jueves, 31 de mayo de 2007

Grondona, enemigo de la altura



Después de hacer diversas consultas, con personalidades de las altas esferas del fútbol mundial congregadas en esta ciudad, donde se realiza el Congreso de la Federación Internacional de Fútbol Asociado (FIFA), se identificó al principal promotor y responsable de la atentatoria decisión de vetar a escenarios deportivos ubicados por encima de los 2.500 metros sobre el nivel del mar.
El presidente de la Asociación de Fútbol Argentino, Julio Humberto Grondona, apadrinado por su amigo incondicional, Joseph Blatter, mandamás de la FIFA, y apoyado por su homólogo brasileño, Ricardo Texeira, orquestó toda esta argucia que no hace otra cosa que dividir al fútbol mundial, porque de ejecutarse esta medida en su real dimensión, será el único culpable de quebrantar la unidad del deporte rey.
Dirigentes de las diferentes Asociaciones Nacionales presentes en el cónclave del fútbol que finalizará mañana (hoy) con la reelección de Blatter, reaccionaron con asombro y sorpresa por la atentatoria medida en contra de países del mundo entero de poder jugar fútbol a más de 2.500 m.s.n.m., porque esta decisión no solamente perjudica a países sudamericanos (Bolivia, Ecuador, Perú y Colombia), sino a europeos y centroamericanos que expresaron su solidaridad y apoyo para revertir esta medida que discrimina y excluye indirectamente del seno de la FIFA a cerca de una treintena de sus afiliadas.
Lo raro del caso, es cómo Grondona tuvo la astucia y sigilosidad para llevar adelante este maléfico caso sin alertar a los afectados antes de la cita del Comité Ejecutivo de la FIFA que tras escuchar el informe verbal del médico belga Michael D’Hooghe, sin estudios científicos y estadísticos, Blatter no dudó en dar lectura a la recomendación aplaudida por Grondona que fue bien utilizado por Texeira para consumar este maléfico plan; sin dejar de incluir en esta tramoya al presidente de la Confederación Sudamericana de Fútbol (Conmebol), Nicolás Leoz que se hizo de oídos sordos, cuando su misión era defender a “capa y espada” a cuatro de sus afiliadas que se vieron, al final, melladas por la injusta medida.
Hoy, como cuan “pilatos”, Blatter después de sostener reuniones con representantes de los países sudamericanos afectados les pidió arreglar el caso en el seno de la Conmebol, porque ahí fue donde nació esta maquiavélica idea, con una demostración médica y científica, sin involucrar a cuestiones políticas.
Al hacerse fuerte la resistencia de aceptar semejante atentado, dirigentes de Bolivia, Perú, Colombia y Ecuador apoyados por Uruguay, Paraguay y Venezuela buscarán revertir la medida más por una cuestión de respeto y unidad que por un favor, castigando a los “enemigos” que buscan eternizarse con ventajas extradeportivas como candidatos a lograr títulos mundiales.
Por lo que una solución al tema se dará en la reunión de la Conmebol, el próximo 14 de junio en su sede de Asunción, Paraguay, donde se descargará con datos científicos y estadísticos que la altura no afecta, menos mata a los deportistas.
Como medida precautoria, se conoció que las Asociaciones afectadas del área sudamericana con la determinación discriminatoria, boicotearán la Copa América prevista en su realización del 26 al 16 de julio próximo, en Venezuela, al no asistir, porque la medida no solamente se interpreta como una cuestión deportiva sino un atentado a la soberanía de los países, suficiente razón para movilizar a las autoridades gubernamentales de cada nación.
Los dirigentes de la CONCACAF, al margen de brindar apoyo y solidaridad, pidieron a sus pares de Bolivia, Perú, Colombia y Ecuador no descuidar su responsabilidad de hacer un seguimiento de lo que pueda ocurrir en contra o a favor de su Federación en otras instancias y situaciones, porque esta decisión tuvo directa influencia con la queja de los dirigentes del Club Flamengo de Brasil cuando jugó por Copa libertadores de América frente a Real Potosí y el anuncio de Perú de jugar en Cusco sus partidos de la eliminatoria frente a Brasil, Argentina y Uruguay. (Zúrich, por teléfono).

La carta a Blatter toma fuerza y entusiasma


La campaña ´Bolivia unida y con altura. Por un millón de cartas a la FIFA´ comenzó con éxito debido a la participación no sólo de personalidades políticas y deportivas, sino por el entusiasmo de la ciudadanía en general.
Al presidente Evo Morales le bastó escuchar que era una misiva dirigida a Joseph Blatter para aceptar firmarla. ´Por supuesto´, dijo y rubricó la carta. Luego, el Mandatario —de 48 años— se dirigió a las filas de su equipo para comenzar a disputar el segundo de los cuatro partidos que jugó ayer.
La receptividad de Morales fue similar a la del vicepresidente Álvaro García, quien se tomó aproximadamente 30 segundos para leer el documento de solicitud al titular de la FIFA.
“Una buena iniciativa”, señaló y luego estampó su firma; se tomó su tiempo para anotar sus datos personales y se despidió.
La actitud de las principales autoridades del país frente a la iniciativa de los medios La Razón, la red ATB, El Nuevo Día, Extra y el Banco de Crédito, también se repitió en el resto de la gente.
´Es una forma de comunicarle al presidente de la FIFA que tenemos derecho a practicar deporte donde nacimos y vivimos´, afirmó Carla Espinosa, estudiante del Liceo La Paz, quien al igual que sus compañeras interrumpió un improvisado partido de voleibol en la plaza Murillo para firmar la carta con la solicitud al titular de la máxima entidad del fútbol mundial.
Lo mismo hicieron las personas que asistieron a ver la jornada deportiva en el Siles.
Desde el regimiento Colorados de Bolivia, pasando por los malabaristas, futbolistas hasta el público en general, todos utilizaron la carta como medio para expresar su sentir en relación a la medida.
´Esperemos que se escuche nuestra protesta por intermedio de esta carta´, dijo Carlos Prieto, de 67 años, quien con su vestimenta deportiva se unió a la protesta contra el veto al fútbol en la altura.
Otros datos
Las solicitudesEn la sucursal de La Razón en la calle Loayza los ciudadanos solicitaron copias de la carta para que sus familiares se sumen a la campaña.
La sugerencia “Deberían haber más lugares donde se distribuyan las cartas”, señaló un interesado lector que apoya la iniciativa contra el veto.

La Conmebol negocia para evitar división

Si se tiene que revisar, se revisará”. La frase corresponde a Julio Humberto Grondona, presidente de la Asociación del Fútbol Argentino (AFA) y vicepresidente de la FIFA, consultado acerca de la polémica decisión de ese organismo de prohibir partidos en ciudades cuya altura sobre el nivel del mar supere los 2.500 metros.

Por primera vez, el “hombre fuerte” del fútbol sudamericano en la FIFA se refirió al asunto (declaró al diario Clarín, de Buenos Aires) y dio la señal de que hay lugar, cuando menos, para la negociación, que efectivamente estos días ha sido ardua en Zúrich, Suiza, donde se celebra el 57 Congreso de la Federación Internacional.

Desde que la FIFA —cuyo Comité Ejecutivo resolvió el veto— le pasó el lío a la Confederación Sudamericana de Fútbol (Conmebol), la dirigencia del balompié sudamericano casi no ha dormido. Primero sostuvo reuniones hasta agotar las alianzas, que favorecen a la altura (seis países están contra el veto, cuatro se mantuvieron al margen), y ahora las gestiones apuntan a lograr consenso, es decir, evitar la división.

Por nada del mundo la Conmebol quiere llegar fracturada al 15 de junio, cuando deba decidir si eleva o no la petición a la FIFA para que retire el veto a la altura, porque si no hay acuerdo previo, habrá votación, en la que los denominados países “chicos” casi con seguridad se impondrán a los “grandes”.

Las naciones afectadas por el veto, Bolivia, Colombia, Ecuador y Perú, han logrado el apoyo de Paraguay y Venezuela. No así el de Brasil y Argentina, los que más se oponen, ni el de Chile

—que por razones diplomáticas de su presidente se ha mantenido en silencio—, ni de Uruguay.

Ayer trascendió que, para lograr un consenso, surgió una opción fuerte: si Perú retira su intención de ir a jugar a Cusco algunos partidos de las eliminatorias, entonces no habrá veto, y tanto Bolivia, Ecuador y Colombia podrán utilizar La Paz, Quito y Bogotá, respectivamente, como ya lo hicieron en el pasado.

El pedido de Perú para que Cusco sea admitida como sede de algunos partidos es considerado como la búsqueda premeditada de una ventaja, por querer llevar a la altura a selecciones de la talla de Brasil y Argentina, y jugar el resto de sus cotejos en su sede natural, Lima.

Desde ese punto de vista de la negociación, a Perú le tocaría renunciar a sus aspiraciones, de jugar en la altura, para que La Paz, Quito y Bogotá no sean tocadas.

Una cosa está clara. Por estos días la dirigencia de la Conmebol le da más valor a ese tipo de negociación que a los informes médicos que deberán ser presentados el 14 de junio, también en Asunción. ¿Por qué será?

Prohibición corre para selecciones y clubes

El comunicado de la FIFA, lanzado el domingo, no hacía mayores especificaciones, por lo que no debió llamar a duda alguna. Sin embargo, hubo versiones que aseguraban que la prohibición sólo corría para partidos de eliminatorias mundialistas.

Sin embargo, funcionarios de la FIFA, sobre todo de prensa, se han encargado de disipar las dudas y las confirmaciones son más fuertes de lo pensado: no se pueden jugar partidos internacionales en lugares cuya altura sea mayor a los 2.500 metros sobre el nivel del mar y eso también corre, en Sudamérica, para encuentros de la Copa Libertadores de América y la Sudamericana.

Delia Fischer, de la oficina de Prensa de la FIFA, informó que la restricción incluye a selecciones y clubes, según el diario argentino Olé.

Vale decir que si la medida no se revierte el 15 de junio, Real Potosí no podrá jugar como local en la Villa Imperial, como tampoco Wilstermann en Cochabamba, sus partidos correspondientes a la primera fase de la Copa Sudamericana.

Ése sería el primer golpe duro. El segundo, que cinco ciudades del país y sus clubes se verían imposibilitados, de por vida, de llevar a sus escenarios cotejos internacionales. La lucha, por tanto, no involucra sólo a La Paz y las eliminatorias. El daño a Bolivia puede ser mucho más grande si se consume.

LA OTRA MIRADA

NUEVA ESTRATEGIA


Los dirigentes de la Federación Boliviana de Fútbol (FBF) que se encuentran en Zúrich, Suiza, participando en el Congreso de la FIFA, optaron desde ayer por la reserva sobre las negociaciones que se realizan en el tema altura para no entorpecer éstas. Así se evita, según trascendió, la presión a las federaciones que están contra el veto.

REELIGEN A BLATTER

La FIFA reelegirá hoy a Joseph Blatter como su presidente. Los países afectados por el veto a la altura ¿votarán por el dirigente suizo o lo harán en blanco? Según opinó ayer alguna gente del fútbol en Bolivia, la Federación Boliviana debería abstenerse de apoyar a Blatter, como medida de protesta particularmente contra el dirigente que prometió que a la altura no se la tocaría nunca más, y no cumplió.

APELACIÓN “AZTECA”

La Federación Mexicana de Fútbol pidió ayer la asesoría de la Confederación Norte, Centroamericana y del Caribe de Fútbol (Concacaf) para iniciar la apelación de la decisión de la FIFA de prohibir los partidos internacionales a más de 2.500 metros de altura.

La medida de la FIFA afecta directamente al club mexicano Toluca, cuyo estadio, el Nemesio Diez, se encuentra a 2.680 metros sobre el nivel de mar. En los documentos de apelación el Toluca anexará criterios y elementos técnicos, médicos, económicos y profesionales que “dejen constancia del criterio erróneo de la FIFA”, informó la Federación Mexicana.

Evo juega 4 partidos

Con la disputa de cuatro partidos, cada uno de 30 minutos, el presidente de la República, Evo Morales, demostró en cancha sus argumentos para buscar revertir la medida FIFA.
En el Día Mundial del Desafío, que sirvió de ocasión para efectuar la protesta, el Mandatario vivió una maratónica jornada deportiva ayer en La Paz.

En el primer encuentro que jugó, a partir de las 7.00, en la plaza Murillo, con el equipo gubernamental, en el que Morales juega, su equipo venció por 7-6 a un combinado de policías.

El resto de los choques los disputó en el estadio Hernando Siles. En el inicio derrotó por 1-0 a un equipo de periodistas, con gol de Iván Castillo, luego de un leve descanso, aprovechado por los periodistas para hacerle diversas consultas, jugó otro partido.

“Si los países de las alturas quedaríamos vetados, el próximo campeón no sería mundial´, dijo Morales en el intermedio.

El siguiente encuentro lo disputó ante los reporteros acreditados al Palacio de Gobierno, el partido terminó igualado 0-0.

En el tercer y último de la tarde de ayer, el cuadro gubernamental venció finalmente a los corresponsales de los medios extranjeros, por 2-0 con goles del ex mundialista Marco Sandy. El primer tanto fue obra de Castillo y los dos restantes de Sandy.

´Quise demostrar que aquí también se practica muy bien el deporte´, indicó Morales al final.

Declaraciones

El apoyo gubernamental
El presidente Morales afirmó que tiene el apoyo de sus colegas de Argentina, Néstor Kirchner; de Venezuela, Hugo Chávez; y de Uruguay, Tabaré Vásquez.

En el Día del Desafío
Morales se sumó al incentivo de la práctica del deporte, que desde hace nueve años se efectúa en Bolivia.

Las Frase


La FIFA vulnera nuestros derechos de practicar deporte con altura y en la altura.
Carlos Borja, director de Bolivia Deportes.

El deporte en Bolivia es para todos, sin distinción como pretenden hacerlo.
Hugo Palenque, campeón de la Copa América en 1963.

Es un día de desafío para mantener el carácter universal del deporte en el mundo.
Juan del Granado, Alcalde de la ciudad de La Paz.

Vivimos en las montañas y demostraremos que la altura no mata
Juana Poma, una aficionada que asistió al Siles.


Quien se prepara rinde donde sea. El adecuado trabajo contrarresta todo.
Iris Uriona, árbitra, con acreditación FIFA.

Apoyo de Venezuela apareció con fuerza



Al anuncio, el martes, de que la Federación Venezolana estaba contra el veto, ayer se sumaron el presidente Hugo Chávez y el Comité Organizador de la Copa América

El apoyo de Venezuela a la altura apareció de pronto y por varios frentes. El martes, a última hora, el presidente de la Federación Boliviana de Fútbol (FBF), Carlos Chávez, dio la buena nueva de que Rafael Esquivel, titular de la Federación Venezolana de Fútbol (FVF), estaba del lado de los países andinos.

Esquivel, a su vez, se apresuraba en asegurar que la Copa América en su país no corría peligro, y que Bolivia, Ecuador y Colombia, que habían amenazado con no asistir, sí iban a estar en la cita que comenzará el 26 de junio.

Ayer, el presidente de la República, Evo Morales Ayma, anunció el apoyo de su colega, el mandatario venezolano, Hugo Chávez.

La jornada terminó con un comunicado del Comité Organizador Nacional (CON) de la Copa América en Venezuela mediante el que respalda la opción de Bolivia, Perú, Colombia y Ecuador de jugar partidos oficiales en ciudades ubicadas a más de 2.500 metros sobre el nivel del mar.

El secretario general del CON y ministro del Deporte, Eduardo Álvarez, dijo que apoyan a los cuatro países involucrados en el veto tras conocerse la prohibición de la FIFA.

El jugar en altura, según Álvarez, pasa por una cuestión de costumbre de los pueblos. Tal potestad está respaldada por informes científicos en la materia.

“Nosotros respetamos las costumbres de los países. Ellos aprendieron a jugar fútbol en la altura y ahí deben jugar. No podemos cambiar la cultura de la gente por lo que dos o tres federaciones crean que eso afecta la salud de los jugadores”, explicó.

Según un informe detallado del Ministerio del Deporte de Venezuela sobre la altitud, el hecho de disputar encuentros en esas ciudades tiene aspectos positivos y negativos.

Pese a ello, existen mecanismos de adaptación y de aclimatación que permiten al futbolista tener un buen rendimiento, como apunta ese informe al citar al entrenador argentino Carlos Salvador Bilardo.

“Hay que saber jugar en la altura. Hay que poner a circular el balón y no son los jugadores los que corren, esto logra dosificar el esfuerzo. Es un error la prohibición de jugar en la altura. Los inconvenientes se cambian con un cambio de táctica y no con prohibiciones”, manifestó.

Finalmente, el dirigente venezolano retomó las palabras de Bilardo, poniendo como ejemplo las altas temperaturas.

“Jugar en altas temperaturas como se ha hecho en África, donde se han disputado encuentros a 50 grados centígrados, es algo extremo y atenta más contra la salud que jugar en la altura”, concluyó Álvarez.

La otra mirada

TREPADA

El alcalde de Bogotá, Luis Eduardo Garzón, subió ayer caminando al santuario de Monserrate, considerado el cerro centinela de la ciudad, para demostrar a la FIFA que la altitud no hace daño al deporte.

Monserrate está situado a 3.150 metros de altura sobre el nivel del mar y para llegar allí a pie hay un tortuoso y empinado camino que parte desde el pie del cerro, a 2.640 metros.

EN CONTRA

El presidente colombiano, Álvaro Uribe, se declaró ayer contrario a la decisión de la FIFA, pidió que se rectifique la medida y anunció su disposición a enviar una comisión a Suiza para interceder ante el organismo internacional.

“A mí me parece, lo hablaba con el vicepresidente (Francisco Santos), que hay que hablar muy claramente con la FIFA y hacer una campaña. Considero que esto es injusto y además no tiene presentación”, dijo Uribe a la Radio Melodía en Bogotá.

miércoles, 30 de mayo de 2007

Teixeira busca dividir al fútbol



El presidente de la Federación Brasileña de Fútbol, Ricardo Teixeira, le dijo al directivo liguero Mauricio Méndez en Suiza que en 1996 el ex titular de la FBF José Saavedra Banzer se comprometió a cambiar la sede de la selección a Cochabamba.
En comunicación desde Zúrich, Méndez confirmó que en una reunión de la FIFA, el máximo directivo del fútbol brasileño le dijo a la comitiva boliviana que para que se retire el veto a Bolivia en 1996, Saavedra se comprometió a “adecuar el estadio Félix Capriles, de Cochabamba para que la selección juegue ahí y eso fue confirmado por Julio Grondona (titular de la Asociación de Fútbol de Argentina)”.
Según Méndez, Teixeira intentó justificar de esta forma la determinación de FIFA de prohibir que se disputen encuentros de fútbol a más de 2.500 msnm.
El mensaje fue tomado como una señal de pretender dividir a la directiva del fútbol boliviano en un momento delicado.

Los andinos verán si van a la Copa



Cómo se puede competir con quienes le hacen daño a la mitad de los miembros de la Conmebol, es el cuestionamiento que cobra fuerza entre los países andinos, de quienes nace la opción de no jugar la Copa América si el veto de la FIFA continúa.
La posibilidad toma cuerpo, porque se considera que Brasil y luego Argentina tendrían más fuerza que el resto de las federaciones sudamericanas para mantener el veto. “Ellos manejan la Conmebol y son mimados en la FIFA, entonces cómo jugar con quienes no desean visitarnos donde vivimos”, dijo Guido Áñez, ex presidente de la Liga boliviana, quien sugirió la idea de no competir en Venezuela.
El ex dirigente además sugirió que se deberían aprovechar las buenas relaciones del presidente de la República, Evo Morales, con su homólogo de Venezuela, Hugo Chávez, para rechazar el veto por la cordialidad con los pueblos andinos que son los más afectados.
Ayer la agencia EFE destaca la declaración que el vicepresidente de la FBF, Mauricio Méndez, le hizo a Radio Panamericana en la que se habló de asumir dicha posibilidad. “Esa postura la hemos manejado con Colombia y Ecuador. La hemos tocado. En su momento inclusive dijimos que si Venezuela no nos apoya (...), no vayamos a la Copa América”, dijo el vicepresidente de la entidad a Panamericana.
Luego, desde el Perú la cadena de radio CPN informó que el vicepresidente de la Federación Peruana de Fútbol, Julio Pastor, también admitió la posibilidad de no ir a la Copa América, si así lo consideran las naciones afectadas.
En Bolivia, el presidente de The Strongest, Jorge Pacheco, también solicitará a la Federación Boliviana que la selección nacional no dispute la Copa América y ponga en duda su presencia en las eliminatorias mundialistas, si es que el 15 de junio se confirma el veto.
Pacheco, quien también es tesorero de la FBF, calificó la situación planteada por la FIFA de aberrante porque afecta “la dignidad de todos los bolivianos, se nos coloca en un orden de discriminación como si fuéramos seres humanos de tercera categoría”. Añadió que el resto de los clubes de las ciudades afectadas se sumará.
Entrevista a Guido Áñez Ex presidente de la Liga
“La opción de no ir a la Copa debe estar latente”
El ex dirigente de la Liga ratificó su posición de que si la Conmebol y la FIFA no retroceden en el veto, Bolivia y los países afectados no deberían asistir a la próxima Copa América.

¿Qué opinión le merece esa presión mediante la Copa América? Sería una medida de presión porque los países andinos somos cinco, somos la mitad de Sudamérica y cómo es posible que no se escuche.
¿Se dice que Brasil maneja todo?No nos mintamos, la Conmebol no la manejamos todos, sino sólo Argentina y Brasil. Ellos tienen presencia en el Comité Ejecutivo de la FIFA y ellos permitieron que se dé el veto. Permitieron que se afecte a sus afiliados.
¿Se dice que Brasil es el mimado y por ahí no se cambia el veto?Es una posibilidad que la deben manejar los cinco vetados. Cómo podemos jugar con quienes nos hacen ese problema. La opción de no ir a la Copa América debe estar latente.
¿El primer escollo es la Conmebol?Sin duda, y lo son Brasil y Argentina, porque en la FIFA es más complicado, pues Asia, África y Oceanía no tienen esa figura y no les importa.
¿Los de la altura tienen ventaja?Sí, es natural porque allí nacieron, pero no es extradeportiva porque la altura no gana partidos y no mata a nadie. El mundo y Latinoamérica son diversos.
¿Habría Conmebol sin 5 andinos?Es complicado, porque que falte uno ya es complicado, y cinco...

Reunión para defender universalidad del fútbol

El 6 de junio, La Paz será sede de la reunión de la “Unidad por la Universalidad del Deporte” para defender la práctica del fútbol en ciudades situadas a más de 2.500 metros sobre el nivel del mar. El presidente de la República, Evo Morales, convocó al encuentro en el que participarán los nueve prefectos del país, más de 200 alcaldes de Bolivia y 20 de ciudades latinoamericanas.

El anuncio lo hizo el Primer Mandatario después de una reunión en la que participaron los alcaldes de La Paz, Cochabamba, Oruro y Potosí, ciudades que con la decisión del Comité Ejecutivo de la FIFA anunciada el domingo se ven impedidos de realizar partidos internacionales.

En el encuentro también participaron los prefectos de La Paz, José Luis Paredes, y de Cochabamba, Manfred Reyes Villa, y el canciller de la República, David Choquehuanca.

Morales solicitó la unidad de sus colegas de Sudamérica para pedir a la FIFA que revierta la medida, para no dividir a la región.

“Hago un llamado a los presidentes de Sudamérica, de Latinoamérica, a la unidad no sólo económica y política, sino también a la unidad deportiva”, dijo Morales.

“Ganar un partido de fútbol en la altura es ganar con altura, pero tener miedo a la altura es actuar con ausencia de altura”, agregó el Primer Mandatario, quien pidió plegarse a la jornada de defensa de la práctica del fútbol “para evitar la marginación”.

El alcalde de La Paz, Juan Del Granado, dijo que ha hecho los primeros contactos con sus colegas de Cusco, Calama, Quito y Bogotá para asegurar su presencia en esta ciudad.

Por su parte, Reyes Villa señaló que se seguirá trabajando para que se revierta la decisión de FIFA y para que “no tenga condiciones”.

Varias ciudades unidas

El Gobierno Municipal de La Paz hizo pública también una declaración de la Red Andina de Ciudades, a través de la cual rechaza la decisión de la FIFA, que es calificada de discriminatoria por ir en contra del derecho y el carácter universal de la práctica del deporte y exige al máximo organismo mundial que revise de inmediato la determinación.

El comunicado está firmado por los alcaldes de La Paz, El Alto, Quito, Arequipa, Bogotá y Cusco. Además, en él se expresa el apoyo de autoridades de varias ciudades de Ecuador.

“Nuestro rechazo a una decisión discriminatoria, que se encuentra en contra del derecho y el carácter universal de la práctica del deporte”.

“Nuestra determinación de apoyar de manera activa todas las iniciativas para la reversión de la discriminatoria medida”. “Nuestra exigencia a la Federación Internacional del Fútbol Asociado para que se revise de inmediato la decisión adoptada”.

“Nuestro pedido a nuestros gobiernos nacionales para la inmediata puesta en marcha de una estrategia concertada en todos los ámbitos con el propósito de dejar sin efecto la decisión de la FIFA”, dicen los cinco puntos del comunicado.

El apoyo de Evo y su Gobierno son vitales

El partido de fútbol se juega ahora fuera de la cancha. La llamada batalla por la altura la libran dirigentes, médicos y también políticos. Éstos pueden llegar a tener gran incidencia, y por eso lo que hagan el presidente Evo Morales y su Gobierno será fundamental para apoyar las gestiones de la Federación Boliviana de Fútbol (FBF) contra el veto a la altura.

Año 1996. Buenos Aires. Predios de la Asociación del Fútbol Argentino (AFA). El mandamás del balompié argentino, Julio Humberto Grondona, y hombre fuerte —primer vicepresidente— de la FIFA, le cuenta a un periodista de la famosa revista El Gráfico, pero sólo para su conocimiento, no para que lo publicara: “Mi gestión ha sido fundamental para que se vete a La Paz. No podíamos seguir mandando a nuestros jugadores a jugar tan alto”.

Suena el teléfono. Grondona responde: “¿Cómo está, señor Presidente?” El personaje al otro lado de la línea era Carlos Saúl Menem. El titular de la AFA cambia su semblante, pone gesto serio y sólo escucha. “No se preocupe, señor Presidente”. Luego cuelga.

Argentina decide, poco después, apoyar a Bolivia. El hombre fuerte de Sudamérica ante la FIFA promueve que se levante el veto, y poco tiempo después, en Zúrich, Suiza, sede del organismo mundial del balompié, la altura se salva de un veto discriminatorio.

Once años después, el mismo Grondona, en los mismos cargos, es protagonista del nuevo veto. Así lo delata su silencio. El de hace unos días, al no haber avisado a los países afectados de lo que en la FIFA se estaba tramando, y el de ahora, al escaparle al asunto:

“No puedo decir nada hasta conocer el informe” de la Comisión Médica.

¿Será necesario otro jalón de orejas para Grondona, esta vez por parte de Néstor Kirchner, como lo hizo Menem en 1996? Todo apunta a que sí.

El primer paso ya está dado. El presidente Evo Morales recibió ayer apoyo expreso de sus homólogos del Uruguay y Argentina.

Durante las primeras horas de ayer, el Primer Mandatario boliviano se comunicó con sus pares de los países de Sudamérica, sobre todo de aquellos que fueron afectados por la decisión de la FIFA para solicitar la solidaridad y apoyo contra el veto, confirmó el vocero presidencial Álex Contreras.

Tabaré Vázquez, jefe de Estado de Uruguay, y Néstor Kirchner, de Argentina, se comunicaron con Evo y se solidarizaron con la causa boliviana, que también es la de Perú, Ecuador y Colombia.

El argentino Kichner y su Gobierno, a tempranas horas, manifestaron su pleno apoyo para que el fútbol se juegue en ciudades con altura superior a los 2.500 metros sobre el nivel del mar.

Según el vocero Álex Contreras, este acto va más allá de la posición que asuma la Asociación de Fútbol Argentino (AFA).

Argentina y Uruguay son dos de los países (los otros son Brasil y Chile) que no se han pronunciado a favor. Al contrario.

En horas de la tarde, Víctor Orduna, el segundo al cargo de la Dirección de Comunicación del Palacio, comunicó a La Prensa que el Presidente uruguayo se sumó a la lucha boliviana contra el veto de la FIFA.

Morales fue enfático en su rechazo a la posición de la FIFA, condenó la actitud de este organismo y calificó el veto como “un atentado contra los pueblos que viven en la altura, lo que implica la marginación y exclusión”.

la otra mirada

ESTRATEGIA

A través de la presión política, el presidente Evo Morales busca el apoyo de otros mandatarios. También incentivó al pronunciamiento de la CAN y Derechos Humanos y anunció una gran reunión de alcaldes para el 6 de junio. El Congreso Nacional también se pronunció rechazando la “discriminación” a Bolivia por parte de la FIFA.

RESPALDO MÉDICO

El Instituto Boliviano de Biología de la Altura se encargará de la exposición médica aprovechando que tiene una gran cantidad de datos para demostrar que sí es posible jugar al fútbol a los 3.600 metros sobre el nivel del mar. Enrique Vargas, presidente del IBBA, tendrá la colaboración de un médico ecuatoriano que llegará en estos días.

La mayoría está contra el veto

Son seis países de Sudamérica, según el presidente de la Federación Boliviana de Fútbol (FBF), Carlos Chávez, de los 10 que integran la Confederación Sudamericana de Fútbol (Conmebol), los que están unidos contra el veto a la altura. Esa noticia, entregada por el mandamás del balompié nacional a un grupo de dirigentes reunidos ayer en La Paz, cerró una intensa jornada de negociaciones en Zúrich, donde la delegación boliviana asiste al 57 Congreso de la FIFA.

Bolivia, Colombia, Ecuador y Perú hicieron cuerpo para tratar de convencer a las demás Federaciones de Fútbol que apoyen la disputa de partidos internacionales por encima de los 2.500 metros sobre el nivel del mar. Lograron que Paraguay se inclinara rápido hacia su lado, pero no era suficiente.

“Venezuela también está con nosotros”, les dijo ayer el presidente Carlos Chávez —vía telefónica— al secretario general de la FBF, Pedro Zambrano; al gerente, Alberto Lozada; al titular de Bolívar, Mauro Cuéllar; al de Destroyers, Luciano Negrete, y al asesor legal de Futbolistas Agremiados de Bolivia (Fabol), David Paniagua, quienes lo escuchaban a través de un altavoz, reunidos en las oficinas de la Federación. Varios periodistas fueron testigos de ese anuncio.

¿Por qué es tan importante contar con mayoría? Si bien no se trata de una primera instancia de definición (aunque hay quienes aseguran que será la definitiva, por encima del informe médico), el 15 de junio, cuando la Conmebol se reúna en Asunción de Paraguay para tratar el tema, puede ser necesario llegar al voto para dirimir las diferencias. Si fuera así, la altura tendría seis votos a favor y cuatro —por ahora representados por Brasil, Argentina, Uruguay y Chile— en contra.

Según Chávez, las relaciones cordiales con la Federación Venezolana de Fútbol (FVF) permitieron llegar a un acuerdo rápido con su presidente, Rafael Esquivel.

Sin embargo, hay otras versiones que dan cuenta de que fue necesario ejercitar una medida de presión.

Según el vicepresidente primero de la FBF, Mauricio Méndez, se analizó conjuntamente con los dirigentes de Colombia y Ecuador (no mencionó a los de Perú, pero al parecer también tuvieron que ver en el asunto) que ninguno asista a la Copa América Venezuela 2007, desde el 26 de junio, en protesta por la decisión de la FIFA de vetar a la altura.

“Esa postura la hemos manejado con Colombia y Ecuador. La hemos tocado. En su momento incluso dijimos que si Venezuela no nos apoya (...), no vayamos a la Copa América”, indicó Méndez ayer en declaraciones a radio Panamericana.

Según el dirigente, Venezuela, anfitriona de la próxima edición de la Copa América, cuenta con el voto que podría ser el que dirima el conflicto.

“Creo que si Venezuela apoya a Bolivia en esta causa, es el sexto voto que necesitamos, y hay que ir a la Copa América y respaldar esa justa que la va a llevar (adelante) este país hermano”, afirmó Méndez.

Cuando el dirigente boliviano hizo esa declaración, en horas de la mañana, daba por descontado el respaldo venezolano. Por la tarde, casi noche (medianoche en Zúrich), Carlos Chávez confirmó que Venezuela —el país de Hugo Chávez, cuyo principal aliado en Sudamérica es el presidente boliviano Evo Morales— había dicho sí.

La única señal anterior dada por Venezuela era contraria. El director técnico de su selección, Richard Páez, se había mostrado complacido con el veto a la altura.

“Es una reclamación que las personas que jugamos al fútbol en ese estado siempre hicimos, porque era casi un dopaje para quienes jugaban de local”.

Esquivel: “Se tomará una decisión que beneficiará al fútbol”

El presidente de la Federación Venezolana de Fútbol (FVF), Rafael Esquivel, aseguró ayer desde Zúrich (Suiza) que la Copa América no corre peligro, tras el veto de la FIFA de prohibir el juego a más de 2.500 metros de altura.

También auguró que en la reunión del 15 de junio, en Asunción de Paraguay, “se tomará una decisión que beneficiará al fútbol sudamericano en general y a nuestros países hermanos, pero que nunca afectará el normal desarrollo de la Copa América”.

Esquivel, en declaraciones a la página oficial de la Federación local, indicó que en el torneo más antiguo del mundo participarán las 10 selecciones de Sudamérica, más los dos invitados, México y Estados Unidos.

“La Copa América no está en riesgo por la decisión de FIFA sobre no permitir jugar en la altura y que afecta a varios países hermanos”, expresó Esquivel, según la agencia Efe.

El dirigente venezolano ratificó la intención de todos los países de jugar en Venezuela, incluso de los cuatro afectados, Ecuador, Perú, Colombia y Bolivia, y confirmó que los dirigentes deportivos de estas naciones “le han salido al paso a las especulaciones de no asistir a la Copa”.

EL INFORME MÉDICO DE LA FIFA ES INCONGRUENTE Y FALTO DE ARGUMENTOS SÓLIDOS


Este es un resumen, que no está firmado, de la Comisión en Medicina Deportiva de FIFA al 20 de marzo de 2007.
a) Diferenciación entre partidos en lugares a más de 3.300 y a más de 2.300 s.n.m. En la primera instancia se presenta durante los dos primeros días un agudo mal de altura en un 20% de los casos, se desvanece en uno o dos días; es raro que se presente un edema cerebral. En la segunda instancia, los síntomas son menos intensos en un 10 a 20% de los casos; un edema cerebral es improbable.
b) En vista de que la propensión al mal de altura es individual, no es posible hacer una recomendación general.
c) Propuesta para 3.300 mts. s.n.m.: Ascender sólo 350 a 500 mts. por día ó, como alternativa preferible, pasar 5 días a una altura de 2.000 mts. ó, como segunda alternativa, viajar directamente, pero observando un mínimo de dos días de descanso absoluto, y permitir el juego únicamente si no se observa ningún síntoma.
d) Propuesta para los 1.300 mts. s.n.m.: Si es posible viajar directamente,, uno o dos días de descanso. Para obtener un rendimiento optimo, se recomienda entrenar a 2.300 o 3.300 mts. s.n.m. durante una o dos semanas.
Jugar a 3.300 mts. s.n.m. es problemático debido a la marcada disminución del rendimiento particular en jugadores bien entrenados, a 3.300 mts. s.n.m . es posible que se produzca una disminución de más de un 30% en atletas bien entrenados.
e) Existe una desventaja para jugadores de equipos procedentes de lugares a nivel del mar que juegan un solo partido a una altura de 3.300 mts. al nivel del mar, ya que se requiere una aclimatación de dos semanas.
f) De acuerdo con información científica disponible, la comisión de medicina deportiva, reunida el 20 de mayo de 2007 en Zurich, recomendó por unanimidad aprobar únicamente sedes a una altura inferior a 2.500 mts. s.n.m. para evitar potenciales riesgos que afecten la salud y una injusticia emanante de una disminución del rendimiento de equipos que no estén aclimatados a grandes alturas. La comisión de medicina deportiva de la FIFA es juicioso de la necesidad de realizar una investigación exhaustiva para obtener el máximo de pruebas científicas a fin de salvaguardar la salud de jugadores que proceden de lugares al nivel del mar y deben jugar partidos a gran altura, así como para garantizar condiciones de igualdad a todos los equipos.

Este informe lleva la firma del Dr. M. D'Hooghe, Presidente de la Comisión en Medicina Deportiva de la FIFA y del profesor J. Vorak Médico en Jefe de la FIFA.

La bronca sigue ganando altura

Si se tiene que revisar, se revisará", le dijo Julio Grondona a Clarín, consultado sobre la polémica decisión de la FIFA, de la que es vicepresidente, de prohibir partidos en ciudades cuya altura sobre el nivel del mar supere los 2.500 metros. El jueves 14 de junio está previsto un encuentro de los miembros de la Comisión Médica de la Confederación Sudamericana, en Asunción. No se podrá jugar en Quito, Bogotá, Cusco y La Paz, entre otras ciudades.

En tanto, los países afectados se mueven al nivel político más elevado. El miércoles próximo, Joseph Blatter recibirá a la presidenta chilena, Michelle Bachelet, en la flamante sede de la FIFA en Zurich. Hacia allí está viajando el ministro de la Presidencia de Bolivia, Juan Ramón Quintana mientras que el presidente Evo Morales convocó a la Reunión de la Universalidad del Deporte, que se hará dentro de una semana, en La Paz. Ayer hasta hubo especulaciones sobre una eventual deserción de Bolivia, Ecuador y Colombia a la Copa América.

Los países andinos no articularon una posición conjunta, más allá de expresar su rechazo. El preparador físico de la selección peruana, Javier Arce dijo que, aplicando el criterio de la entidad, "tampoco podemos jugar en San Pablo, con temperaturas superiores a 30 grados o en Buenos Aires, que llega a tener más de 80% de humedad".

Bolivia, Colombia y Ecuador podrían bajarse de la Copa América

La Federación Boliviana de Fútbol (FBF) analizó con las de Colombia y Ecuador no asistir a la próxima Copa América de Venezuela en protesta por la decisión de la FIFA de vetar los partidos por encima de los 2.500 metros de altitud 'Esa postura la hemos manejado con Colombia y Ecuador. La hemos tocado.
En su momento inclusive dijimos que si Venezuela no nos apoya, no vayamos a la Copa América', afirmó el vicepresidente de la FBF, Mauricio Méndez. Según el directivo, Venezuela, anfitriona de la próxima edición de la Copa América, tendrá el voto que podría ser el que dirima el 15 de junio el conflicto sobre la altura en la reunión que celebrará la Confederación Suramericana de Fútbol para analizar la decisión de la FIFA.
Además, Méndez detalló que hasta ahora se pronunciaron a favor de respetar los partidos en zonas de altura, Bolivia, Perú, Ecuador, Colombia y Paraguay, por lo cual con el voto venezolano se tendría una mayoría en la reunión de la CSF, que posee diez países afiliados. El director técnico del seleccionado de Venezuela, Richard Páez, avaló la decisión de la FIFA y dijo que la medida 'beneficiará' al fútbol. 'Es una reclamación que las personas que jugamos al fútbol en la altura siempre hicimos, porque era casi un doping para quienes jugaban de local', opinó.

Un millón de firmas para frenar el veto



Desde hoy, Bolivia jugará un partido aparte al darse inicio a la campaña por la defensa del fútbol en la altura promovida por La Razón, ATB, El Nuevo Día y El Extra que se tiene propuesto enviar hasta junio un millón de cartas a la FIFA.
La afición nacional empezará a movilizarse con la campaña “Bolivia unida y con altura. Un millón de cartas a la FIFA” que serán enviadas al titular del ente mundial, Joseph Blatter.
“Claro que participaré y firmaré la carta, como todos los bolivianos”, dijo ayer el ex capitán de la selección Carlos Borja.
El domingo, el ente máximo del balompié prohibió la disputa de los partidos de fútbol a más de 2.500 metros sobre el nivel del mar, y por ello este grupo de medios invita a sus lectores y televidentes a formar parte de esta cruzada en contra del veto que discrimina a ciudades andinas.
Ayer, el árbitro mundialista Marcelo Ortubé también comprometió su participación.“Dirigiré en Sucre, pero una vez que esté en La Paz iré a firmar esta carta”, sostuvo el juez.
Para esta iniciativa, que contará con el apoyo logístico del Banco de Crédito, se habilitarán buzones en todas las oficinas de La Razón, ATB, El Nuevo Día, El Extra y el Banco donde los lectores encontrarán cartas impresas, mientras que las ediciones digitales permitirán adscribirse y en ella anotar su nombre y luego enviarla por correo electrónico.
Para leer la misiva se ingresa a las páginas: www.la-razon.com, www.atb.com.bo y www.el-nuevodía.com, desde cualquier punto del país y del mundo.
Los hinchas jugarán desde hoy un partido aparte para revertir el veto hacia la altura.

Carta a Joseph Blatter
Bolivia, mayo de 2007
SeñorJoseph BlatterPresidenteFederación Internacional del Fútbol Asociado, FIFA Zúrich, Suiza
Distinguido señor
La resolución adoptada por la FIFA el 27 de mayo, que prohíbe la realización de partidos internacionales de fútbol en las ciudades ubicadas a más de 2.500 metros de altura sobre el nivel del mar, me lleva a remitirle esta carta para darle a conocer los argumentos por los que el órgano mundial del fútbol puede y debe revertir esta medida discriminatoria y archive, de una vez por todas, cualquier atentado contra el deporte universal.
1 Millones de personas vivimos, trabajamos, reímos, lloramos y amamos en la altura, como todo el resto del mundo. ¿Por qué no debiéramos jugar y competir en el fútbol?
2 El fútbol es parte de la cultura universal. La FIFA está comprometida con su promoción sin discriminaciones. Cumpla Ud. con esa misión.
3 El fútbol es una pasión que promueve la unidad, la hermandad e integración entre los pueblos. Nosotros, quienes vivimos en alturas, tenemos los mismos derechos que todos.
4 ¿Ha pensado usted, señor Blatter, que si la FIFA veta el fútbol, también podríamos quedarnos sin la práctica de otros deportes? ¿Sería esto justo para nuestros niños y jóvenes?
5 La ciencia demostró que los profesionales del fútbol no tienen problemas de oxigenación. Este es un deporte de una reducida exigencia fisiológica.
6 Nadie se murió jugando al fútbol en los estadios de Bolivia ni en ningún otro lugar de altura. Por eso, esta prohibición más parece un castigo sin causa, producto de presiones.
7 La FIFA tiene datos que demuestran que en la altura, como en el llano, se imponen el talento y el profesionalismo de los equipos, sean visitantes o locales.
8 Si la FIFA no revoca este veto, mañana la temperatura, la humedad y otros podrían ser argumentos para convertir el fútbol en un baile de salón.
9 Los bolivianos somos un pueblo pobre, tenemos un fútbol humilde, pero somos dignos y tenemos un sentimiento nacional que nos hará defender nuestros derechos donde haga falta.
10 Su palabra es un compromiso. El 11 de febrero del 2000, usted, señor Blatter, expresó en La Paz su respeto por nuestra causa. Entonces, dijo: ´Yo nací entre las montañas, mi pueblo en Suiza está entre los cerros más altos de Europa, por eso la altura no me da miedo´. ¿Va a cumplir su palabra?
Por todas esas razones, en nombre de nuestros derechos y de los principios que pregona la FIFA, le pido, con el mayor de los respetos, que desista de este veto.
Nombre……………………….........................…… Firma………….......................

LA MENTIRA MAS GRANDE


Caídas de los grandes dieron vida al fantasma de la altura

Hace 30 años, en 1977, Bolivia derrotó a Uruguay y la dejó fuera del Mundial de Argentina del año siguiente. Si bien la Selección Nacional no logró clasificarse a ese certamen, antes de ser eliminada dejó fuera de combate a una de las poderosas de Sudamérica. Ése fue el primer “pecado”.

El segundo, la gran victoria sobre Brasil de 1993. El equipo “verde-amarillo” perdió aquel entonces su invicto de 40 años en eliminatorias, y aunque no afectó su clasificación al Mundial de Estados Unidos, le dolió sobremanera. Fue el “pecado dos” cometido por los bolivianos.

Ese mismo año, otra vez Uruguay fue castigada por nuestro seleccionado. Una vez más Bolivia le privaba de asistir a una final mundialista. La vergüenza era mayúscula: un equipo chico del continente la había derrotado de nuevo. Fue el “pecado tres”.

Pronto, la maquinación de los poderosos comenzó a funcionar. No se podía permitir nunca más aquellas hazañas que dejaban mal parados a los favoritos.

El veto a la altura de La Paz empezó a ser planeado con sumo cuidado. Bolivia —decían— era fuerte en su reducto de Miraflores. No en otra ciudad.

El fantasma tomó cuerpo después de que en 1995 la dirigencia de la Confederación Sudamericana de Fútbol (Conmebol) decidiera jugar la fase previa para el Mundial de 1998 en Francia bajo el sistema de “todos contra todos”. Un hecho histórico, pues hasta ese entonces siempre se había jugado por grupos.

En el 77, por la eliminatoria para el Mundial de Argentina, Bolivia le había ganado a Uruguay (1-0) jugando como local en el estadio Simón Bolívar de Tembladerani, lo que determinó a la postre la eliminación de los rioplatenses.

En el 93, en la fase previa para el Mundial de los Estados Unidos (1994), la Selección Nacional venció otra vez a la “charrúa” (3-1), esta vez en el estadio Hernando Siles, y los “celestes” una vez más quedaron fuera de una fase final.

Esos antecedentes, sumados a la decisión de jugar bajo el sistema de “todos contra todos”, fueron el detonante para que la Comisión Médica de la FIFA, en noviembre de 1995, durante un Simposio en Praga (capital de la entonces Checoslovaquia), recomendara no jugar partidos en las ciudades ubicadas a más de 2.500 metros de altura.

Un mes después, durante una reunión del Comité Ejecutivo de la FIFA, en París, la comisión médica del organismo internacional modificó su inicial apreciación y planteó que “no es deseable que se disputen partidos de fútbol en estadios situados en una altura superior a los 3.000 metros”.

El entonces presidente de la Federación Boliviana de Fútbol, José Saavedra Banzer, tuvo que encabezar una penosa defensa, que incluyó la presentación de estudios médicos y científicos, sobre todo del Instituto Boliviano de Biología de la Altura

(IBBA), que acreditaban a La Paz como sede nacional de las eliminatorias. Éstos no tuvieron mayor incidencia en el organismo internacional.

En la misma reunión en París, siete presidentes de las federaciones sudamericanas manifestaron su intención de no jugar las eliminatorias en La Paz y solamente Bolivia recibió el apoyo de Ecuador. Brasil quedó al margen, pues en su calidad de campeón del Mundial 94, había adquirido el derecho de participar directamente en el campeonato francés.

La inicial decisión de vetar a La Paz originó la formación de una comisión nacional integrada por profesionales notables en varios ámbitos, que luchó hasta que el 31 de mayo de 1996 el Comité Ejecutivo de la FIFA determinó una reconsideración del tema.

La comitiva nacional que acudió a Zúrich para defender el derecho de Bolivia de jugar en altura estuvo encabezada por Saavedra Banzer y conformada, entre otros, por el médico Mario Paz Zamora y el historiador Carlos D. Mesa Gisbert.

El gran movimiento nacional tuvo como aliado al presidente de Francia, Jacques Chirac, el país anfitrión del Mundial 98. Esa nación no quería organizar un Mundial cuya fase previa hubiera sido discriminatoria. Tal palabra fue fundamental para que la FIFA cambie de opinión.

La primera vez había sido superada con creces.

En el año 2000, cuando Sergio Asbún era el presidente de la FBF, otra vez los fantasmas del veto aparecieron, pero una vez más una sólida defensa nacional, sobre todo en el tema médico, terminó vencedora.

Se suponía que iba a ser para siempre, según el actual presidente de la FIFA, Joseph Blatter, quien dio por terminado el asunto con aquella famosa frase: “Yo nací entre las montañas, mi pueblo en Suiza está frente a los cerros más altos de Europa, por eso la altura no me da miedo”.

Nunca más el estadio Hernando Siles, La Paz y el país se sintieron amenazados por los enemigos de la altura, hasta que el 14 de febrero pasado el Flamengo brasileño visitó a Real Potosí y, tras llevarse un empate a dos goles, luego de ir perdiendo 2-0, su dirigencia comunicó que el club “no comparecerá a partidos en altitud superior a los límites recomendados por la medicina deportiva”.

La queja fue elevada a la Confederación Brasileña y a la Confederación Sudamericana y esas instancias la derivaron a la FIFA.

Las autoridades de la Federación Boliviana no hicieron nada ante esa amenaza, que se convirtió, meses después, en la ya conocida decisión del Comité Ejecutivo de la FIFA, que el domingo determinó que no se jugarán partidos internacionales a más de 2.500 metros de altura sobre el nivel del mar.

contradicciones

CONTRA SU ESTATUTO

La medida de la FIFA contradice el artículo 3 de su estatuto, en el cual establece que está prohibida la discriminación. Sin embargo, el veto afecta a por lo menos cuatro países sudamericanos y a millones de personas que no podrían ver partidos internacionales en sus ciudades.

CON EL CODO

Joseph Blatter fue claro en su visita a La Paz en febrero de 2000. Dijo que los bolivianos podían dormir tranquilos, ya que la FIFA no vetaría la altura mientras él fuera su presidente. Su promesa duró hasta el domingo.

CAR EN LA ALTURA

La FIFA vetó la altura a más de 2.500 metros sobre el nivel del mar. Sin embargo, apoya con el Proyecto Goal que construye el Centro de Alto Rendimiento (CAR) en Vinto, Cochabamba (2.920 msnm), y ha aceptado analizar un proyecto para hacer uno similar en La Paz (3.600 msnm).

Inaguramos este Blog exclusivamenta para defender a Bolivia

ESTE bLOG ES PARA DEFENDER Y DEMSOTRAR QUE EN BOLIVIA SE PUEDE JUGAR FUTBOL A MAS DE 2500 MESTROS SOBRE EL NIVEL DEL MAR