño con su vestimenta de k\'usillo en la danza de los waca waca.

“Tenemos que hacer sentir nuestro reclamo”, añadió el bailarín, quien no reparó en dejar a un lado al grupo de danzarines para firmar la carta de la iniciativa de La Razón, ATB, El Nuevo Día, Extra y el Banco de Crédito.

El público también se sumó de manera masiva al pedido. “Queremos expresar nuestro reclamo”, dijo doña Amalia Contreras, mientras aplaudía el paso de los morenos para luego darse modos y pedir cinco cartas para sus familiares, con quienes se ubicó en inmediaciones de la avenida Montes para ver la entrada paceña.

“Nosotros vivimos en la altura y no hay problemas, mis compañeros que durante todo el trayecto cargan aproximadamente 7 kilos de los trajes de toros no tienen dificultades“, señaló Marisol Estrada, quien se detuvo por un minuto para incluir su nombre en la campaña y luego volvió a mover las 25 polleras que llevaba encima con el ritmo de los waca waca.

La sensación era la misma entre los niños. “No nos pueden quitar el derecho de hacer deporte”, afirmó la niña Rocío Manchego, la reina infantil de la entrada, que representó a la danza awatiris.

Entre las demandas del Gran Poder a la imposición de la FIFA estuvo además el de los artistas y cantautores, reunidos en el palco.

“Si la FIFA tuviera moral, vetaría el estadio Nacional de Santiago de Chile por las víctimas de Pinochet”, indicó el cantautor Luis Rico.

A dos metros de él, las figuras de las bandas dieron también sus mensajes al veto contra la altura.
“Estoy bailando cuatro horas y no estoy cansada”, dijo por su lado una rubia al bailar caporal.

Ecos de la demanda

Los mensajes
Las comparsas que ingresaron ayer en la entrada del Señor del Gran Poder llevaron carteles contra el veto a la altitud. ”El cóndor vive y reina en la altura”, decía el mensaje de la banda Poopó.

La coreografía
La coreografía de las bandas también hizo demostraciones en torno al reclamo. Por ejemplo, la banda Pagador demostró una rutina en la que uno de sus integrantes fue elevado en un bombo y expresó su orgullo de vivir en la altitud.


Las Firmas

25.000 hombres y mujeres de todas las edades le mostraron al mundo que en la altura hay vida.
Juan del Granado, alcalde de La Paz.

El folklore es una de las mejores formas para demostrarle a la FIFA que la altura no hace daño.
Danitza Mariaca, Palla del Gran Poder.

El veto también es un agravio a nuestra identidad cultural. Pedimos respeto a nuestros derechos.
Pablo Groux, Vicemin. de Cultura.

La altitud es un mito que sólo interfiere con los intereses de los grandes, que ven cómo los chicos crecen.
Carmen Hinojosa, que bailó diablada.

Tenemos que aprovechar este tipo de eventos para expresar el rechazo a las imposiciones.
Jaqueline Guzmán, que bailó morenada.

No hay comentarios: