jueves, 28 de junio de 2007

La FIFA archiva los argumentos y deja sin fútbol a La Paz


Como si se tratase de un golpe de boxeo, duro y contundente, así recibió Bolivia la posición de la Federación Internacional del Fútbol Asociado, que decidió mantener el veto a estadios ubicados arriba de los 2.999 metros.

Con la medida, la entidad mundial del fútbol dejó a Bolivia sola, junto a Cusco (Perú) y dio vía libre a ciudades capitales como Quito (Ecuador), Bogotá (Colombia) y Toluca (México), afectadas con la primera medida de los 2.500 metros.

La afición boliviana, que aún comentaba el debut del equipo en la Copa América, el martes por la noche, ayer recibió como un balde de agua fría la medida de prohibición de la entidad mundial.

Ayer en Zúrich, Suiza, la FIFA repitió el argumento de preservar la salud de los jugadores y añadió el concepto de “ética deportiva”, sosteniendo que todos los seleccionados deben jugar las eliminatorias en igualdad de condiciones.

Según la agencia AFP, la medida, que se aplica a eliminatorias mundialistas, supone que Perú jugará las eliminatorias en Lima en lugar de Cuzco (3.300 m) mientras se jugará en Bogotá (2.640) y Quito (2.800) y Toluca (México).

Bolivia es el único de los cuatro países protagonistas de la intensa campaña contra el veto que no podrá jugar en el Hernando Siles de La Paz (3.650).

Sin embargo, la directiva y el aficionado boliviano califica de contradictorio y diversos los discursos y las posiciones que la FIFA adoptó desde el 27 de mayo.

Mauro Cuéllar, presidente del club Bolívar, sostuvo que la FIFA dio la impresión que nunca tomó en serio el tema, porque hizo declaraciones contradictorias y además adoptó una posición poco coherente con diversas decisiones.

El dirigente consideró que Bolivia hizo lo suficiente como para defender el tema, porque hasta ahora no se pidió que se reciba a la comisión médica boliviana, para que exponga su criterio científico.

“La Paz es maltratada desde hace mucho tiempo, dentro del fútbol y fuera de él en otros ámbitos por diversos motivos y cada vez queda sola”, reflexionó Cuéllar.

Por su parte, el alcalde paceño, Juan del Granado, calificó la medida de un fraude internacional y expresó su desacuerdo en construir un estadio en una zona más baja de La Paz, por un sentido de principio. “No podemos hacerle el juego a los vetadores”, explicó.

Del Granado propone que se forme un convenio tripartito para continuar la defensa entre el Gobierno nacional, las alcaldías y la Federación Boliviana de Fútbol.

En tanto, desde San Cristóbal, el secretario federativo de fútbol, Pedro Zambrano, le dijo a La Razón que la ratificación del veto cayó como un balde de agua fría.

“Teníamos toda la fe en que se nos escucharía y se iba a revertir esa medida, pero ahora vemos que hay un doble discurso y alguien nos jugó una mala pasada”, sostuvo el dirigente boliviano.

En tanto, el ex presidente del club The Strongest Douglas Ascarrunz señaló que se debe pensar en dos frentes de ataque y sugiere que se lleve adelante un plan B.

“No podemos dejar de jugar en La Paz y por eso la defensa debe ser a ultranza el derecho de jugar en la altura y contar con un plan B, que es construir un estadio en una zona debajo de los 3.000 metros, como sería en la localidad de Mecapaca”, explicó Ascarrunz.


Entrevista a:

Mauro Cuéllar

“Hace tiempo que La Paz es muy maltratada”

El presidente del club Bolívar, Mauro Cuéllar Caballero, está molesto con la decisión de la FIFA, y afirmó que la misma nació en Sudamérica por dirigentes de países “muy cercanos” a Bolivia.

¿De qué manera afecta esta decisión de la FIFA al fútbol nacional?

Esta tensión de jugar los partidos en altura tiene un efecto dominó, porque primero no van a venir a jugar las eliminatorias, luego no querrán jugar la Copa Libertadores y la Copa Sudamericana. La pena es que se tiene tres ciudades que hacen buen fútbol, tienen dignos representantes en el país y casi todos campeones, pero nos intentan discriminar.

¿Quién es el culpable?

Creo que Joseph Blatter tiene mucha culpa, pero en Sudamérica, entre Ricardo Teixeira y Julio Grondona, además de los uruguayos están desde hace mucho tiempo con el tema, porque a los europeos no les preocupa en lo mínimo.

¿El veto se armó en Sudamérica?

Nos están tomando el pelo hace rato por la forma en que nos tratan. La Paz está siendo maltratada hace tiempo y lamentablemente nos estamos quedando solos.

¿Qué es lo que se debe realizar para revertir esta medida?

En Bolivia no se hizo lo suficiente como para defender a la altura. No hemos pedido una audiencia para nuestra comisión médica, que tuvo un desaire en la Conmebol y luego nos dicen que ellos recién deben presentar su informe en octubre, alguien nos está tomando el pelo.

No hay comentarios: