jueves, 7 de junio de 2007

AREA MÉDICA • GALENOS manejan en reserva argumentos para presentar en asunción el 14


Países afectados por el veto alistan un estudio conjunto, cuyos resultados estarán listos dentro de 60 días

El estudio médico de defensa de la altura, que será presentado el 14 de este mes en la Confederación Sudamericana de Fútbol (Conmebol), es casi un secreto. Los galenos encargados de elaborarlo no han dado aún pistas al respecto. Ayer, los tres profesionales que intervinieron en la Cumbre “Unidad por la Universalidad del Deporte”, sólo ratificaron que científicamente está demostrado que la altura no daña la salud de un deportista.

Sin embargo, el médico ecuatoriano Tyron Flores, presidente de la Confederación Sudamericana de Medicina del Deporte y de la Comisión Médica de la Organización Deportiva Bolivariana (Odebo), anunció que en 60 días será presentado un estudio científico que no dejará duda alguna, y en el que tomarán parte Ecuador, Colombia, Perú y Bolivia.

El objetivo de este estudio será evaluar y medir el comportamiento cardiovascular, respiratorio y metabólico; los componente aeróbicos y la participación anaeróbica de futbolistas profesionales cuando estén jugando fútbol a nivel de mar y en ciudades andinas a más de 2.500 metros sobre el nivel del mar.

“Hemos elegido Quito y Guayaquil, en Ecuador; Bogotá y Cali, en Colombia; Lima y el Cusco, en Perú; y La Paz y Santa Cruz, en Bolivia”.

Informó, en cuanto al material y el método a ser utilizados, que en una muestra mínima serán tomados en cuenta tres futbolistas por cada país, elegidos al azar, y previo consentimiento. Éstos serán sometidos a una máquina denominada K4, que mide el consumo de oxígeno en plena competencia deportiva normal.

“La máquina pesa 500 gramos y es fácil de llevarla. Le vamos a dar al mundo la biografía científica que nosotros queremos”.

Las mediciones se realizarán durante 45 minutos de juego en la altura y también a nivel del mar, con un intervalo de tres días entre las dos situcaiones.

“Se utilizará el analizador automático de gases K4, que permite la realización de estas mediciones de manera inalámbrica, totalmente portátil, con 500 gramos de peso, incluída la batería”.

Confirmó que existen cambios fisiológicos cuando un jugador de nivel del mar va a la altura, “pero también cuando uno de la altura va a jugar a 40 grados de temperatura y tiene una gran deshidratación. Pero si el deportista está bien entrenado, no hay problema, como se lo vamos a demostrar a la FIFA”.

Las frases

Enrique Vargas, Médico del IBBA


La actividad física intensa y deporte de alta competencia en la altura no provocan riesgo alguno para la salud del deportista,

no se puede analizar como un caso de enfermedad o como un problema de vida o muerte.

Jugar en ciudades de altura implica pérdida de rendimiento que se estima entre el 15 a 20 por ciento, como también hacerlo en condiciones extremas de calor, humedad, frío o polusión, que produce deshidratación a veces aguda.

No hay comentarios: