jueves, 31 de mayo de 2007

Apoyo de Venezuela apareció con fuerza



Al anuncio, el martes, de que la Federación Venezolana estaba contra el veto, ayer se sumaron el presidente Hugo Chávez y el Comité Organizador de la Copa América

El apoyo de Venezuela a la altura apareció de pronto y por varios frentes. El martes, a última hora, el presidente de la Federación Boliviana de Fútbol (FBF), Carlos Chávez, dio la buena nueva de que Rafael Esquivel, titular de la Federación Venezolana de Fútbol (FVF), estaba del lado de los países andinos.

Esquivel, a su vez, se apresuraba en asegurar que la Copa América en su país no corría peligro, y que Bolivia, Ecuador y Colombia, que habían amenazado con no asistir, sí iban a estar en la cita que comenzará el 26 de junio.

Ayer, el presidente de la República, Evo Morales Ayma, anunció el apoyo de su colega, el mandatario venezolano, Hugo Chávez.

La jornada terminó con un comunicado del Comité Organizador Nacional (CON) de la Copa América en Venezuela mediante el que respalda la opción de Bolivia, Perú, Colombia y Ecuador de jugar partidos oficiales en ciudades ubicadas a más de 2.500 metros sobre el nivel del mar.

El secretario general del CON y ministro del Deporte, Eduardo Álvarez, dijo que apoyan a los cuatro países involucrados en el veto tras conocerse la prohibición de la FIFA.

El jugar en altura, según Álvarez, pasa por una cuestión de costumbre de los pueblos. Tal potestad está respaldada por informes científicos en la materia.

“Nosotros respetamos las costumbres de los países. Ellos aprendieron a jugar fútbol en la altura y ahí deben jugar. No podemos cambiar la cultura de la gente por lo que dos o tres federaciones crean que eso afecta la salud de los jugadores”, explicó.

Según un informe detallado del Ministerio del Deporte de Venezuela sobre la altitud, el hecho de disputar encuentros en esas ciudades tiene aspectos positivos y negativos.

Pese a ello, existen mecanismos de adaptación y de aclimatación que permiten al futbolista tener un buen rendimiento, como apunta ese informe al citar al entrenador argentino Carlos Salvador Bilardo.

“Hay que saber jugar en la altura. Hay que poner a circular el balón y no son los jugadores los que corren, esto logra dosificar el esfuerzo. Es un error la prohibición de jugar en la altura. Los inconvenientes se cambian con un cambio de táctica y no con prohibiciones”, manifestó.

Finalmente, el dirigente venezolano retomó las palabras de Bilardo, poniendo como ejemplo las altas temperaturas.

“Jugar en altas temperaturas como se ha hecho en África, donde se han disputado encuentros a 50 grados centígrados, es algo extremo y atenta más contra la salud que jugar en la altura”, concluyó Álvarez.

La otra mirada

TREPADA

El alcalde de Bogotá, Luis Eduardo Garzón, subió ayer caminando al santuario de Monserrate, considerado el cerro centinela de la ciudad, para demostrar a la FIFA que la altitud no hace daño al deporte.

Monserrate está situado a 3.150 metros de altura sobre el nivel del mar y para llegar allí a pie hay un tortuoso y empinado camino que parte desde el pie del cerro, a 2.640 metros.

EN CONTRA

El presidente colombiano, Álvaro Uribe, se declaró ayer contrario a la decisión de la FIFA, pidió que se rectifique la medida y anunció su disposición a enviar una comisión a Suiza para interceder ante el organismo internacional.

“A mí me parece, lo hablaba con el vicepresidente (Francisco Santos), que hay que hablar muy claramente con la FIFA y hacer una campaña. Considero que esto es injusto y además no tiene presentación”, dijo Uribe a la Radio Melodía en Bogotá.

No hay comentarios: