jueves, 28 de junio de 2007

La FIFA se mantiene inflexible con La Paz


El veto de la FIFA a la altura fue ratificado ayer por el Comité Ejecutivo de la Federación Internacional del Fútbol Asociado, reunido en Zurich, con la variante de que las razones “médicas y ético-deportivas” ahora sólo afectan a La Paz, sede histórica de Bolivia en las eliminatorias mundialistas, y a Cusco, donde Perú pretendía jugar algunos partidos premundialistas rumbo a Sudáfrica 2010.

De momento, la Selección boliviana está impedida de jugar las próximas eliminatorias mundialistas en el estadio Hernando Siles, mientras que las otras ciudades del país afectadas por la medida son Potosí y Oruro, aunque la FIFA ratificó que su restricción sólo abarca las eliminatorias mundialistas, no así las competiciones regionales ni nacionales.

El Ejecutivo decidió que el límite de la restricción suba de los 2.500 metros sobre el nivel del mar a los 3.000, “un margen de tolerancia que no deberá exceder por ningún motivo”, liberando a las ciudades de Quito (Ecuador) y Bogotá (Colombia), que podrán ser utilizadas por sus selecciones durante las próximas eliminatorias.

Según el comunicado de la FIFA, la medida adoptada el 27 de mayo pasado y ratificada “en principio” con sus variantes ayer, está sujeta a los resultados de una conferencia sobre deporte a gran altura, prevista para realizarse en Zúrich del 25 al 28 de octubre, de donde emergerá un informe científico final.

El Comité Ejecutivo volverá a reunirse los días 29 y 30 de octubre, y con base en ese informe tomará una decisión definitiva.

La FIFA no comunicó oficialmente si las eliminatorias mundialistas en Sudamérica podrán comenzar en octubre, tal como está previsto; o, como se presume, su inicio será postergado por lo menos hasta noviembre, a fin de conocer primero la resolución final.

En esa conferencia médica de Zúrich se tratarán también otros aspectos como el calor, el frío y la humedad, y sus efectos en la salud de los jugadores, según el comunicado oficial.

La CSF no pesó nada

A pesar de que hace un mes Blatter había dejado el asunto en manos de la Confederación Sudamericana de Fútbol (Conmebol), y se había comprometido a respetarla, la determinación de ésta no pesó nada en la reunión del Ejecutivo de la FIFA.

Durante una reunión en Asunción, la Conmebol decidió “por unanimidad” pedirle a la FIFA que levante la medida contra la altura en tanto no se efectúen estudios médico-científicos que certifiquen los verdaderos alcances de los efectos sobre los jugadores que del llano suben a jugar en la altura y una carta en esos términos fue remitida hace semanas a la FIFA.

Durante la conferencia posterior a la reunión del Comité Ejecutivo, Blatter no informó si el pedido sudamericano fue considerado, o pasado por alto.

Según trascendió, el presidente de la Confederación Sudamericana de Fútbol (Conmebol), Nicolás Leoz, no participó en toda la sesión, y debió retirarse de la misma acusando un malestar. Día antes había sido internado por dolores estomacales, y luego dado de alta.

El argentino Julio Grondona y el brasileño Ricardo Teixeira tuvieron a cargo la representación sudamericana.

Cuando la Conmebol se reunión en Asunción, Teixeira no participó en la sesión. Nunca hubo una explicación clara sobre su ausencia.

El presidente de la Federación Boliviana de Fútbol (FBF), Carlos Chávez, dio a entender ayer que esos dirigentes no habrían defendido con energía la postura sudamericana encomendada por todos los miembros de la Conmebol.

“En Bolivia hay otros estadios”

En Bolivia “hay otros estadios para jugar" al fútbol, según el presidente de la FIFA, el suizo Joseph Blatter, y “no siempre los bolivianos tienen que jugar en La Paz”, su sede histórica.

El mandamás de la FIFA se refirió así al reclamo boliviano por el veto a la altura y dio a entender que la medida de restricción no debería afectar al país si en él hay ciudades habilitadas donde se pueden jugar partidos internacionales de eliminatorias.

Insistió en que la decisión está basada en asuntos científicos y médicos, y que no tienen que ver con posturas políticas.

“Hemos hablado del aspecto médico de la altitud y también del deportivo, pero esto no es una discusión política, es una decisión para proteger a los jugadores. La FIFA está preocupada por la forma de proteger a ellos", sostuvo.

Blatter confirmó también que la decisión no afecta a competiciones nacionales ni continentales, sólo a las eliminatorias mundialistas, porque “la FIFA tiene la responsabilidad de proteger a los futbolistas de la mejor manera posible".

Bajo esa óptica “médico-científica” un jugador del llano es protegido en partidos de eliminatorias, pero no si la competición es de clubes.

"No queremos evitar que se juegue fútbol en altura. Y en las competencias nacionales y de clubes y cualquier partido no vinculado con eliminatorias de mundiales o cuando haya tiempo de aclimatarse, no intervendremos".

Explicó además que “la mayoría de los jugadores están en Europa y no tendrán tiempo material de adaptarse".

Las frases

"Esta se convirtió en una gran discusión política, sobre una decisión que se tomó exclusivamente para proteger a los jugadores”",

El aspecto médico es muy importante a la hora de tener en cuenta el límite de 2.500. Pero con un margen de tolerancia, ese límite podría ir hasta debajo de 3.000 metros”

Joseph Blatter, Presidente de la FIFA

No hay comentarios: