sábado, 16 de junio de 2007

La derrota del día fue en cancha


No todo fue victoria para Bolivia, ayer en Asunción. El equipo del presidente Evo Morales fue derrotado en su primera presentación internacional, en la que se enfrentó al representativo de su homólogo paraguayo, Nicanor Duarte.

El resultado a favor del local fue 2-1, aunque Evo dio por hecho que era un 2-2, debido a que el árbitro del encuentro le anuló un gol que él consideró “legítimo”.

La afición de Morales por el fútbol capturó la atención en Asunción. El cotejo, disputado en una bonita cancha de fútbol-ocho, en la residencia del Mandatario paraguayo, cerró la visita de la comitiva nacional a la capital guaraní.

Morales y Duarte fueron los capitanes, como no podía ser

de otra manera. Sus equipos

estuvieron integrados por funcionarios de sus gobiernos y ex futbolistas.

En el cuadro boliviano actuaron, entre otros, Iván Castillo y Milton Melgar; en el de Paraguay, la figura fue Roberto “El Gato” Fernández, un recordado arquero, mundialista en 1986. “Tapó todo”, comentó Evo.

El partido se disputó en dos tiempos de media hora cada uno. Morales convirtió un gol, “el mejor” —según calificó el Presidente—, pero el referí lo anuló.

En tono de broma, el Mandatario boliviano contó que su colega paraguayo lo lesionó: “Vuelvo al país cojeando porque (Nicanor Duarte) me dio un puntazo en la canilla”.

El encuentro futbolístico “fue histórico” porque, “por primera vez dos presidentes nos medimos en un partido de fútbol”.

No hay comentarios: